Publicado el 27 de ene de 2013 8:30 am |

  comentarios

Foto: Alexander Sánchez / El Informador / EFE

(Caracas, 27 de enero. Noticias24) – El diario regional La Verdad, a través de una llamada telefónica, conversó con “El Gordo”, un reo de la cárcel de Uribana, quien narró cómo inició el enfrentamiento entre reclusos y funcionarios en una requisa corporal, que aparentemente culminó en tragedia.

“La situación acá es tensa. Nos quieren sacar, trasladar. Nos cortaron el agua y la luz”, expresó “El Gordo”, quien aseguró que los funcionarios los golpearon y dispararon al aire, señal que sirvió de preámbulo para dar inicio a la “masacre”.

“Necesitamos que el país sepa lo que sucedió en Uribana. Acá hubo una masacre. Es mentira que nosotros les tendimos una trampa”, fueron las palabras del recluso, quien lleva dos años y medio en el penal.

Lea a continuación la entrevista completa realizada por Ana Karolina Mendoza del diario La Verdad

En 11 minutos y 54 segundos narró a La Verdad la situación que vive junto con otros dos mil compañeros desde el viernes en la mañana. No reveló su identidad, solo indicó su apodo: el “Gordo”. Tiene dos años y medio preso en el Centro Penitenciario de la Región Centrooccidental y fue uno de los sobrevivientes de la “masacre de Uribana”.

“No podemos salir. Si nos asomamos los guardias nos caen a tiros desde las garitas”

“La situación acá es tensa. Nos quieren sacar, trasladar. Nos cortaron el agua y la luz. Afuera están los guardias con los autobuses prendidos. Esto es muy fuerte”. Sus familiares están a unos 200 metros de Uribana, al ras de la cinta amarilla y con una docena de vestidos de verde, con fusiles en mano, pisándoles la sombra.

El “Gordo” y los otros presos están “atrincherados” en los sectores (áreas) de Mínima, Media, Máxima, Observación y en la Pista, donde están aglomerados los internos que profesan las diferentes corrientes protestantes del cristianismo. “No podemos salir. Si nos asomamos los guardias nos caen a tiros desde las garitas”.

La requisa

Los uniformados de la Guardia Nacional ingresaron en el recinto el viernes a las 9.00 de la mañana. Media hora después, al menos dos mil 200 internos estaban desnudos, acostados boca abajo en el engramado del estadio de fútbol del penal. Les hicieron la revisión corporal que antecedería a la requisa del penal. Pero no, fue el preámbulo de una “masacre”, como lo calificó la fuente.

“Nos golpearon y dispararon al aire. Cuando tratábamos de levantarnos o les gritábamos que dejaran de hacer tiros nos daban cachazos y patadas. De pronto comenzaron a dispararnos a nosotros. Ahí comenzó la sangre. Fue como una hora de plomo y bombas. Lanzaron como 50 granadas… Quizás exagere, pero es que fueron muchas las detonaciones. El humo nos asfixiaba”.

A los muertos los colocaron uno encima de otro en el piso de la pista. A las 11.00 de la mañana comenzaron a sacarlos y los llevaron junto con los heridos al Hospital Central Antonio María Pineda y al Hospital Militar. “Allá están apoyándose nuestras madres, hermanas y mujeres. Somos una familia de presos que se apoya”.

Los muertos

“Necesitamos que el país sepa lo que sucedió en Uribana. Acá hubo una masacre. Es mentira que nosotros les tendimos una trampa”. El “Gordo”, reo de Uribana.

El “Gordo”, quien purga condena por homicidio, desestimó la cifra de fallecidos y heridos que dieron los médicos. “Los muertos pasan de 100. El viernes a las 4.00 de la tarde contaron 92. Como a las 7.00 de la noche detonaron unas granadas que lanzaron los guardias y sacaron al menos cinco muertos más”.

Desconocen si aún hay cadáveres dentro de Uribana: “Si te digo que hay cuerpos sin vida dentro del penal te miento, porque no nos dejan salir de los sectores. Si nos asomamos, nos disparan. Y no queremos morir aquí adentro”.

Piden atención

Antes de terminar la llamada, porque “racionan las pilas de los teléfonos”, el “Gordo” aseguró que el director de Uribana, Nelson Bracca, no les ha dado la cara. “No tenemos conocimiento de lo que han acordado las autoridades. Sabemos que vino la ministra Varela; pero hasta ahí. No tenemos contacto con ellos (…) Necesitamos que nos garanticen nuestros derechos humanos, el apoyo de los familiares, la atención del Ministerio Público”.

Requisa anunciada

La requisa del penal la programaron para noviembre pasado. La postergaron para diciembre, pero tampoco la realizaron por las festividades.

Venezuela » en esta sección

buscador