Publicado el 13 de dic de 2012 9:29 am |

  comentarios

Foto: Juan Barreto / AFP

(Caracas, 13 de diciembre. Reuters) – Con plegarias, deseos de recuperación y vigilias miles de venezolanos esperaban el jueves por tercer día consecutivo noticias del presidente Hugo Chávez, que según el Gobierno está “estable” tras una cirugía de urgencia por el cáncer que padece y que podría abortar su extenso período en el poder.

El Gobierno está dando cada vez más señales de que el popular líder socialista de 58 años, que fue operado el martes en La Habana, podría no llegar a asumir el 10 de enero el nuevo mandato de seis años que ganó en las elecciones de octubre tras forzar al máximo su debilitado cuerpo.

El vicepresidente Nicolás Maduro insistió el miércoles en lo “complejo” del post operatorio que enfrenta el mandatario y el ministro de Comunicación, Ernesto Villegas, aseguró que el pueblo debía comprender si no estaba recuperado antes de esa fecha.

Debe estar bien malito. Pienso que a veces no pueden decir toda la verdad. Estoy esperando y pidiendo a Dios que no se lo lleve”, dijo el jueves Francisca Escalona, una trabajadora doméstica de 45 años que simpatiza con el presidente.

“Estoy esperando y pidiendo a Dios que no se lo lleve”

Si Chávez no pudiera asumir, Venezuela iría a nuevas elecciones dentro de 30 días, una situación que podría enfrentar al candidato designado por el propio mandatario, Maduro, con el opositor Henrique Capriles, quien fue derrotado por el presidente y la fabulosa maquinaria política de su movimiento en las elecciones de octubre.

Los analistas prevén que si la oposición se mantiene unida podría tener posibilidades de hacerse con el poder.

Pero advierten que “el chavismo sin Chávez” seguiría siendo un duro rival por la inercia de 14 años de gobierno socialista en el que usó la enorme renta petrolera del país para subsidiar directamente a las familias pobres.

“De verdad como cristianos tenemos que desearle al presidente que se cure y que el Gobierno mantenga informado como lo está haciendo al país. Qué ojalá se recupere y que venga a asumir su responsabilidad como jefe del Estado”, dijo Ismael García, un diputado de oposición.

El alto mando militar y los más cercanos ministros de Chávez participaron la noche del miércoles en una misa en un complejo de las fuerzas armadas para pedir por su salud. Para el jueves se planificaban más manifestaciones religiosas y vigilias por la recuperación del “Comandante-Presidente”.

“Como cristianos tenemos que desearle al presidente que se cure”

Si el líder socialista se ve obligado a dar un paso al costado, Venezuela, un país altamente polarizado donde el amor o el odio por Chávez se demuestra con la misma vehemencia, quedaría virtualmente acéfalo en un período de incertidumbre.

Se debe dar más información porque es necesario para que el pueblo esté informado. Hay mucha incertidumbre”, expresó Ernesto De Cuadro, de 31 años, cuando se dirigía a su trabajo como técnico en informática.

Diversos líderes y altos funcionarios regionales también han expresado sus deseos por la pronta recuperación del venezolano.

Entre ellos los mandatarios de Ecuador, Nicaragua y Bolivia, países que han firmado con Chávez acuerdos para recibir crudo venezolano en condiciones preferenciales.

Chávez permanece en el Centro de Intervenciones Médico Quirúrgicas (CIMEQ) de Cuba, donde ha seguido la mayor parte de su tratamiento que ha incluido radio y quimioterapia desde que le fue diagnosticado el cáncer.

Regionales opacadas

La salud de Chávez opacó la campaña para las regionales del domingo, donde el oficialismo y la oposición se medirán por el control de los 23 estados del país.

La oposición busca retener las siete gobernaciones que controla, mientras que el oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv) intenta ganar control de casi todos los distritos del país.

La salud de Chávez opacó la campaña para las regionales del domingo

Los candidatos del partido de Gobierno enfocaron sus discursos finales de campaña en la salud de su líder.

Ése va a ser el mayor apoyo que le demos a Chávez, cuando veamos el 16 (de diciembre) en la noche, el mapa de Venezuela rojo rojito”, dijo el hermano mayor del Presidente, Adán Chávez, actual gobernador de su estado natal, Barinas, y quien tentará la reelección.

La gobernación de Miranda, donde se miden el ex candidato presidencial Capriles y el ex vicepresidente de Chávez, Elías Jaua, es vital para la oposición.

Los analistas sostienen que si Capriles es derrotado, sería casi imposible que pueda representar a la oposición en una nueva eventual elección presidencial.

“Ése va a ser el mayor apoyo que le demos a Chávez, cuando el mapa de Venezuela sea rojo rojito”

Pero según la mayoría de encuestas, Capriles lleva la delantera en ese estado.

La oposición ha advertido a los aspirantes del chavismo que se abstengan de usar la salud del líder como tema de campaña, en un intento de buscar simpatías o solidaridad entre los votantes.

“Si los líderes del partido de Gobierno, si de verdad estiman al Presidente de la República, deberían dejarlo tranquilo que el presidente se recupere, tiene todo el derecho de luchar por su vida, y el tema de las elecciones que lo asuma cada liderazgo regional”, dijo Antonio Ledezma, alcalde de Caracas y jefe de campaña opositor.

Por: Deisy Buitrago