Publicado el 03 de ene de 2013 11:11 am |

  comentarios

Foto: REUTERS/Jorge Silva

(Miami/La Habana, 03 de enero. dpa) – Las dudas sobre el estado de salud de Hugo Chávez han causado una ola de rumores en los últimos días. La incertidumbre en torno al presidente venezolano, así como el hermetismo que reina en La Habana, han convertido sobre todo a la red social Twitter en un hervidero de mensajes cruzados.

Detractores de Chávez auguran desde hace días un desenlace fatal para la enfermedad del mandatario, internado desde hace días en un hospital en La Habana. El gobierno, en tanto, acusa a la oposición y los medios de difundir “rumores” y “mentiras” sobre Chávez.

El equipo médico nos explica que la condición del presidente Chávez sigue siendo estable dentro de su cuadro delicado”, aseguró el miércoles el ministro de Ciencia y yerno de Chávez, Jorge Arreaza, que acompaña al presidente desde hace varios días en Cuba.

El gobierno, en tanto, acusa a la oposición y los medios de difundir “rumores” y “mentiras” sobre Chávez

Poco antes, fuentes del exilio venezolano antichavista en Miami habían vuelto a hablar de una situación “terminal” de Chávez.

En una entrevista con la cadena Telesur, el vicepresidente Nicolás Maduro, al frente del gobierno por la ausencia de Chávez, fustigó también el lunes a la oposición diciendo que la “derecha” venezolana esparce rumores mal intencionados.

Ésta, por su parte, culpó a las “insuficientes” informaciones del gobierno de las especulaciones. “El secretismo es la fuente de los rumores que incrementan la incertidumbre y causa angustia”, señaló en un comunicado la opositora Mesa de Unidad Democrática.

En vista de los pocos detalles que ofrece el gobierno de Caracas, Twitter se ha convertido en un hervidero de rumores, conjeturas y guerras informativas. En la red social aparecieron estos días varias cuentas atribuidas tanto a partidarios como detractores de Chávez.

El VP Nicolás Maduro me pidió que informe que él no tiene cuenta de Twitter. Cuidado. Alerta. Quieren manipular con cuentas falsas”, avisó en la noche del lunes Ernesto Villegas, ministro de Información de Venezuela. “Compatriotas, no crean en rumores mal intencionados”, agregó.

El médico venezolano José Rafael Marquina, afincado en Miami, denunció el miércoles por su parte una cuenta falsa, creada con su nombre y una fotografía suya en Twitter. Marquina lleva días reportando supuestos detalles y “noticias no alentadoras” sobre la salud de Chávez.

El médico, tildado de “charlatán” por sus detractores, también llamó la atención en octubre por difundir rumores sobre el supuesto deterioro de la salud de Fidel Castro, desmentidos después por el propio ex presidente cubano.

El ambiente de total hermetismo en La Habana alimenta las especulaciones. Como es habitual, en la capital cubana no se filtra detalle alguno sobre el tratamiento de Chávez, que ha estado en la isla más de una decena de veces desde que le fue detectado el cáncer a mediados de 2011.

En La Habana se da por sentado de que Chávez está internado en el Centro de Investigaciones Médico Quirúrgicas (CIMEQ) en el oeste de la capital, el hospital mejor equipado de la isla. Pero se trata sólo de suposiciones. Ni el gobierno de Raúl Castro ni Caracas han dado nunca la información oficial.

En La Habana se da por sentado de que Chávez está internado en el Centro de Investigaciones Médico Quirúrgicas, el hospital mejor equipado de la isla

El gobieno venezolano no ha informado tampoco nunca de qué tipo de cáncer padece Chávez, del que se sabe únicamente que está ubicado en la zona pélvica. Todo parece indicar también que el silencio y la discreción de La Habana es otra de los causas que llevaron al líder venezolano a preferir la isla para su tratamiento.

El odio que genera Chávez en sus detractores, el secretismo sobre su enfermedad, el hermetismo de Cuba, la velocidad por querer dar la exclusiva y la propia naturaleza de Twitter provocan que el estado del presidente de Venezuela genere una ida y venida de rumores y de supuestas informaciones de fuentes anónimas.

El propio líder de la oposición, Henrique Capriles, derrotado por Chávez en las elecciones de octubre, pidió mesura y calma.

Si trabajamos juntos es más fácil lograrlo, no caigamos en rumores ni odios, amemos a nuestro prójimo. Gastemos la energía en construir no destruir”, afirmó Capriles en su Twitter el martes, un mensaje mucho más conciliador que el de los opositores de Miami.

El 11 de diciembre Chávez se sometió a una cuarta operación en La Habana por el cáncer que padece. El día 10 debería ser investido presidente por el periodo 2013-2019. Si no está capacitado, la Constitución venezolana prevé que se abra un nuevo proceso electoral.

Hasta ahora, todo apunta a que la incertidumbre por el futuro de Chávez continuará hasta ese día.

Por Daniel García Marco e Isaac Risco