Publicado el 10 de dic de 2012 6:51 pm |

  comentarios

Foto: Harold Martínez / Noticias24

(San Cristóbal, diciembre – Noticias24) Pastor Maldonado es indiscutiblemente reconocido en el mundo entero. Levanta la bandera de la Williams, de Pdvsa y de Venezuela. Se siente orgulloso de lo que hace pues vive lo que dijo era el sueño de su vida y, dentro de su equipo, se siente como “un súper líder” que ahora quiere superarse.

“Con Hamilton he tenido varios roces desde que comencé en la F1”

Video: Noticias24

Uno de los pilotos más destacados de la F1 ha dicho ya a una agencia internacional que el roce quedó atrás. Lewis Hamilton no quiere continuar con los conflictos aunque asegura que no fue él quien se salió de la pista. Y es que durante el Gran Premio Europa, Maldonado protagonizó un choque que sacó de la carrera al inglés, algo que dio mucho de qué hablar a la prensa.

“Con Hamilton he tenido varios roces desde que comencé en la F1 (…) en Mónaco estaba haciendo la mejor carrera del año y un choque con él me dejó fuera de la carrera”, recordó el piloto criollo. Para él, este tipo de noticias “son más una polémica que una realidad” pues este joven compara la pista al ring de boxeo porque “todo queda ahí”.

“Es un deporte muy complicado porque no depende del atleta, depende de 500 personas que hay detrás de dos carros”

“Hemos tenido encontronazos de parte y parte (…) lo respeto y admiro, pero en la pista cada quien defiende los colores de su equipo y país”.

Confesó con una sonrisa tímida en la cara que él, como piloto, “disfruta” de las peleas que tiene con Hamilton o Alonso porque, “primero, son campeones del mundo y todo el respeto para ellos (…) cuando hay luchas en la pista entre un aspirante y un campeón, ahí hay también un poco de egos que están en lucha. Y también algo de demostrar talento. Hay competencia (…) muchas veces sale bien, muchas sale mal”.

Su carrera no es sencilla. Maldonado debe, a pesar de las críticas, controlar muchos factores externos a su persona para lograr llegar a la victoria. “No es fácil ganar”, decía con un tono que exhalaba un fuerte suspiro y que dejaba claro el peso que lleva.

“En la pista cada quien defiende los colores de su equipo y país”

“Es un deporte muy complicado porque no depende del atleta, depende de 500 personas que hay detrás de dos carros. Un equipo que a veces no duermen, que luchan cada día”. Y no son solo las personas, sino las innovaciones tecnológicas el propio presupuesto de la Williams hace complicadas de tener.

“Todos los días hay algo nuevo y esto tiene un precio elevado y hay equipos que tienen mucho más presupuesto que la Williams y por eso se dan las grandes ventajas”.

Lo admite: “Soy extremadamente agresivo manejando”

El conflicto con Hamilton solo dio pie a la crítica. Muchos periodistas expertos en la materia aseguraban que no era la primera vez que se causa un accidente por su agresividad al volante. Pero con su frente en alto, y sin prestar mucha atención a que este punto sea su talón de Aquiles frente a los medios del mundo, Maldonado se relaja y afirma: “Soy extremadamente agresivo”.

Para él no es algo malo, es, sencillamente, “un estilo natural”. Y está consciente de que esto acarrea problemas, pero “cada vez que paso por un pasillo en mi casa y veo todo lo que he conseguido con ese estilo digo que debo seguir por este camino”.

“Sí, he tenido roces con otros pilotos, no solo ahora sino en el pasado. Pero eso me ha llevado a ganar cada una de las categorías donde he competido” y reitera: “En cada una de las categorías que he competido he ganado. Eso me da fuerzas de seguir adelante porque siempre puedes mejorar”.

El momento de la victoria: “Me gané le respeto de los pilotos”

Fue el pasado 13 de mayo que el país entero se paralizaba frente a las pantallas para ver al venezolano salir de primero. Con una gran posibilidad por delante y una carrera no menos que emocionante, los aplausos de mucho y la sorpresa de otros, explotaron al ver que, efectivamente, el himno de Venezuela sonaría en Barcelona.

“360 grados”, así fue el giro que dio su vida después de que Alonso y Räikkönen lo alzaran en brazos

“360 grados”, así fue el giro que dio su vida después de que Alonso y Räikkönen lo alzaran en brazos. Ese momento fue “el sueño” que había esperado desde que practicaba en Maracay y es un logro que aún no lo cree.

“En cuestión de días mi twitter tuvo 150 mil seguidores más. Cambió la visión del público y de la F1 hacia mí. Me gané le respeto de los pilotos. Primera vez en la historia que cargan en hombros a un piloto ganador de un gran premio”.

