Publicado el 19 de dic de 2012 6:27 am |

  comentarios

Foto: AFP

(Caracas, 19 de diciembre. Noticias24) - A una semana de la partida del presidente Hugo Chávez a la isla de Cuba poco se sabe sobre su estado de salud. El gobierno informa a cuentagotas: recopilando, tenemos que la operación fue “un éxito” y duró seis horas, que el presidente sufrió una hemorragia y que la familia vivió momentos de tensión. Así lo reseña el portal web de la BBC.

El diario londinense público un análisis con los últimos datos sobre la salud del Presidente, emitidos ayer martes por el ministro para la Comunicación e Información, Ernesto Villegas, en cadena nacional de radio y televisión.

Lea a continuación el análisis completo de la BBC Mundo:

Lo último, informado este martes: una infección respiratoria y la vuelta a calificar su condición como de “estabilidad”, después de que hubieran dejado de usar ese término por “favorable”, sin que se ofrezcan detalles de qué quiere decir exactamente uno y otro.
Contenido relacionado

No es la primera vez que Chávez permanece en Cuba para tratarse el cáncer contra el que lucha desde mediados de 2011. Los detalles, como siempre, continúan recibiendo el tratamiento de virtual secreto de Estado y en La Habana eso parece garantizado.

Caldo de cultivo para multitud de rumores, con periodistas y médicos presumiendo de supuestas fuentes exclusivas, esta ocasión ha sido algo diferente pues ha habido al menos en apariencia una especie de ejercicio de transparencia por parte del gobierno, que ha ido informando muy poco a poco de la evolución del presidente.

Eso contrasta, sin ir más lejos, con los once días que había pasado poco antes de ser operado Chávez en Cuba sin que nada se supiera de él más allá de que iba a un tratamiento de “oxigenación hiperbárica”.

Para la oposición es insuficiente o poco veraz, pero lo cierto es que el gobierno da al menos una versión de lo que pasa.

Sin partes médicos

Eso sí, casi siempre con al menos un día de retraso y nunca a través de partes médicos sino del portavoz oficial del gobierno para la materia, el vicepresidente Nicolás Maduro, cuyos comunicados a su vez suelen ser leídos por el ministro de Comunicación, Ernesto Villegas.

“La versión oficial es que se trata de un asunto de la vida privada del presidente, por más que la oposición objeta que su salud es un asunto de Estado”

Además de Maduro también ha hablado desde La Habana el que se podría considerar el portavoz de la familia, el ministro de Ciencia y Tecnología, Jorge Arreaza, yerno del presidente.

Otros que han informado han sido el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, que ha ido a Cuba y regresado a Caracas en un par de ocasiones, y hasta el presidente de Ecuador, Rafael Correa, quien también visitó a Chávez en La Habana.

La versión oficial es que se trata de un asunto de la vida privada del Presidente, por más que la oposición objeta que su salud es un asunto de Estado. El chavismo suele acusar de “morbosos” y “necrófilos” a quienes exigen los detalles.

“Seis horas”

Chávez llegó a La Habana el martes de madrugada y fue el miércoles que el ecuatoriano Correa adelantó la noticia de que el presidente Chávez ya estaba siendo operado en La Habana.

Poco después, el ministro Villegas sorprendió al entrar en cadena nacional obligatoria de radio y televisión para confirmar que los médicos habían iniciado la fase “preoperatoria” antes de pasar a Chávez al quirófano.

Horas después, Villegas volvió a leer un comunicado del vicepresidente interrumpiendo la programación de las radios y televisiones del país para confirmar que ya estaba siendo operado y que los médicos habían “transmitido su optimismo acerca del éxito”.
Nicolás Maduro.

En la noche, fue el propio Maduro el que asumió como portavoz para comentar, arropado por casi todo el gabinete ministerial, que la operación había sido un “éxito” y que había durado seis horas.

