Publicado el 23 de dic de 2012 7:20 am |

  comentarios

Foto: Twitter

(Caracas, 29 de diciembre. AP) — Describiéndose como un hombre “más maduro” que aprendió una lección, Ugueth Urbina volvió el viernes a los terrenos de béisbol en Venezuela tras pasar siete años y medio en la cárcel por un caso de intento de asesinato de empleados de una finca de su propiedad.

Urbina, quien en una carrera de 11 años en las Grandes Ligas acumuló 237 juegos salvados, se uniformó con los Leones del Caracas, el equipo con el cual debutó como profesional y al que ha pertenecido durante toda su trayectoria en la pelota de su país natal.

Estoy emocionado de ser partícipe del béisbol de nuevo. Es la pasión mía desde pequeño, jugar béisbol y contento, emocionado de estar acá, como un muchachito”, dijo Urbina, en el estadio Universitario de Caracas, previo al encuentro entre los Leones y las Àguilas del Zulia.

“Soy una persona más madura, diferente, veo las cosas desde otro ángulo, me cambió la vida lo que pasó. Solo vengo a trabajar”

El lanzador, de 38 años de edad, había estado preso desde mediados del 2005 por intento de homicidio frustrado. Salió de presión el pasado 23 de diciembre, luego que las autoridades venezolanas valoraron que presentó buena conducta durante el cumplimiento de una condena de 14 años.

Sentí una emoción grande al ver a varios de mis compañeros, siempre me comunicaba por teléfono, pero ahora es distinto. Tengo sentimientos encontrados, felicidad y tristeza también porque no estaba, por este regreso, emociones ligadas, muy bonitas”, dijo Urbina, quien no vestía el uniforme de los Leones desde que enero de 2005 lanzó en un encuentro de postemporada.

Ahora, Urbina espera retomar sus condiciones físicas para volver al béisbol. El viernes, entrenó con sus compañeros y realizó una sesión de bullpen.

“No es lo mismo después de tanto tiempo lanzar acá. La mecánica no está muy buena, pero gracias a Dios el brazo está saludable. Lo otro son detallitos que se van a corregir con el tiempo”, dijo Urbina, quien en prisión mantenía actividades relacionadas con el béisbol.

No es lo mismo, allá estaba acostumbrado a jugar sóftbol, ahora tomé la pelota y al principio me pareció que era muy pequeña. Además era la primera vez en mucho tiempo que lanzaba desde un montículo”, agregó.

Urbina, quien antes de ser detenido había estado involucrado en problemas de conducta agresiva y posesión de armas, aseguró que aprendió su lección y que es un hombre nuevo.

“No es lo mismo después de tanto tiempo lanzar acá. La mecánica no está muy buena, pero gracias a Dios el brazo está saludable”

Soy una persona más madura, diferente, veo las cosas desde otro ángulo, me cambió la vida lo que pasó. Solo vengo a trabajar fuerte todos los días, en verdad quiero regresar y demostrar que todavía tengo mucho que dar en el beisbol”, dijo Urbina.

Acerca de su experiencia y su tiempo en prisión expresó: “Allí ves la miseria, como el ser humano es muy distinto a lo que están afuera, se ve más humildad, más unión, muchas cosas que afuera no existen, hay respeto, no hay tanta envidia, nadie tiene mucho, unos se apoyan con otros, para uno son cosas bonitas tener esa cualidades”.

Urbina debutó en las Grandes Ligas en 1995 con los Expos de Montreal y en 2003 salió campeón de la Serie Mundial con los Marlins de la Florida. Fue el líder en juegos salvados de las mayores en 1999, al anotarse 41 con los Expos. También llegó a jugar con Filadelfia, Boston, Texas y Detroit.

Trazó como objetivo seguir con su carrera.

“El primer proyecto es lanzar en Venezuela, luego se verá si las personas que me vean me dan la oportunidad de regresar a la pelota de Estados Unidos. Eso es lo que quiero más adelante”, dijo Urbina.