Publicado el 26 de ene de 2013 8:02 am |

  comentarios

Foto: AFP /Leo Ramírez

(Caracas, 26 de enero. Noticias24) - Un proyecto de ley que ocupa la atención nacional es el que regula la compra y venta de vehículos nuevos y usados, presentado el pasado 16 de enero ante la Asamblea Nacional (AN) y aprobado en primera discusión.

El documento legal expresa en 33 artículos las nuevas medidas que definirán la actividad económica del sector automotor, y tiene por objeto regular la compra y venta de carros nuevos importados o ensamblados en territorio nacional, así como los vehículos con dos años de uso en el mercado.

Según el proyecto de ley, la iniciativa de esta nueva medida de control responde a las múltiples acusaciones realizadas por los ciudadanos, quienes han denunciado la grave distorsión del mercado de automóviles. Los precios de los vehículos han sido fuertemente impactados por la inflación y la especulación.

Según un reporte del diario El Impulso, consultaron a una fuentes del ramo asegurador señalaron que los dueños de vehículos serán los más perjudicados con la medida, pues, de aprobarse, la inflación depreciará de manera irremediable sus bienes. “No es bueno para el asegurado que sus vehículos reciban una cobertura con el mismo precio de venta, pues Venezuela presenta una economía inflacionaria. Quien compró un carro hace dos años, no puede recibir una póliza por el mismo monto pues la inflación sigue creciendo”.

Según los corredores de seguro, mientras no exista un pronunciamiento claro de la Superintendencia Nacional de Empresas Aseguradoras, no habrá ninguna modificación a su actividad. “Los vehículos cero kilómetros se están asegurando al precio de factura. No así en el caso de los usados, pues el cliente resultaría muy afectado. Nuestras empresas trabajan con un sistema nacional que define el monto de la póliza”.

Tanto dueños de concesionarios como vendedores de carros usados coinciden en que la regulación no será efectiva hasta que se garantice el otorgamiento adecuado de divisas a las empresas importadoras, y se normalicen los procesos en las aduanas.

Para leer la nota completa pulse aquí
Por: Haydeluz Cardozo / El Impulso