Publicado el 03 de dic de 2012 2:27 pm |

  comentarios

Foto: Raylí Luján / Noticias24

(Caracas, 03 de diciembre. Noticias24).- El abogado y diplomático Enrique ter Horst presentó su libro “En caso de incendio…”, en Noticias24 Radio, en el cual realiza un análisis sobre como avanzar hacia una transición pacifica hacia una nación solidaria, haciendo énfasis en el debate ideológico entre democracia y socialismo del siglo XXI.

Escuche la entrevista completa a continuación:

El objetivo principal del libro, expresó el abogado, es brindar una vía que nos enseñe a “tratarnos y a tolerarnos como hermanos que somos todos” evitando el camino que siguió El Salvador, el de la guerra civil.

Video: Twitcam

En el libro ter Horst toma como ejemplo la situación política vivida en El Salvador (1981 – 1992), donde fue parte de la misión de paz. Aseguró que en la nación centroamericana se llegó al extremo de la guerra por no alcanzar un compromiso para poner el Estado al servicio de todos, que solo se logró al final del cruento conflicto.

“Eso fue lo que se logró al final de 13 años de guerra civil. Nosotros tenemos 13 años de aprendizaje y creo que también estamos en un momento en que podemos sentarnos a organizar el regreso a la plena vigencia de la Constitución, asegurándonos que las conquistas sociales de buena parte de la población y el énfasis en la erradicación de la pobreza se mantenga”, reflexionó.

El autor abogó por un retorno a los principios de la Constitución de 1999 y a la independencia de los poderes, particularmente el judicial. Consideró que con la reelección del presidente Chávez el camino a “convertirse en una nación pacifica y solidaria” pasa por reconocer que su proyecto no es factible.

“Puede argumentarse que esos seis millones y medio son más constitucionalistas que el propio Presidente, que ha tratado de presentar una reforma que en realidad lo que reproduce es un modelo político como el cubano”

“Un proyecto tan radical como el que están proponiendo probablemente no sea factible”, aseveró. Justificó este razonamiento en la realidad venezolana, inmersa en un mundo globalizado y donde 6.5 millones de personas adversan la profundización del socialismo y se han convertido defensores de la carta magna propuesta por el propio Chávez.

“Puede argumentarse que esos seis millones y medio son más constitucionalistas que el propio Presidente, que ha tratado de presentar una reforma que en realidad lo que reproduce es un modelo político como el cubano, que por las últimas encuestas hemos visto que es rechazado por más del 80% de los venezolanos”, apuntó el abogado.

El diplomático insistió en que el mandatario debería retomar la letra de la constitución y renunciar a la implantación del Estado Comunal, al que considera violatorio del texto de 1999. Apuesta a un respeto al ordenamiento político-territorial y a la independencia de los poderes.

Evaluó la propuesta del presidente como “una línea muy dogmática, muy teórica”, que tal como fue propuesta por Marx y Engels en el siglo XIX, no se adapta a las realidades del siglo XXI.

Coincidencia general

El diplomático explicó que la solución a la pobreza no es tan simple como quitarle a los ricos para darle a los pobres y consideró que Venezuela tiene riqueza para todos, solo que ha sido más explotada y canalizada. “Que hay que darle prioridad a la superación de la pobreza canalizando el grueso de los ingresos petroleros, en eso hay un gran acuerdo”, afirmó y dijo que es una condición para la gobernabilidad, sea quien sea el que gobierne.

“Que hay que darle prioridad a la superación de la pobreza canalizando el grueso de los ingresos petroleros, en eso hay un gran acuerdo”

Asimismo, en su libro presentó algunos puntos en los que todo el país coincide. En primer lugar mencionó el deseo de reconciliación de todos los venezolanos. Otro punto es acordar un pacto de erradicación de la pobreza y la construcción de una economía productiva que impulse un desarrollo con equidad.

Un cuarto punto es “colocar el estado al servicio del ciudadano y no al revés”. Justamente allí consideró que hay un choque con el Presidente y su propuesta, que “propone que todos nos volvamos servidores del Estado (…) que va a decidir todo”.

Otros puntos de coincidencia son la necesidad de profundizar la democracia participativa y la descentralización, haciendo que los ciudadanos participen más activamente de las decisiones. También “extinguir el populismo y recuperar la ética y los valores de la cultura publica en las instituciones” y “establecer una relación sostenible con el ambiente y la naturaleza”.

Medidas para generar confianza

Durante la entrevista, ter Horst invitó al Gobierno a tomar medidas que recuperen la confianza y permitan unificar el país, siempre bajo la premisa de evitar que la polarización nacional llegue al punto que llegó El Salvador.

“En el libro propongo que el gobierno nombre a dos rectores, la oposición otros dos y que ellos elijan a un presidente afuera”

Destacó la importancia del voto y reconoció que el sistema del CNE es confiable, pero que el hecho que cuatro de sus cinco rectores estén abiertamente a favor del proyecto de Chávez no es bueno. “En el libro propongo que el gobierno nombre a dos rectores, la oposición otros dos y que ellos elijan a un presidente afuera”.

Hizo propuestas similares para cargos sensibles como el Contralor General, el Fiscal General o el Defensor del Pueblo, que “sean producto de un acuerdo, sin imponer mayorías circunstanciales”. Propuso un pacto de gobernabilidad donde se respeten las conquistas sociales e incluso se reivindiquen en la constitución.

Por otra parte, consideró que no votar el 16-D “sería un error terrible”, pues las gobernaciones sirven de dique para contener la aplicación de medidas más radicales por parte del gobierno.

“La trinchera de los estados y las alcaldías es muy importante, de allí ha salido un liderazgo joven que concibe la política más como un servicio que como un ejercicio del poder”, afirmó.

Comentarios desactivados para esta noticia.

Venezuela » en esta sección

buscador