Publicado el 08 de ene de 2013 5:03 pm |

  comentarios

Foto: Leslie Mazoch / AP Images

(Caracas, 08 de enero – AP) - A menos de 48 horas de que llegue el día que la Constitución venezolana establece como el inicio de un nuevo periodo presidencial con el juramento del mandatario electo, el país se encuentra sumido en una gran incertidumbre porque médicos consultados creen que es poco probable que Hugo Chávez pueda acudir a la ceremonia y asumir las funciones presidenciales.

Las abiertas discrepancias que hay entre el oficialismo y la oposición sobre cómo manejar legalmente la situación planteada ante la ausencia y complicaciones de salud que enfrenta Chávez, que permanece en La Habana desde diciembre, y su posible ausencia el jueves diez de enero, día de la posesión, han intensificado las tensiones en el país suramericano.

El líder de la oposición venezolana Henrique Capriles exhortó el martes al Tribunal Supremo de Justicia para que se pronuncie sobre si la toma de poder se puede posponer, o no.

“El Tribunal tiene que fijar una posición respecto a lo que dice el texto constitucional”

Aliados de Chávez han sugerido que esa fecha se puede aplazar y que la juramentación puede hacerse en una fecha posterior, si se hace ante el Tribunal Supremo de Justicia.

Chávez viajo a Cuba el 10 de diciembre, donde fue sometido a una cuarta intervención quirúrgica que busca extirparle un cáncer que le reapareció en ese entonces. Desde hace casi un mes no ha aparecido públicamente.

Capriles, gobernador del estado central de Miranda y ex candidato presidencial opositor, pidió que el pronunciamiento se haga antes del diez de enero.

Él cree que la Constitución es clara al decir que el actual período presidencial culmina el jueves diez.

Otras figuras de la oposición han argumentado que el juramento y la toma de poder legalmente no se pueden aplazar y que el presidente de la Asamblea Nacional debe asumir como presidente interino, si Chávez no ha regresado al país para la fecha, y convocar a nuevas elecciones presidenciales.

Aunque dirigentes de ambos bandos han descartado la posibilidad de conflictos violentos el 10 de enero, juristas sostienen que de no venir el presidente electo a su juramentación, y de imponerse la tesis oficialista de que la toma de posesión de Chávez puede realizarse en cualquier momento y lugar, se estaría violando la constitución y que habría una “usurpación de funciones” por parte del vicepresidente Nicolás Maduro.

“El Tribunal tiene que fijar una posición respecto a lo que dice el texto constitucional”, dijo Capriles en rueda de prensa al advertir que de no aclarar el máximo tribunal las dudas que hay sobre el tema se podría entrar en una ‘anarquía’.

“No le conviene a nadie un conflicto en el país”, indicó el gobernador al reconocer que en las elecciones del pasado 7 de octubre la mayoría del país reeligió a Chávez y no al vicepresidente. “Si Maduro quiere ser presidente no es por vía de gracia”, acotó.

El gobernador cuestionó el manejo informativo que ha dado el gobierno a la enfermedad de Chávez, y dijo que no comprendía como a 48 horas de la toma de posesión no le informan al país cual es la situación real. “Yo no sé porque les cuesta tanto hablar con la verdad. Por más dura que pueda ser la verdad siempre hay que poner la verdad adelante. Con la mentira no se llega a ningún lado”, indicó.

“El presidente que ya está… En desarrollo de todas sus funciones como presidente sigue siendo presidente de la república. Es un presidente reelecto que sigue en funciones

Capriles descartó que como dirigente opositor vaya a llamar a gente a la calle el 10 de enero para contrarrestar la convocatoria a concentraciones callejeras que realizó el oficialismo, y dijo que la oposición está “agotando todas las instancias para que en el país prive la institucionalidad”.

“Aquí (en la oposición) también hay mucho pueblo. Lo que yo no voy hacer es poner a pelear pueblo contra pueblo. No cuenten con nosotros”, precisó.

