Publicado el 01 de ene de 2013 7:31 am |

  comentarios

Foto: EFE


(Caracas, 1 enero. DPA)
Venezuela comienza 2013 con mayor incertidumbre si cabe sobre la permanencia de Hugo Chávez en el poder. Y el 10 de enero, la fecha en la que el presidente debe ser investido para el mandato 2013-2019, no parece que vaya a despejar esa duda, sino todo lo contrario: abre más interrogantes.

Al apagarse los fuegos artificiales que despidieron el 2012, la transición al año nuevo trasladó las expectativas al 10 de enero, pero las circunstancias pueden colocar a los venezolanos ante unas nuevas elecciones presidenciales en los próximos meses.

La Constitución establece la fecha como el fin de un período presidencial y el comienzo de otro. Esta vez las condiciones políticas se tornan complejas, debido a la convalecencia del gobernante reelegido el 7 de octubre, tras una cuarta cirugía en su lucha contra el cáncer.

Chávez fue operado el 11 de diciembre pasado en La Habana por la recurrencia del cáncer, sin que se conozcan detalles precisos sobre su alcance, más allá de los informes del gobierno respecto a su condición, que con cada entrega aumentan la preocupación.

El propio mandatario estimuló la incertidumbre, ya que antes de viajar a Cuba a operarse pidió a sus seguidores votar por su vicepresidente Nicolás Maduro, en caso de quedar incapacitado y eso obligue a unas nuevas elecciones presidenciales.

En el más reciente informe oficial, el 30 de diciembre, Maduro señaló que la salud de Chávez sigue siendo delicada, debido a las nuevas complicaciones causadas por la infección respiratoria que sufrió tras la operación.

Maduro añadió que por instrucciones de Chávez decidió permanecer en La Habana, acompañando al presidente y sus familiares

“A 19 días de la compleja cirugía el estado de salud del presidente Chávez continua siendo delicado, presentando complicaciones que están siendo atendidas en un proceso no exentos de riesgo. Gracias a su fortaleza física y espiritual, el comandante está enfrentando esta difícil situación”, dijo.

Maduro añadió que por instrucciones de Chávez decidió permanecer en La Habana, acompañando al presidente y sus familiares, a fin de estar atento al “proceso de evolución de su situación”.

En las primeras horas de 2013 los venezolanos viven nuevamente la incertidumbre de junio pasado, cuando por la enfermedad estaba en duda la inscripción del mandatario como candidato a la reelección para los comicios de octubre.

La oposición alega que si el 10 de enero Chávez no puede jurar ante la Asamblea Nacional (Congreso), deberá declararse su ausencia absoluta, asumir el mando el jefe del Legislativo y convocar a nuevas elecciones en 30 días.

Sin embargo, el oficialismo considera que esa es una lectura “interesada” del artículo 231 de la Carta Magna, que señala que “si por cualquier motivo sobrevenido el presidente de la república no pudiese tomar posesión ante el asamblea Nacional, lo hará ante el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ)”.

El actual presidente de la Asamblea, Diosdado Cabello, reiteró que la Constitución no especifica lugar o fecha para que Chávez sea investido ante los magistrados.

Versiones de prensa dijeron que la jefa del TSJ, Luisa Estella Morales, tiene lista una sentencia como presidenta de la Sala Constitucional en la que determinará que el 10 de enero es una fecha prorrogable para la investidura.

En tal caso, la Constitución prevé un permiso de ausencia para el presidente de 90 días, con una prórroga de otros 90 días.

En caso de que Chávez reciba otro permiso de ausencia por 90 días, Maduro seguirá al frente del gobierno en ese lapso

El diputado opositor Carlos Berrizbeitia dijo a la dpa que “antes del 10 de enero está el 5 de enero”, cuando la Asamblea designará a su nueva directiva y se verá si Cabello se mantendrá en esa posición. El oficialismo mantiene una mayoría en la cámara.

“El 5 de enero sabremos si Diosdado sigue manteniendo su fuerza, si sigue al frente de la Asamblea. Ellos (oficialismo) están tratando de que Chávez se restablezca y que se juramente. Existe la posibilidad de que obtenga un permiso de 90 días, prorrogables por una sola vez, pero deben presentar un informe médico, que hasta ahora se han negado a presentarlo”, señaló.

Aunque lo han negado, versiones de prensa afirman que existe una pugna interna en el oficialismo entre Maduro, como abanderado en la sucesión, y Cabello, que tiene ascendencia en los cuarteles.

En caso de que Chávez reciba otro permiso de ausencia por 90 días, Maduro seguirá al frente del gobierno en ese lapso.

El asesor de la coalición opositora Mesa de Unidad Democrática (MUD), Luis Izquiel, dijo que sería “totalmente inaceptable” que se pretenda continuar indefinidamente con el permiso concedido al mandatario.

“Esta crisis política se presenta a las puertas de un año 2013 que ya se vislumbraba lleno de grandes dificultades económicas y sociales”, indicó.

Maduro señaló que si Chávez no puede jurar ante la Asamblea “se aplicará la Constitución” y lo hará ante los magistrados del TSJ. Entonces entraría en juego la tesis de Cabello de que la Constitución no indica fecha ni lugar para este paso.

Mientras, los reiterados llamados de la MUD para que el gobierno presente un informe médico avalado por una junta de especialistas continúa sin respuesta.

Comentarios desactivados para esta noticia.

Venezuela » en esta sección

buscador