Publicado el 03 de ene de 2013 7:43 am |

  comentarios

Foto: Noticias24

(Caracas, 03 de enero. Noticias24) – El politólogo Nicmer Evans, en su columna de este jueves, señaló que “es evidente que la vieja dirigencia opositora está jugando a tratar de estimular el chavismo sin Chávez, en una suerte de acción desesperada por tratar de salir de Chávez así sea apostando a la muerte”.


A juicio del columnista, “Maduro y Diosdado son el complemento perfecto para el mantenimiento del proceso revolucionario. Maduro, designado por el Presidente para ser legitimado por el pueblo como su relevo conductivo, y Diosdado como el estratega, y conductor político de la organización política que da garantía de avance al proceso revolucionario”.

“El liderazgo compartido es el preámbulo para la comprensión y ejercicio del liderazgo colectivo que demanda el socialismo bolivariano y chavista, es por ello que la oposición no quiere a Diosdado en la AN”, afirmó.

A continuación la columna completa:

En el marco de una situación de tanto dolor para la gran mayoría de todos los venezolanos; por la situación de salud que aqueja al Presidente Chávez, es evidente que la vieja dirigencia opositora está jugando a tratar de estimular el chavismo sin Chávez, en una suerte de acción desesperada por tratar de salir de Chávez así sea apostando a la muerte, a la confunsión, a la incertidumbre, ya que con los votos y la legitimidad del pueblo definitivamente nunca lograrán hacerlo.

Las truculentas afirmaciones de una oposición política y mediática sobre el estado de salud del presidente, desconociendo la evolución comunicacional vinculada a la salud de Chávez; producto de la gestión comunicacional de Ernesto Villegas, y la desbandada de afirmaciones miserables de troles tuiteros que a través de esta red social han encontrado el espacio perfecto para la impunidad comunicacional, siguen azuzando a la espera de escuchar lo que ellos desean que se diga y no lo que sucede en realidad, como lo he escrito en mi twitter: “Quien ante la enfermedad de otro se burla o desea su muerte, no puede llamarse humano” y además ratifico lo que he dicho: “Les deseo exactamente lo mismo que le desean a Chávez. Feliz 2013″.

Pero son ingenuos al pensar que su escenario más deseado, la muerte del Presidente Chávez, será el mejor para la oposición y garantizará la desaparición del chavismo.

Esta postura es matizada por algún otro sector que sabe que esto no es cierto, pero piensan que es posible potenciar un conflicto Maduro-Diosdado, para lograr la tan soñada división del proceso revolucionario y así cazar en río revuelto.

Todos estos opositores a su vez, con su accionar evidencian que la oposición por sí sóla no vale nada, no puede proponer nada, y nunca avanzará al menos que el chavismo se equivoque y se divida.

Maduro y Diosdado son el complemento perfecto para el mantenimiento del proceso revolucionario. Maduro, designado por el Presidente para ser legitimado por el pueblo como su relevo conductivo, y Diosdado como el estratega, y conductor político de la organización política que da garantía de avance al proceso revolucionario: el PSUV, que junto al Gran Polo Patriótico, son las fuerzas que dan la potencia hacia la construcción del socialismo.

Algunos, ingenuamente han caído en el juego de pensar que sería útil elucubrar un escenario donde Diosdado no esté, un escenario creado en el imaginario oposicionista, que es producto de saber que él es fundamental para contrarrestar todas las apetencias neoliberales y divisionistas de la dirigencia opositora.

La verdad es que la oposición no quiere ni ha querido nunca a Chávez, y ahora son tan hipócritas como Heinz Dieterich, que se dice chavista porque sabe que el Presidente Chávez no puede salir a desmentirlo públicamente, pero tampoco quieren a Maduro, porque es un “autobusero, conductor de Metrobus”, incapaces de reconocer la capacidad autodidacta de Maduro y su extraordinaria gestión como Canciller, y nunca querrán a Diosdado, porque aunque han querido señalarlo e inculparlo de cosas, jamás han mostrado prueba alguna, pero además su sinceridad y capacidad de descargarlos y desmontarlos desarticula y siempre los deja mal parados.

Es Maduro fundamental como relevo de Chávez, y Diosdado como líder del PSUV y de la AN. El liderazgo compartido es el preámbulo para la comprensión y ejercicio del liderazgo colectivo que demanda el socialismo bolivariano y chavista, es por ello que la oposición no quiere a Diosdado en la AN. Lo demás es jugar a la desunión y caer en la apetencia oposicionista de dividir para vencer.

“¿Por qué la oposición no quiere a Diosdado en la AN?”

Por Nicmer N. Evans
nicmerevans@gmail.com
evansnicmer.blogspot.com
@NicmerEvans

Comentarios desactivados para esta noticia.

Venezuela » en esta sección

buscador