Para entonces, el pesimismo y la preocupación reinaban en las filas del oficialismo, se sucedían las vigilias y los actos de oración a favor de la salud de Chávez.

En ese sentido, el que fue probablemente el momento más preocupante llegó al día siguiente, con una cadena en la que apareció Maduro junto a Cabello y el ministro de Petróleo, Rafael Ramírez, ambos recién llegados de La Habana.

Maduro, sin poder ocultar su rostro de preocupación y casi entre lágrimas, habló de un posoperatorio “complejo y duro”, después de una operación “compleja, difícil y delicada”.

Y sobre todo pidió al pueblo que “esté serenamente preparado para enfrentar estos días duros complejos y difíciles que va a tocar vivir”.

En aquel momento, viendo el despliegue propagandístico desplegado por los medios de comunicación públicos, resultaba difícil evitar pensar que estaban preparando a la gente para lo peor.

“Sangramiento”

No fue hasta el jueves 13 que el gobierno informó de que había habido “una complicación” durante la operación que según el ministro Villegas fue “un sangramiento”.

Luego, en la página de internet del Ministerio de Comunicación se pudo leer un texto de Villegas en que insistía en la idea de una “una operación dura, compleja, delicada”

“Nuestro pueblo deberá estar preparado para entenderlo. Lo irresponsable sería ocultar lo delicado del momento actual y de los días por venir”

Pero además el ministro abrió la puerta a que Chávez no asumiera el próximo 10 de enero el mandato para el que fue elegido el pasado 7 de octubre.

Según expertos, ese escenario haría necesario declarar la “falta absoluta” prevista en la Constitución, lo que llevaría a asumir la presidencia al titular de la Asamblea Nacional (que se elige el 5 de enero) y a elecciones presidenciales en 30 días.

“Nuestro pueblo deberá estar preparado para entenderlo. Lo irresponsable sería ocultar lo delicado del momento actual y de los días por venir”, escribió el ministro.

Al día siguiente, el vicepresidente Maduro informó que “el proceso de recuperación ha cambiado de ‘estable’ a ‘favorable’” y, aunque no dio detalles acerca de qué significaba eso, aseguró que “da pie a mantener el diagnóstico de una recuperación creciente”.
Tensión el 11 y 12

“Reconocemos que se vivieron momentos de tensión, sobre todo los días 11 y 12, pero los hemos ido superando uno a uno. El comandante ha dado una gran batalla y como él dijo, poco a poco va mejorando”, dijo Arreaza desde La Habana.

El ministro y yerno habló durante el octavo aniversario de la fundación de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América-Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP).

“El comandante presidente sigue en su proceso de estabilización; la tendencia sigue siendo positiva día tras día, hora tras hora”

Arreaza también confirmó que, como ya se había informado el día anterior, Chávez ya había comenzado a comunicarse con sus familiares más cercanos, afirmación que fue recibida con júbilo entre sus simpatizantes.

Además, según el marido de una de las hijas de Chávez recibe la visita diaria del exlíder cubano Fidel Castro, así como que ha estado acompañado en todo momento por su hijo e hijas.

El domingo, día de las elecciones regionales, la comunicación de Arreaza con el gobierno volvió a ser televisada: “El comandante presidente sigue en su proceso de estabilización; la tendencia sigue siendo positiva día tras día, hora tras hora”, dijo. Poco después, Diosdado Cabello dijo que Chávez estaba “consciente y dando instrucciones”.

El último informe, de este martes, volvió a emplear la palabra “estable” después de informar que el lunes había sufrido una infección respiratoria que fue inmediatamente tratada y “controlada”.

“De acuerdo con el criterio de los facultativos, este tipo de dolencia es una de las secuelas que se presentan con mayor frecuencia en pacientes que han sido sometidos a cirugías complicadas”, leyó Villegas, quien adelantó que en los próximos días el mandatario “deberá guardar reposo absoluto”.

Con información de la BBC Mundo

Comentarios desactivados para esta noticia.

Venezuela » en esta sección

buscador