Publicado el 17 de ene de 2013 7:29 am |

  comentarios

Foto: Edwin Arias/ Noticias24

(Caracas, 17 de enero. Noticias24) – El politólogo Nicmer Evans señaló este jueves en su columna de opinión que “es necesario imprimir aún más fuerza al incremento de la eficiencia en los diversos niveles de gobierno“.


“Esto es para garantizar así la gobernabilidad que pretende ser perturbada por unos seudolíderes de derecha que a través de algunos tontos útiles intentan prender las calles de Venezuela bajo una argumentación absolutamente írrita”, comentó.

Asimismo, destacó que “no puede haber excusas para la mala gestión, no debemos callar nunca ante los desmanes y arbitrariedades de algún funcionario público, éste deberá ser denunciado y al comprobar los hechos, deberá ser sustituido de inmediato. Las herramientas están en nuestras manos, debemos anular cualquier chantaje que pretenda acusar al denunciante de ‘contrarrevolucionario’, contra revolucionario es ser cómplice de la mediocridad y la mala gestión, y emular las buenas gestiones y prácticas es ser revolucionario”.

A continuación la columna completa:

La actual situación política y el delicado estado de salud del Presidente invita necesariamente a la prudencia en cuanto a la crítica, pero siendo ésta siempre necesaria cuando hablamos de socialismo, y asumiendo permanentemente las palabras de Chávez.

Es necesario imprimir aún más fuerza al incremento de la eficiencia en los diversos niveles de gobierno, para garantizar así la gobernabilidad que pretende ser perturbada por unos seudolíderes de derecha que a través de algunos tontos útiles intentan prender las calles de Venezuela bajo una argumentación absolutamente írrita.

A la espera del regreso del presidente Chávez, que debe ser sin apuro, ya que la finalidad es que se cure y no que regrese para empeorar su salud, el gran reto de Nicolás Maduro, Diosdado Cabello y Elías Jaua, es desarrollar un triunvirato de gestión pública para la garantía del correcto desarrollo del Plan de la Patria, que sumado a los aportes que se han logrado sistematizar con el pueblo, es la única y verdadera instrucción que debe ser ejecutada y evaluada con indicadores activos que juzguen la eficiencia y la eficacia gubernamental.

No puede haber excusas para la mala gestión, no debemos callar nunca ante los desmanes y arbitrariedades de algún funcionario público, éste deberá ser denunciado y al comprobar los hechos, deberá ser sustituido de inmediato.

Las herramientas están en nuestras manos, debemos anular cualquier chantaje que pretenda acusar al denunciante de “contra revolucionario”, contra revolucionario es ser cómplice de la mediocridad y la mala gestión, y emular las buenas gestiones y prácticas es ser revolucionario.

Después de 14 años, es eficiencia para garantizar la gobernabilidad y la gobernanza o no habrá más nada por lo que luchar.

¿Denunciar una mala gestión es contrarrevolucionario?
Por: Nicmer Evans
nicmerevans@gmail.com
evansnicmer.blogspot.com
@NicmerEvans