Publicado el 17 de ene de 2013 6:24 pm |

  comentarios

Foto: Prensa Miraflores

(Caracas, 17 de enero. Reuters) - El tribunal arbitral del Banco Mundial falló a favor de Venezuela en una demanda de la minera canadiense Infinito Gold por la revocación de su contrato de explotación sobre una de las mayores minas de oro del mundo, Las Cristinas.

El Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (Ciadi) había aceptado la demanda en el 2004 por 1.045 millones de dólares y en la víspera determinó que el país sudamericano no violó el Tratado Bilateral de Inversión (TBI) entre Venezuela y Canadá.

La decisión no exime a Venezuela de cumplir los fallos presentados hasta mediados del 2012

El dictamen divulgado el jueves indicó que Venezuela no incurrió en una expropiación del yacimiento minero, sino que rescindió el contrato de la empresa demandante -que originalmente fue Vanessa Ventures y actualmente es Infinito Gold – dentro del marco contractual.

“El Tribunal concluye que no ha habido violación alguna de los derechos de la demandante (Vanessa Ventures) en virtud del TBI (tratado bilateral de inversión) Canadá-Venezuela”, dijo el Ciadi en la sentencia.

Un año atrás, el presidente Hugo Chávez -quien atraviesa un complejo postoperatorio por un cáncer en Cuba- decidió que el país abandonara el Ciadi, donde enfrenta una veintena de demandas por unos 45.000 millones de dólares.

La decisión no exime a Venezuela de cumplir los fallos presentados hasta mediados del 2012.

Además de multimillonarias demandas de petroleras estadounidenses, Venezuela tiene casos pendientes de las mineras canadienses Crystallex, Gold Reserve y Rusoro que exigen, conjuntamente, unos 6.000 millones de dólares por la revocatoria de sus proyectos auríferos. Las dos primeras intentaron explotar Las Cristinas sin éxito.

La Procuradora General, Cilia Flores, celebró la decisión y calificó de “exageradas e ilegítimas” las pretensiones de la minera de obtener 1.045 millones de dólares.

Las Cristinas, al sureste del país, tiene unas 17 millones de onzas de reservas estimadas, pero por diversas trabas nunca ha sido explotada industrialmente.

A mediados del 2011 Venezuela nacionalizó la industria aurífera y ordenó a las empresas privadas conformar firmas mixtas en las que el Estado debe tener la mayoría accionaria. La norma, además, incrementó las regalías y prohibió la exportación del metal.

El Gobierno aseguró que la medida permitiría elevar sus reservas internacionales de oro pero, en la práctica, alejó a los inversores de las enormes reservas venezolanas.

Venezuela es aún un jugador menor en la industria debido a años de trabas legales que han impedido a firmas extranjeras explotar a gran escala el recurso.

La producción formal de oro en el país ronda las seis toneladas anuales mientras que la informal es del doble.

Venezuela » en esta sección

buscador