Publicado el 26 de ene de 2013 1:10 am |

  comentarios

VTV 25 de enero de 2013

Caracas, 26 Ene. AVN.- El vicepresidente de la República, Nicolás Maduro, lamentó este sábado la situación de violencia que se suscitó este viernes en la cárcel de Uribana, en el estado Lara, y en ese sentido indicó que le solicitó a la Fiscal General de la República, Luisa Ortega Díaz, y al presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, el inicio de una investigación.

“Las cárceles tienen que ser gobernadas por la ley y tienen que ser centros para la recuperación de los compatriotas que lamentablemente han caído en los temas de la delincuencia, la violencia, la trasgresión de la ley”, destacó Maduro, quien la noche de este viernes llegó de Cuba, donde se reunió con el presidente de la República Hugo Chávez.

Destacó que el Gobierno seguirá con los planes para erradicar las mafias en las cárceles, por lo que pidió colaboración de los órganos de Estado.

“Hubo una situación de confusión trágica que nosotros lamentamos mucho y le hemos pedido a la Fiscal General de la República, Luisa Ortega Díaz, que inicie una investigación amplia y cuente con la colaboración de nuestros ministerios y nuestras autoridades”, manifestó.

Señaló que de igual forma entabló contacto con el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, “para solicitarle como jefe del Poder Legislativo para que dirija una investigación”.

Recalcó que es fundamental que dichas investigaciones arrojen luz sobre la causa de los eventos y permitan tomar “las medidas legales del caso y tomar las medidas correctivas de fondo”.

Precisó que el problema carcelario en el país se trata de un mal “no resuelto aún” pero existe “un plan para resolverlo” porque “el proceso de regularización de los centros penitenciarios y de las cárceles va a continuar”.

Recordó que meses atrás se presentó una situación de violencia y que un canal de televisión privado transmitió imágenes de dicha confrontación, por lo cual recibió un llamado de atención.

El Gobierno Bolivariano aspira a una sociedad sana, de paz, “que la vamos a lograr”, enfatizó, porque las cárceles “deben ser sitios para reeducarse”.