Publicado el 19 de dic de 2012 6:26 pm |

  comentarios

Foto: Prensa Comando Venezuela / Archivo

(Caracas, 19 de diciembre – Nota de Prensa) El secretario adjunto de la Mesa de la Unidad, Ramón José Medina, señaló en nombre de la alianza democrática el estricto apego a la Constitución de la República, ante una posible postergación de la toma de posesión del Presidente reelecto Hugo Chávez Frías.

A propósito de las recientes declaraciones del parlamentario Diosdado Cabello, referentes a un posible retraso por parte del primer mandatario en la toma de posesión pautada para el 10 de enero, ante la Asamblea Nacional por motivos de salud, la Mesa de la Unidad, a través de su Secretario Adjunto, Ramón José Medina expresó de manera categórica su estricto apego a la Constitución en cuanto a las faltas y ausencias del Presidente y su sucesión tal como lo establece el artículo 231 de la misma.

El 10 de enero de 2013, el Presidente debe comparecer y tomar posesión bajo juramento. Esta oportunidad constitucionalmente fijada no puede modificarse con base en opiniones personales o conveniencias políticas por lo que procedería la declaratoria de falta absoluta” señaló el representante de la alianza democrática.

Medina ratificó, en nombre de la Unidad, la disposición al diálogo con el gobierno nacional y las fuerzas políticas que lo respaldan para discutir sobre los escenarios institucionales planteados y la manera de canalizarlos ordenada y pacíficamente como es la voluntad de todos.

“Debe haber transparencia en torno al tema de la salud del Presidente. No basta con divulgar informes periódicos si estos se quedan en la generalidad y en la reiteración de ambigüedades, pues ello contribuye a confundir más a la población. El propio planteamiento de un diferimiento resulta incomprensible para el país, al no ser precisada con determinación cuál es realmente el parte médico”, dijo Medina.

Asimismo, añadió que en el caso de que el Primer mandatario padeciera una incapacidad física permanente, se estaría incurriendo en una falta absoluta la posibilidad de un retraso en el acto ya establecido. “No pueden continuar jugando a la estrategia de encubrir la verdad y menos aún de ganar más tiempo para mantenerla oculta, finalizó.