Publicado el 15 de ene de 2013 6:40 am |

  comentarios

Foto: Noticias24 / Archivo

(Caracas, 15 de enero. Noticias24) – En su columna publicada este martes en el diario El Nacional, el periodista Vladimir Villegas, señaló que la sentencia del TSJ “ratifica nuestros planteamientos en el sentido de que la Constitución de 1999 está siendo interpretada de acuerdo a intereses políticos sectarios“.

“En Venezuela vivimos la paradoja de que los actores del oficialismo, y allí incluyo a los altos jerarcas de los poderes públicos, han hecho de la Carta Magna un traje a la medida, cuando lo obligante es que nos apeguemos a lo que ella ordena. Cada letra, cada párrafo, cada disposición constitucional es para cumplirlos, no para contradecirlos, de palabra y de hecho, como ya se viene haciendo cotidiano”, expresó.

Asimismo, destacó que “comparto que se proteste, que se manifieste el descontento con esa decisión. Pero no acompaño los llamados a desconocerla, ni a desconocer a Nicolás Maduro. Ese llamado a desconocer a quien ocupa la Vicepresidencia de la República no sería más que una bravuconada de sus promotores si no viene acompañado de la fuerza que lo sostenga, y del sentido de la responsabilidad que tendría que animar a quienes mantienen ese discurso”.

A continuación la columna completa:

No comparto la decisión del Tribunal Supremo de Justicia adoptada la semana pasada para darle barniz constitucional a la permanencia en sus cargos del equipo de gobierno del presidente Hugo Chávez, cuyo mandato para el cual fue electo en los comicios de 2006 culminó el pasado 10 de enero.

Y estimo que de haber actuado apegada a los principios de la Carta Magna, la máxima autoridad judicial del país se habría inclinado por determinar que el actual presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, debe ocupar la primera magistratura en sustitución temporal del mandatario reelecto.

Ya se tomó una decisión, que no nos complace, que ratifica nuestros planteamientos en el sentido de que la Constitución de 1999 está siendo interpretada de acuerdo a intereses políticos sectarios.

En Venezuela vivimos la paradoja de que los actores del oficialismo, y allí incluyo a los altos jerarcas de los poderes públicos, han hecho de la carta magna un traje a la medida, cuando lo obligante es que nos apeguemos a lo que ella ordena. Cada letra, cada párrafo, cada disposición constitucional es para cumplirlos, no para contradecirlos, de palabra y de hecho, como ya se viene haciendo cotidiano.

Pero lo acordado por el TSJ es ley, como se dice comúnmente, lo cual no implica que debamos permanecer callados y no expresar nuestro punto de vista, porque la sentencia no suprime los principios constitucionales que garantizan la libertad de expresión y el derecho a la protesta, siempre, por supuesto, dentro de los márgenes de lo que señala el ordenamiento jurídico. Y ese punto es clave.

Comparto que se proteste, que se manifieste el descontento con esa decisión. Pero no acompaño los llamados a desconocerla, ni a desconocer al vicepresidente Nicolás Maduro. En esa no me anoto.

Ese llamado a desconocer a quien ocupa la Vicepresidencia de la República no sería más que una bravuconada de sus promotores si no viene acompañado de la fuerza que lo sostenga, y del sentido de la responsabilidad que tendría que animar a quienes mantienen ese discurso.

¿Qué proponen, a dónde quieren llegar con ese planteamiento? ¿A la idea de que estamos ante un régimen de facto y hay que enfrentarlo como se enfrenta a las dictaduras? ¿Están seguros de lo que dicen y tal vez, o no, de lo que estén dispuestos a hacer? La Venezuela que no apoya a Hugo Chávez acompañó la candidatura de Henrique Capriles y éste obtuvo seis millones y medio de votos.

A la oposición le costó años recuperarse de las agendas que la llevaron al fracaso, y entender que el camino por el cual debe transitar es el de la democracia, que se escribe con la pe de perseverancia y paciencia. Y en tiempos de incertidumbre como el actual, con la pe de prudencia. En Venezuela hay dos caminos. O el Presidente se recupera y viene a ejercer su cargo, o nos encaminamos a un nuevo proceso electoral, a corto o mediano plazo.

¿Hay un atajo que sea más seguro que esa perspectiva? ¿O es que algunos sectores están pescando en río revuelto para imponer una agenda que se traduzca en nuevas y peligrosas frustraciones? ¿Están conscientes de que un llamado a desconocer al vicepresidente y al Gobierno es la excusa perfecta para que se abran en Venezuela puertas absolutamente indeseables? Si la oposición quiere ser una opción real de poder tiene que tomar el rábano por las hojas y no eludir el debate sobre cuál es el camino.

Sorprende que a estas alturas algunos y algunas sigan proponiendo soluciones que salen del hígado, más que del corazón o del cerebro.

Moros Ghersi

Se ha ido el doctor Carlos Alberto Moros Ghersi, exrector de la UCV, un hombre sabio, honesto, tolerante, cordial y ucevista hasta su último suspiro. Le rendimos tributo a su memoria y le transmitimos a sus familiares nuestras condolencias.

¿Desconocer al vicepresidente?
Por: Vladimir Villegas
El Nacional