Al ser preguntado sobre qué hará el 11 de enero en el supuesto de que Maduro anuncie que seguirá como vicepresidente y el Tribunal Supremo de Justicia avale esa situación, Capriles solo expresó que “aquí habrá una respuesta”.

El dirigente aprovechó para hacer un llamado a las fuerzas armadas y dijo que ellos tienen “un rol que cumplir aquí de respetar a la soberanía de respetar la constitución”.

Capriles dijo que entre los oficialistas hay “una lucha por quedarse con el coroto (el poder)”, y exhortó a los mandatarios y primeros ministros que esperan visitar al país el 10 de enero a que no se presten al “juego político de un partido político (el oficialismo)” que aseguró que está haciendo una “interpretación sesgada” de la Constitución.

El bloque opositor difundió el martes una carta que envió en la víspera al secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, en la que le planteó la situación política que enfrenta el país por las complicaciones de salud de Chávez, y le expresó que si el 10 de enero no se produce la juramentación del mandatario electo y no se activan las disposiciones constitucionales relacionadas con la falta temporal del gobernante “se habrá consumado una grave violación del orden constitucional en Venezuela que afectará la esencia de la democracia”.

El alcalde de Caracas y jefe del comando oficialista, Jorge Rodríguez, acusó el martes a la oposición de estar promoviendo una “conspiración” contra Chávez, y dijo a la prensa que seguir adelante los adversarios del gobierno en sus acciones “van a chocar con la fuerza del pueblo de Venezuela”. “Ya basta de jugar con candela”, acotó.

Rodríguez insistió en que Chávez sigue ejerciendo sus funciones como Presidente a pesar de sus problemas de salud, y que está gozando de un permiso que le dio en diciembre pasado la Asamblea Nacional para viajar a Cuba para someterse a una cuarta operación.

El vicepresidente Nicolás Maduro afirmó en la víspera que Chávez sigue luchando por la recuperación de su salud y que puede permanecer en su cargo después del 10 de enero y juramentar en su caso ante el Tribunal Supremo, en una fecha aún por determinar.

“El presidente que ya está… en desarrollo de todas sus funciones como presidente sigue siendo presidente de la república. Es un presidente reelecto que sigue en funciones y la misma constitución prevé en el artículo 231 que si hay algún hecho sobrevenido puede el Tribunal Supremo de Justicia fijar nueva fecha y juramentar al presidente”, indicó el vicepresidente y canciller.

Por primera vez en año y medio de combate al cáncer, Chávez admitió que había riesgo de que quedara inhabilitado

“El presidente se encuentra en una situación estacionaria en relación con la descrita en el más reciente reporte cuando se informó sobre la insuficiencia respiratoria que enfrenta el comandante Chávez como consecuencia de una infección pulmonar sobrevenida en el curso del post operatorio”, dijo el lunes el ministro de Comunicación, Ernesto Villegas, al leer en cadena de radio y televisión un comunicado sobre la condición del gobernante.

Chávez, de 58 años, se sometió el 11 de diciembre en La Habana a su cuarta operación en un año y medio, dos meses después de ganar la reelección para un mandato de seis años.

El gobernante anunció el 8 de diciembre que le había reaparecido el cáncer en la misma región pélvica donde fue operado hace diez meses atrás por una lesión similar y que debía someterse de inmediato a una nueva intervención.

Por primera vez en año y medio de combate al cáncer, Chávez admitió que había riesgo de que quedara inhabilitado y dijo que de complicarse su situación el vicepresidente debía terminar su período y que en el caso de llamarse a elecciones Maduro sería el candidato del oficialismo.

Los funcionarios venezolanos dicen que el mandatario se está recuperando a pesar de que fue atendido de una severa infección respiratoria. Desde que Chávez partió el 10 de diciembre a Cuba a operarse no se lo ha visto en público ni ha ofrecido declaraciones en los medios oficiales.

Por Fabiola Sánchez