Publicado el 21 de dic de 2012 7:45 pm |

  comentarios

Foto: AVN/Archivo

(Caracas, 21 de diciembre. Noticias24).- Los une una larga amistad. Mario Moronta es sin duda una de las piezas claves en la unión entre Iglesia y Estado y una de las personas a la que el Presidente voltea en sus peores momentos. Hoy, él tiene confianza en los médicos, sus ayudantes y en Dios, al igual que el pueblo de Venezuela, esperando la pronta recuperación de Hugo Chávez.

A través de un contacto telefónico con Noticias24, Monseñor Moronta conversó sobre la situación que atraviesa el Primer Mandatario y, por ende, el país. Mientras se esperan nuevas noticias sobre la evolución de Chávez, la gente sigue volcada, como lo hizo desde que se conoció la noticia, a la oración.

“Son muchos los hombres y mujeres que están orando a Dios. No solo gente del oficialismo sino gente de otras tendencias políticas que están haciendo un esfuerzo”

“Son muchos los hombres y mujeres que están orando a Dios. No solo gente del oficialismo sino gente de otras tendencias políticas que están haciendo un esfuerzo”, comentó. “Estamos siguiendo las noticias que nos van llegando del alto gobierno a la espera de que vaya mejorando. Sabemos, con lo que nos han dicho, que son situaciones bien duras, pero con la confianza puesta en los médicos va salir adelante, y esta va acompañada con la confianza en Dios”.

Su amistad comenzó cuando falló el golpe de estado de 1992. En ese momento, el padre Arturo Sosa, Monseñor Padrón y él, habían sido llamados a actuar “un poco de mediadores” ante los conflictos que habían surgido. “De ahí nació una cierta amistad que se ha mantenido en el tiempo”. Y tanto es, que en los momentos más difíciles de las relaciones entre la Iglesia y el Estado, el único nombre que resaltaba de boca del propio Chávez era el de Mario Moronta.

Pero a pesar de esta cercanía, Monseñor no ha tenido información diferente a la del resto de los ciudadanos sobre la salud del Presidente. “Las últimas semanas no he tenido –comunicaciones- con personeros del Gobierno. No significa que no se haya intentado – una comunicación con los familiares o el propio Presidente-. Mi conocimiento de la salud del Presidente es lo que dicen los personeros del Gobierno”.

En días pasados, en las redes sociales, varios usuarios aseguraron que Monseñor se había trasladado a Cuba, un rumor de tantos que circulan en las redes. “No sé quién inventó eso. Yo ayer estaba en una parroquia confirmando. La única planificación que tengo es mi trabajo”. Desmentidas tales afirmaciones que se unen a las especulaciones sobre la salud del Presidente, Moronta aseguró que hasta el momento sus planes son quedarse en el país atendiendo asuntos laborales, aunque “si hay algún cambio, se verá”.

“Aquí no solo se trata del Presidente de la República sino de un ser humano, no solo él, sino los que estamos en necesidad de una plegaria”

Su relación es profunda. Monseñor no solo oficia ahora las misas por su salud, sino que en un pasado le aconsejó acerca de la importancia de mantener una comunicación fluida entre la Santa Iglesia y el Estado venezolano. Aseguró que Chávez logró escuchar “algunos consejos” en este tema, sobre el que además discrepaban. Esto logró un “diálogo fluido que permitiera el entendimiento de todos los miembros”. Y es que para Moronta una cosa es la Fe y otra “los problemas humanos”, y así debemos entenderlo.

“La Fe supera todas las dificultades”, dijo pues él asegura que el ser humano debe orar por todas las personas “hasta por los adversarios”.

“Aquí no solo se trata del Presidente de la República sino de un ser humano, no solo él, sino los que estamos en necesidad de una plegaria”, destacó.

Para Moronta, Chávez es un hombre de Fe, o al menos así lo cree: “Yo creo que sí. Cada uno de nosotros tiene su manera e intensidad de creer. Creo que es un hombre de fe, que cree en Dios y en todo lo que significa”.

A la espera de nuevos comunicados oficiales, la gente sigue rezando y el llamado es a que la Fe se mantenga “sobretodo en este tiempo de navidad. No solo por el Presidente sino por toda Venezuela y que ratifiquemos el compromiso de ser constructores de justicia y de paz”.