Publicado el 29 de nov de 2012 8:39 pm |

  comentarios

Video: TeleSUR, 29 de noviembre de 2012

(Caracas, 29 de noviembre. Noticias24) El Embajador de Venezuela ante la ONU, Jorge Valero, durante su intervención en la Asamblea General del organismo destacó que nuestro país está “comprometido con los principios y valores de la libertad, la soberanía, la independencia, la paz, la solidaridad, el bien común”.

La Asamblea General de Naciones Unidas aprobó hoy por mayoría absoluta una resolución que reconoce a la Autoridad Nacional Palestina (ANP) como un Estado observador no miembro.

En una votación directa en el pleno de la Asamblea General, la resolución impulsada por el líder palestino, Mahmud Abás, contó con 138 votos a favor, 9 en contra y 41 abstenciones.

El embajador Valero ha destacado que “actualmente conviven en Venezuela alrededor de un millón y medio de descendientes de la inmigración árabe, así como miles de hebreos, que contribuyen – como decía Lope de Vega “todos a una” – a la forja de la patria de Bolívar”.

Así, destacó que “Venezuela es un país raigalmente comprometido con los principios y valores de la libertad, la soberanía, la independencia, la paz, la solidaridad, el bien común, la integridad territorial, la convivencia, y el respeto del derecho internacional. Es por eso que la comunidad venezolana es solidaria con la causa palestina”.

“La potencia ocupante aplica el terrorismo de Estado, incumple centenares de resoluciones de la ONU, lo cual coloca a Israel al margen del derecho internacional (…). Esta Asamblea General no puede permanecer indiferente ante el sufrimiento del pueblo palestino”, añadió.

Este es el discurso completo de Valero en la ONU

Señor Presidente, Venezuela fue llamada por los cronistas de Indias “Tierra de Gracia”. Sefarditas que huían de la inquisición encontraron refugio en nuestra tierra. Llegaban buscando libertad, paz y felicidad.

Desde principios del Siglo XX arribaron a Venezuela centenares de libaneses, sirios y palestinos provenientes de otros confines del mundo, que buscaban en nuestra patria alicientes para una nueva vida. Densos son sus aportes a la ciencia, las artes y las letras venezolanas. También han llegado a nuestras tierras profesantes del judaísmo que han contribuido, igualmente, al progreso y engrandecimiento de la patria.

Evocamos estos registros de nuestra historia para ilustrar como Venezuela alberga, generosamente, a las más disímiles culturas y creencias que nutren la conciencia de los seres humanos. Conviven en santa paz las tres grandes religiones monoteístas, lo cual confirma la sólida tradición democrática de nuestro pueblo.

Actualmente conviven en Venezuela alrededor de un millón y medio de descendientes de la inmigración árabe, así como miles de hebreos, que contribuyen – como decía Lope de Vega “todos a una” – a la forja de la patria de Bolívar.

“Señor Presidente, han pasado sesenta y cinco (65) años desde que centenares de miles de palestinos fueron expulsados de sus hogares y de sus tierras”

Venezuela es un país raigalmente comprometido con los principios y valores de la libertad, la soberanía, la independencia, la paz, la solidaridad, el bien común, la integridad territorial, la convivencia, y el respeto del derecho internacional. Es por eso que la comunidad venezolana es solidaria con la causa palestina.

Señor Presidente, el Gobierno Bolivariano y el pueblo de Venezuela han condenado las agresiones del Estado de Israel en contra del pueblo palestino.

Venezuela espera que no se produzcan nuevas víctimas en la tierra donde surgieron grandes religiones que predican la paz y el amor, que emerjan nuevos tiempos en los cuales las espadas se conviertan en arados, como está escrito en la profecía de Isaías.

La Asamblea Nacional de Venezuela, el máximo órgano del Poder Legislativo, emitió el día martes 20 de noviembre de 2012, una Declaración condenando los recientes ataques a los palestinos de Gaza, y decidió sumarse a la celebración del “Día de la Solidaridad con el Pueblo Palestino”.

La Franja de Gaza es, como dice el gran intelectual judío estadounidense Noam Chomsky, la mayor cárcel a cielo abierto del mundo.

