Publicado el 19 de dic de 2012 10:09 am |

  comentarios

Foto: Vanessa Navas/ Noticias24

(Caracas, 19 de diciembre. Noticias24) El politólogo Jiuvant Geovat Huérfano reseñó en su artículo de opinión de este miércoles, que en las campañas de los candidatos oficialistas para el 16-D, “se mostró autonomía, liderazgo, disciplina, localismo y homogeneidad, sabiendo conjugar la variable nacional-local”.

En el caso de la oposición, comentó que “se observó una estrategia discontinua e inconexa, vale decir, un verdadero ‘merengue sin letra’. Lo que fue percibido por sus seguidores como una disputa en el seno de la MUD por el liderazgo del sector, y no como una fuerza política ‘unitaria’ que buscaba vencer al chavismo”.

Asimismo, Huérfano expresó que “la mayoría estaremos de acuerdo que (ese día) ganó la democracia. Pero, si se nos pregunta ¿qué sector político-ideológico salió fortalecido? diremos que fue aquel que se adaptó con mayor creatividad y autenticidad a los cambios políticos-sociales de su localidad”.

A continuación el artículo completo:

Durante 43 días (oficiales) de la campaña regional nos propusimos suministrar “insumos” sobre cómo veíamos el desarrollo de la contienda electoral para elegir a los gobernadores y legisladores regionales.

Siempre desde una perspectiva socio-política, es decir, abordamos el tema desde las grandes teorías que estudian el comportamiento electoral y los correlacionamos con la historia política-electoral del venezolano y sus estados.

Buscábamos ir más allá de lo señalado por los estudios de opinión, no porque dudemos de las encuestas, sino porque ellas, además de ser costosas, toman una fotografía de un momento que todavía no se ha producido, y esto hace que se omitan indicadores que son determinantes para este tipo de elección.

Señalábamos también, que la creatividad electoral tendría un papel determinante y que el efecto cascada, en el caso de Venezuela, sería cada vez menor debido a la madurez política de nuestro pueblo.

De manera que, observando el desarrollo de cada una de las 23 campañas regionales, constatamos que el chavismo, sin dejar de apoyarse en la imagen de Hugo Chávez, mostró “autonomía, liderazgo, disciplina, localismo y homogeneidad” durante la campaña, sabiendo conjugar la variable nacional-local.

En el caso de la oposición, se observó una estrategia discontinua e inconexa, vale decir, un verdadero “merengue sin letra”. Lo que fue percibido por sus seguidores como una disputa en el seno de la MUD por el liderazgo del sector, y no como una fuerza política “unitaria” que buscaba vencer al chavismo.

Esto permitió que no hubiese sorpresa en los 12 estados donde manifestamos que existía una sólida fuerza política-partidista del chavismo: Apure, Aragua, Barinas, Cojedes, Delta Amacuro, Falcón, Guárico, Portuguesa, Sucre, Trujillo, Vargas y Yaracuy. Así como donde existía un crecimiento moderado y sostenido del Chavismo se consolidara: Anzoátegui, Carabobo y Monagas. En los otros ocho estados: Amazonas, Bolívar, Lara, Mérida, Miranda, Nueva Esparta, Táchira y Zulia, consideramos que los últimos días eran definitorio para el desenlace final.

Ahora cabría la pregunta ¿Quién ganó? La mayoría estaremos de acuerdo que ganó la Democracia. Pero, si se nos pregunta ¿qué sector político-ideológico salió fortalecido? diremos que fue aquel que se adaptó con mayor creatividad y autenticidad a los cambios políticos-sociales de su localidad.

¿Quién gano el 16-D?
Por: Jiuvant Huérfano

Venezuela » en esta sección

buscador