Para él, eso no fue más que “una carrera ganada, sudada, trabajada y con presión”. Todavía no he caído en lo que he logrado. Lo viví muy de cerca con el equipo que ha sido gente que ha trabajado muy duro y pensé mucho en ellos. Merecían todo lo que nos dieron”.

“Todavía no he caído en lo que he logrado”

El criollo asegura que es “la victoria más especial del año” porque en ese momento, todos los pilotos y equipos se acercaron a darle la mano a Frank Williams y al resto del equipo, que además cumplía 70 años ese mismo fin de semana.

Y a pesar de que un incendio en el garaje casi nubla lo obtenido, Maldonado explica que esos son accidentes que “pueden pasarle a cualquiera” y que demuestran como se puede pasar “de la gloria, a la tristeza en segundos”.

“Siempre se puede dar más”

“Siempre se puede dar más, y se ha podido dar más, pero no se ha hecho por muchos factores”. La pregunta era casi obligada. Pastor Maldonado es adorado y criticado por su forma de conducir, pero en un mundo de estrellas hay que evaluar todos los porqués.

Él admite las críticas, de hecho, dijo que muchas le causan risa y a muchas contesta. La gente lo señala por no dar lo que tiene que dar y estar concentrado en otras cosas, pero él asegura que el carro, el equipo y su misión dentro de este son puntos difíciles de controlar.

Foto: Harold Martínez / Noticias24

“Nunca es fácil dar el 100% en todo momento, sobretodo en este deporte. Mi trabajo no es solo deportivo, yo soy como un gerente porque tengo que hacer que esas 500 personas trabajen simultáneamente conmigo. Hasta mi mismo jefe trabaja para mí. Me dan las herramientas a mí. Cuánta responsabilidad cae sobre los hombros de un piloto”.

Maldonado y su carro “hablan”, o al menos así lo asegura. “Yo siempre sé lo que tiene el carro y siempre me voy por un camino agresivo para resolver los problemas, pero hay veces que no se pueden resolver en tiempo récord y los vas arrastrando”.

“Como piloto tienes que tratar de hacer equipo. Las estrellas son las que hacen equipo”, dijo recordando la figura de Messi en el Barcelona donde “todo el equipo trabaja con él” y “eso es lo que intentamos hacer, pero no es fácil lograrlo”.

Sin dudarlo, dice que se considera “un gran líder” dentro de la Williams: “Un súper líder porque he sabido ganarme el respeto. Considero que llevé mucha alegría al equipo. Hambre de ganar y juventud. Eso tal vez me ha llevado a cometer muchos errores” de los que aún está aprendiendo.

El automovilismo para Maldonado es un deporte que va al límite y “para conocer el límite hay que sobrepasarlo y cada vez se mueve un poco más”. Y es con esta reflexión que explica cada uno de sus desaciertos al volante, pues él presiona hasta cometer el error que le enserá dónde está la línea que no debe cruzar. “De esos errores afortunadamente he aprendido muchísimo a mejorar. Mis ingenieros felices que yo cometa errores”.

Confesnado que le costó aceptar que en el F1 no podía ganar “porque no tenía las herramientas”, poco a poco lo ha aceptado y ha administrado las gotas de experiencia que hoy llevan 20 años de carrera.

La Williams: sus altos y bajos

Ha tenido muchos altos y bajos. Ha tenido un bajón a mitad de temporada pero lo recuperamos. Eso lo da la comunicación. Se tiene una gran comunicación. Se está restructurando el equipo. Tenemos técnicos nuevos, nuevos pilotos, los últimos dos años he tenido compañeros distintos. Va a ser mi tercera temporada con el tercer compañero distinto”.

Así habla Pastor del equipo que le abrió las puertas a las “grandes ligas” del automovilismo. Sin planes de dejarlo, inicia una tercera temporada de la mano de un carro que ha tenido problemas pero con un equipo que ha trabajado para superarlos.

Según comentó, dentro del equipo está el “mini equipo” de Pastor Maldonado donde la relación entre sus miembros supera las pistas para convertirse “en más que amigos” pues comparten sus vidas todo un año.

“Nos hace falta más rapidez al llevar las cosas a la pista. Innovación en el carro. Pero todos los años vamos mejorando. Estoy seguro que el carro del año que viene va a ser mucho mejor que es de esta temporada”.

Para este año “esperamos más victorias” y, por qué no, el campeonato, porque como dijo, “mientras las 4 ruedas vayan girando, todo puede pasar”.

Por: Ana Vanessa Herrero / Noticias24

Video, edición y montaje: Harold Martínez / Noticias24