Publicado el 07 de ene de 2013 1:55 pm |

  comentarios

Foto:  Captura de Twitter

(Caracas, 06 de enero – Noticias24) Las primeras palabras las escribía Esteban Gerbasi en su cuenta en Twitter. Acto seguido, la etiqueta #ParoCivicoNacional se posesionaba como la más comentada en el país. Pero el efecto obtenido no fue, tal vez, el esperado, pues más fueron las críticas en contra de esta idea, que el apoyo.

Foto:  Captura de Twitter

“¿Acaso no aprendemos de lo que pasó en 2002?”, decían muchos de los mensajes que llenaban la casa del pájaro azul y que últimamente se ha concentrado en Venezuela. La iniciativa era rechazada no solo por oficialistas, sino también por los propios opositores -o quienes colocaban que lo eran-, por tratarse, según escribieron de “una locura” o una “payasada”.

Según Eduardo Fernández, político venezolano de amplia trayectoria, “un paro cívico se convoca para un objetivo concreto ¿Cuál es el objetivo aquí? ¿Que Diosdado le entregue a Maduro o Maduro a Diosdado? ¿Cuál es la ganancia?”.

Fernández, a través de un contacto con Noticias24 Radio, llamó a una solución constitucional y apuntó a que es el Tribunal Supremo el que debe pronunciarse en caso de que haya alguna duda.

Foto:  Captura de Twitter

“Al tribunal supremo mediático de la derecha que le gusta manipular con mentiras les decimos que cojan mínimo, dejen esa llamadera a paro cívico porque este pueblo les dará una lección histórica superior a la de hace 10 años”, eran las palabras que Maduro le hacía a aquellos que tienen la idea en mente este lunes. “Trabajo y más y más trabajo, esa va a ser la respuesta contra esos rumores de paro cívico. La respuesta la dará nuestra clase obrera”.

10 años han pasado desde el paro petrolero de 2002. Tanto tiempo después, aún la economía venezolana no ha podido levantarse por completo.

Fedecámaras convocó el paro el 02 de diciembre del 2002. Su duración inicial era de 24 horas, pero se extendió hasta convertirse en una huelga indefinida. Al principio, el paro legó solo a las empresas de la patronal y a los sindicatos afiliados a la CTV, pero pronto los directivos de PDVSA y los empleados a nivel gerencial decidieron apoyarlo. El país quedo prácticamente paralizado.

Foto:  Captura de Twitter

El 05 de diciembre, la tripulación del buque “Pilín León” se declaró en rebeldía y fondeó en el canal de navegación del lago de Maracaibo. Pronto, otras embarcaciones siguieron su ejemplo. A diario, se sucedían manifestaciones comandadas por el presidente de Fedecámaras, Carlos Fernández y el de la CTV, Carlos Ortega, quienes fungieron como voceros de la oposición.

El paro se fue debilitando con el paso de los días hasta el 2003 cuando el Gobierno logró el control de Pdvsa. Pero sus efecto continúan hasta nuestro días y es este uno de los principales argumentos utilizado para rechazar la iniciativa.

No obstante, otra de las causas mencionadas, es que los autores de la idea residen fuera del país. Otra etiqueta sobrevenida de este hecho fue #oposiciónseria, aunque no logró captar a muchos adeptos.

Por: Ana Vanessa Herrero / Departamento de Investigación / Noticias24