Publicado el 23 de ene de 2013 5:17 pm |

  comentarios

Foto: Composición Noticias24

(Caracas, 23 de enero. EFE).- El chavismo y la oposición venezolana conmemoraron hoy por separado el aniversario del fin de la dictadura sin que se produjeran incidentes, pero en un clima de crispación con acusaciones mutuas, llamadas a la unidad y hasta denuncias de un intento de atentado.

Los seguidores del presidente, Hugo Chávez, tomaron las calles del oeste de Caracas en la jornada en que se conmemoró el 55 aniversario del final de la dictadura de Marcos Pérez Jiménez (1952-58) con una marcha masiva en “solidaridad” con el gobernante, convaleciente en Cuba desde el pasado 11 de diciembre.

Por su parte, la oposición realizó un acto en un recinto cerrado en un parque del este de la ciudad, en el que reivindicó la vía pacífica como el camino para resolver los problemas de Venezuela, al tiempo de acusar al Gobierno de utilizar la violencia con el fin de dividir a los venezolanos.

Precedidos por la polémica sobre la sentencia del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) del pasado 9 de enero, que aceptó que Chávez pueda jurar cuando se recupere y que su Gobierno continuara en funciones después del 10 de enero, los actos de hoy sirvieron para contrastar dos visiones diametralmente distintas del país.

“Si una persona puede hacer chistes, ¿por qué no puede agarrar el teléfono y darle tranquilidad a los venezolanos?”

La alianza opositora venezolana Mesa de la Unidad Democrática (MUD) emitió un manifiesto leído por su secretario general, Ramón Guillermo Aveledo, en el que reivindicó su derecho a criticar el fallo del TSJ, afirmando que fue una sentencia “monstruosa y vergonzosa”.

Además, indicó que el libertador Simón Bolívar “nunca hubiera aprobado la vergonzosa sumisión al Gobierno cubano”, y afirmó que la ausencia de Chávez “ha venido a agravar la situación” debido a la carencia de “liderazgo propio de sus sucesores”, en referencia al vicepresidente, Nicolás Maduro, y el presidente del Parlamento, Diosdado Cabello.

Por su parte, el líder de la oposición, Henrique Capriles, pidió a Chávez que si puede bromear en una reunión con el canciller, Elías Jaua, tal y como informó días atrás el Gobierno, haga una llamada telefónica para darle tranquilidad a sus seguidores y a todos los venezolanos.

Capriles señaló que el Gobierno que encabeza Maduro tiene “un altísimo rechazo” y lo acusó de querer “comprar tiempo” usando la imagen de Chávez para tratar de hacer creer a los venezolanos que no es el momento de exigir responsabilidades por la ausencia del gobernante.

El también gobernador de Miranda volvió a insistir en que mantiene su “compromiso” con el país en caso de que Venezuela deba ir a un proceso electoral presidencial, escenario ante el cual la MUD optaría por un candidato de consenso.

Tras días de denuncias sobre supuestos planes para generar violencia en el país, el Gobierno informó hoy del aumento de medidas de seguridad para Maduro y Cabello ante un supuesto intento de atentado en contra de ambos dirigentes.

El ministro de Interior, Néstor Reverol, aseguró que había recibido “informaciones muy importantes de inteligencia en donde actores de la ultraderecha venezolana en complicidad con actores de la ultraderecha en el exterior se encuentran planificando un atentado” contra el vicepresidente y el presidente del Parlamento.

“Nosotros lo denunciamos porque ya hay elementos de peso y no se sorprendan con las acciones que se tomen proximamente”

“No vengan a pedir cacao (clemencia) los criminales que se infiltran en nuestro país”, agregó el vicepresidente, quien, además, anunció un nuevo viaje a Cuba para ver al presidente en las próximas horas.

Sobre la fecha en que se recuerda el final de la dictadura, Maduro indicó que los venezolanos están cansados de las “traiciones” y aseguró que el país suramericano se dirige hacia la “libertad suprema” y el socialismo.

El ministro venezolano de Ciencia y Tecnología, Jorge Arreaza, yerno del presidente, también aprovechó la fecha de hoy para salir al paso de las acusaciones de quienes aseguran que en Venezuela mandan el líder cubano, Fidel Castro, y su hermano, el presidente Raúl Castro.

“Cuando la oligarquía dice que aquí está mandando Fidel, que está mandando Raúl Castro, cuán equivocados están”, sostuvo.

“Fidel y Raúl están al servicio de Hugo Chávez allá en Cuba, Fidel y Raúl han puesto a su país, a su equipo médico y a toda Cuba al servicio de la Revolución Bolivariana y del pueblo venezolano para que protejan y para que logren que el presidente Hugo Chávez se recupere”, añadió.

Venezuela » en esta sección

buscador