Publicado el 13 de ene de 2013 1:38 pm |

  comentarios

Foto: Juan Carlos Neira

(Caracas, 13 de enero. Noticias24) – El partido Copei celebra este domingo su aniversario 67 y fijó posición respecto a la decisión del TSJ. En opinión del presidente del partido, Roberto Henríquez, se ha dejado el país “en manos de un gobierno precario” .

Video: Globovisión, 13 de enero del 2013

El dirigente copeyano reconoció que la decisión del Tribunal Supremo de Justicia es vinculante, pero fijó una posición critica respecto al dictamen. “Esa decisión del TSJ vulnera la soberanía popular del poder constituyente del pueblo venezolano, que se manifestó en diciembre de 1999”, afirmó.

En su opinión, dada la situación de salud del Primer Mandatario, la única instancia política con legitimidad para resguardar la soberanía es la Asamblea Nacional, porque su poder deriva de unas elecciones populares.

“Tienen toda la razón quienes han sostenido que el garante, mientras regresa el Presidente de la República, debe y debió ser el presidente de la AN, llámese como se llame”, sentenció.

Arremetió contra el argumento de la continuidad administrativa, al que tachó de “frágil” y que solo opera para garantizar el funcionamiento de servicios públicos, pero no de los poderes, pues si asumía temporalmente el Presidente de la AN no existía vacío de poder.

“La decisión del TSJ, desde nuestro punto de vista, ha dejado el país en manos de un gobierno precario”, afirmó, si bien dijo tal precariedad no obedece a la unidad de los poderes pues “sabemos que todos piensan igual”.

No obstante consideró, que la decisión ha dejado al Gobierno con poder limitado en diversas materias, debido a la ausencia del Presidente y la negativa a dejar el asiento del poder en manos de la Asamblea Nacional.

“Los enemigos de Venezuela son los enemigos del diálogo”

Video: Globovisión, 13 de enero del 2013

Henríquez llamó a trabajar por el país, construyendo una “civilización del amor” y dijo que el partido Copei debe convertirse en un instrumento de solidaridad para tal fin, manteniendo vigente su papel en Venezuela.

“Nos inspiramos en estos nobles sentimientos para presentarle a Venezuela una vez más lo que es la propuesta de los demócratas cristianos para el país”, exclamó.

En el aniversario de la institución hizo el llamado a luchar por “una sociedad fraterna y productora”. Afirmó que la lucha de Copei es garantizar una Venezuela “libre, justa y feliz”.

Señaló que el único camino para lograrlo es “el diálogo popular, democrático y que incluya a todos los sectores del país”.

Henríquez criticó a sectores del gobierno y de la oposición que rehúsan llegar al diálogo y dijo que “los verdaderos enemigos de Venezuela son los enemigos del diálogo”.

Desde este punto de vista, criticó a quienes desde el gobierno se rehúsan a dialogar con la oposición, por considerar que pierden su poder, lo descalifican o piden reconocimiento a su condición de gobierno, pero no reconocen a la oposición.

Sin embargo, Henríquez también criticó por lo mismo a la oposición. “Hay algunos que desde la oposición consideran que cualquier iniciativa de diálogo es una traición, una búsqueda de intereses o que hablan de diálogo pero su ejemplo de vida es muy diferente”.

Foto: Juan Carlos Neira
Foto: Juan Carlos Neira
Foto: Juan Carlos Neira