Publicado el 21 de ene de 2013 6:11 pm |

  comentarios

Foto: Noticias24 / archivo

“En las últimas semanas, los presupuestos de las familias venezolanas se han resentido por los efectos de la especulación”, según lo aseguró el vicepresidente de la Comisión de Finanzas de la AN, Jesús Faría, en una columna de opinión publicada este lunes en el diario Correo del Orinoco.

Faría manifestó que con la Revolución Bolivariana se han instrumentado medidas que han reducido el flagelo de la especulación

En el texto, el parlamentario recordó, en primer lugar, que la economía nacional viene desplegando ese rasgo desde hace décadas. Afirmó además, que esa es una de las formas de expresión de un capitalismo dependiente y rentista, en el cual la clase empresarial, fundamentalmente los grandes empresarios, imponen la lógica de las ganancias fáciles, elevadísimas, sin inversión y a cortísimo plazo.

“Para ello, (los capitalistas) incrementan los precios de manera inescrupulosa, lo cual se traduce en amplísimos márgenes de ganancias. Se calcula que las tasas de ganancias de los empresarios venezolanos se encuentran entre las mayores del mundo. Esto se ha traducido en jugosísimas fortunas concentradas en pocas manos”, consideró el diputado socialistas Jesús Faría en su artículo de opinión.

El vicepresidente de la Comisión Permanente de Finanzas y Desarrollo Económico de la Asamblea Nacional, indicó además que “el remarcaje de precios y el acaparamiento son dos prácticas muy comunes para saquear los ingresos de los trabajadores”. Sobre ese particular, el asambleísta acentuó que en el pasado, esas prácticas eran permitidas y estimuladas por un Estado de un abierto corte burgués.

Faría manifestó que con la Revolución Bolivariana se han instrumentado medidas que han reducido el flagelo de la especulación y lo seguirán restringiendo. “Estas medidas pasan por la creación de leyes y sus respectivas instituciones, que sancionan de manera severa la práctica especulativa”, precisó.

Finalmente, dijo que en estos mecanismos de control participa crecientemente el pueblo organizado y se hace un gran esfuerzo por elevar la producción, especialmente de alimentos, a los fines de romper los monopolios y las roscas. “No podemos fallar en este frente, de la lucha contra la especulación dependen la alimentación del pueblo y la estabilidad social y política de la Nación”, concluyó.

Por María Alejandra Brito / Prensa AN