Señor Presidente, han pasado sesenta y cinco (65) años desde que centenares de miles de palestinos fueron expulsados de sus hogares y de sus tierras. Desde entonces, se han convertido en refugiados o integrantes de un pueblo colonizado y oprimido.

Señor Presidente, el 29 de noviembre de 1947, la Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó la Resolución 181, que proponía la creación de dos Estados en el territorio de Palestina, uno árabe y otro judío.

Días después de aprobada esa Resolución se inicia una ofensiva militar de expansión territorial y demográfica, con miras a expulsar de sus tierras a los palestinos y evitar su retorno. El Estado de Israel fue proclamado unilateralmente. Para los palestinos comenzaba “Al Nakba”.

Pero no sólo se ponía en marcha un proceso de expulsión de cientos de miles de palestinos de sus tierras, sino también de agresión en contra de su acervo e identidad cultural. Se puso en práctica una planificada estrategia para modificar la composición étnica y cultural del territorio palestino.

Un tupido entramado de inhumanas políticas ha sido utilizado para consumar la segregación y el control de los palestinos dentro del territorio colonizado.

Se han sancionado leyes y creado instituciones para socavar los derechos de los palestinos a la propiedad y a la tierra.

Con la proliferación de asentamientos en los Territorios Ocupados de Gaza y Cisjordania; con la construcción de murallas y alcabalas, la Potencia Ocupante ha buscado impedir o restringir – en forma permanente – la libre circulación del pueblo palestino. Ha confiscado su espacio vital.

Miles de palestinos han sido asesinados y apresados. Al menos, cuatro mil quinientos (4.500) de ellos se encuentran en cárceles israelíes, incluyendo niños y mujeres. Pedimos su libertad.

La Potencia Ocupante practica el terrorismo de Estado, es una fábrica de luto y dolor en Palestina. Viola el derecho internacional de los derechos humanos y el derecho internacional humanitario. Incumple centenares de resoluciones de las Naciones Unidas, lo cual coloca al Estado de Israel al margen del derecho Internacional.

“Esta Asamblea General no puede permanecer indiferente ante el sufrimiento del pueblo palestino, por parte de la Potencia Ocupante”

Señor Presidente, la elite político-militar israelí ha cometido en Palestina numerosos crímenes internacionales. Ha puesto en práctica un apartheid. Ha realizado una limpieza étnica. Ha aplicado castigos colectivos a la población civil, y violado la IV Convención de Ginebra que prohíbe los asentamientos. Del mismo modo, ha hecho uso de armas prohibidas por la legislación internacional en contra de la población civil.

La elite guerrerista de Israel, por lo tanto, debe rendir cuentas por los crímenes de guerra y de lesa humanidad cometidos en contra del pueblo palestino.

Es oportuno recordar, sin embargo, a los que pretenden someter ad infinitum a ese heroico pueblo la sentencia del Libro del Eclesiastés: “Que todo es vana ilusión y no se puede dominar al viento”.

Señor Presidente, esta Asamblea General no puede permanecer indiferente ante el sufrimiento del pueblo palestino, por parte de la Potencia Ocupante.

Hacemos nuestra la Declaración de Solidaridad con Palestina, aprobada durante la XVI Cumbre del Movimiento de Países No Alineados (MNOAL), según la cual el pueblo palestino tiene el derecho legítimo a buscar la dignidad, la justicia y su derecho inalienable a la autodeterminación en su Estado independiente, con Jerusalén Oriental como su capital, sobre la base de las fronteras anteriores a 1967.

Señor Presidente, rindamos homenaje al heroico pueblo palestino y a su líder histórico Yasser Arafat.

El Gobierno del Presidente Hugo Chávez Frías ha respaldado la solicitud de Palestina para alcanzar el estatus de Estado Observador en el Sistema de Naciones Unidas. Venezuela ha copatrocinado la trascendental Resolución A/67/L.28, titulada “El Status de Palestina en las Naciones Unidas”.

Hoy hemos aprobado, por amplia mayoría, otorgar al Estado Palestino el estatus de Estado Observador Permanente; un paso importante en el camino hacia su reconocimiento como un Estado Miembro con plenos derechos en las Naciones Unidas.

Proclamemos: ¡Viva el Pueblo Palestino Libre y Soberano!

Muchas gracias, señor Presidente.