Publicado el 04 de ene de 2013 10:04 pm |

  comentarios

Foto: Embajador Jorge Valero

(Caracas, 04 de enero – Noticias24).- El Embajador de Venezuela ante la Organización de Naciones Unidas (ONU), Jorge Valero, envió unas sentidas palabras al Presidente de la República, Hugo Chávez, con motivo a su “delicada” situación de salud, debido a su intervención por el cáncer.

Desde la ciudad de New York, Valero escribió “Oda al comandante Presidente”, donde hizo mención sobre la importancia de reconocer “el tiempo de Dios” como ser supremo y sabio ante las circunstancias que coloca en nuestros caminos. “Lleno de Dios no temo al porvenir, pues venga lo que venga, no ha de ser más grande que mi alma”, expresa en sus líneas.

ODA AL COMANDANTE PRESIDENTE

Embajador Jorge Valero

Representante Permanente de la República Bolivariana de Venezuela ante la ONU

Nueva York, 5 de enero de 2013

Dice el Eclesiastés, el libro bíblico: “Todo tiene su momento, y todo cuanto se hace debajo del sol tiene su tiempo. Hay tiempo para plantar y tiempo para arrancar lo plantado. Tiempo de llorar y tiempo de reír. Tiempo de lamentar y tiempo de danzar. Tiempo de callar y tiempo de hablar.”

¿Y en qué tiempo estamos?

El libro de Job, fuente de sabiduría, nos da la respuesta:

“Sólo Dios su camino ha distinguido,
Sólo él conoce su lugar,
Porque él otea hasta los confines de la tierra,
Y ve cuanto hay bajo los cielos.”

Sabias palabras que iluminan el camino en momentos de angustia y esperanza, cuando el Presidente de los venezolanos y las venezolanas, el Comandante Presidente Hugo Chávez Frías, enfrenta un nuevo y trascendental desafío.

Tiempo el presente, cuando ocurre la revolución de los humildes. En Venezuela tenemos hoy un parlamento del común. Como decía un gran poeta, “un parlamento de hombres libres -libres como pájaros- Parlamento de Pájaros”.

Uno solo es el sentimiento de los pueblos del mundo unidos en oración por la salud del Comandante Presidente Hugo Chávez Frías.

Venimos del amor y hacia el amor vamos. Al Supremo Creador imploramos por la salud de un dirigente mundial, que ha sido grande en el pensamiento, grande en la acción, y grande en el esfuerzo por unificar a los pueblos del Sur.

El mundo todo, nuestra América, y la Patria de Bolívar, necesitan de su inspiración para enfrentar las injusticias que azotan a los pueblos.

La semilla del líder revolucionario venezolano ha caído en surco fértil, germina en la conciencia de un pueblo que hoy tiene patria. Sería inenarrable describir por cuantas tierras camina su impronta justiciera.

Unos versos del gran poeta Fernando Pessoa calzan con perfección al Comandante Presidente en esta hora:

“Lleno de Dios no temo al porvenir
Pues venga lo que venga
No ha de ser más grande que mi alma

Fiel a la palabra dada y a la idea tenida,
¡Del resto, Dios sabrá!”

Y Goethe decía: “La vida humana no es más que un sueño”. El sueño revela las cosas del hombre trascendental. El sueño es también la proximidad de una elevada victoria. El sueño deambula por trochas de incienso, sueños florecen en esta hora equinoccial.

Con Víctor Hugo recordamos; lo que conduce al mundo no son las máquinas sino las ideas. Y buscando el bien de nuestros semejantes encontramos el nuestro.

Con su trino de libertad le vienen a uno ganas de volverse pájaro, de volar con las alas del cielo. Palabras de esperanza se atisban en el canto de la llanera paraulata.

Boga inquieto el pregonero
En la senda Buen Pastor
Ese indócil trashumante
Guarda anhelos con amor

La alborada se contenta
Con su grato despertar
Como estrella fulgurante
Se resiste a descansar

Larga vida a Hugo Chávez Frías, el líder de la Revolución Bolivariana y de la justicia en el mundo

Foto: Embajador Jorge Valero