Publicado el 04 de feb de 2013 6:14 am |

  comentarios

Foto: AFP / Archivo / Imagen Referencial

(Caracas, 04 de febrero. Noticias24) – El diario El Nacional publicó un artículo el cual expresa que “con el anuncio de reformar la Ley de Contribución Especial por Precios Extraordinarios y Exorbitantes en el Mercado Internacional de Hidrocarburos –el llamado impuesto a la ganancia súbita- nuevamente el Gobierno se ve obligado a corregir una medida promovida por el ministro de Planificación y Finanzas, Jorge Giordani”.

Asimismo, el escrito indica que “esa legislación, que fue impulsada en 2008, tenía como fin ahorrar buena parte del excedente en los ingresos de Petróleos de Venezuela obtenidos por los altos precios del crudo”.

Por su parte, el director de Econométrica, Ángel García Banchs, expresó al diario que “es un cambio insuficiente porque la oferta de divisas al BCV sólo aumentará en 2,5 millardos de dólares con esa reforma y eso apenas representa un incremento de 2%”.

A continuación el texto publicado por el medio:

Con el anuncio de reformar la Ley de Contribución Especial por Precios Extraordinarios y Exorbitantes en el Mercado Internacional de Hidrocarburos –el llamado impuesto a la ganancia súbita- nuevamente el Gobierno se ve obligado a corregir una medida promovida por el ministro de Planificación y Finanzas, Jorge Giordani.

Esa legislación, que fue impulsada en 2008, tenía como fin ahorrar buena parte del excedente en los ingresos de Petróleos de Venezuela obtenidos por los altos precios del crudo. Sin embargo, ese impuesto es rechazado por los socios extranjeros de la estatal, perjudican las finanzas y el plan de aumento de producción de la estatal y limita los aportes en divisas al Banco Central de Venezuela.

“Es un cambio insuficiente porque la oferta de divisas al BCV sólo aumentará en 2,5 millardos de dólares con esa reforma y eso apenas representa un incremento de 2%”, comenta Angel García Banchs, director de la firma Econométrica. “Creo que vamos a una actividad petrolera que pasará por una disminución en los impuestos, comenzando por la eliminación de estas tasas de la contribución especial. Esa es la única forma para que puedan agilizar las inversiones en el sector y el Gobierno cumpla su meta de aumentar la producción”, añade.

En el pasado también se tomaron medidas similares que perjudicaron las cuentas de la estatal. En 199 el ministro Giordani impulsó una modificación a la Ley del Fondo de Estabilización Macroeconómica, que obligaba a ahorrar la mitad de los ingresos obtenidos por la venta de crudo y combustibles por encima de 9 dólares por barril. Después de dos años, la norma de acumulación se hizo imposible de cumplir tanto por parte del Gobierno como de Pdvsa.

En 2005 se creó el Fondo de Desarrollo Nacional, que obligaba a Pdvsa de manera discrecional a realizar aportes. Simultáneamente se reformó la Ley del Banco Central de Venezuela, con el fin de eliminar el artículo que obligaba la petrolera a vender la totalidad de las divisas provenientes de sus exportaciones. El objetivo era que una porción de esos recursos estuvieran a disposición del Ejecutivo en las cuentas del Fonden.

Posteriormente se impulsó el impuesto a la ganancia súbita, que si bien impuso una norma de aportes terminó afectando a Pdvsa porque en 8 años –que comprenden entre 2005 y 2012- ha tenido que aportar a ese fondo 59,6 millardos de dólares.

Volver a la orilla. Todas esas normas de acumulación del excedente petrolero han tenido que ser revisadas y flexibilizadas e incluso derogadas, como ocurrió con la del FEM debido a los problemas que generaron en la petrolera y hasta en la tesorería pública. En esta oportunidad, la situación se agrava por el sostenimiento de una política cambiaria -también impulsada por el ministro Giordani- que mantiene por largo el mismo tipo de cambio sin tomar en cuenta que no se ha logrado reducir la inflación.

Estas trabas en el flujo de caja de Pdvsa son una de las razones por las cuales, según economistas, de por qué Pdvsa se vio obligada en 14 años a incrementar su endeudamiento financiero en 463,3%, cuando se compara el préstamo de la estatal por 7,1 millardos de dólares en 1998, último año del segundo gobierno de Rafael Caldera, con el saldo de 40 millardos de dólares al cierre de 2012, cuando Hugo Chávez concluyó su año número 14 en el poder.

La mayor parte se contrató en los últimos 6 años cuando se han marcado récord en precios del crudo y en ingresos por exportaciones. “Esa deuda es mayor porque no incluye los pasivos laborales de más de 20.000 trabajadores expulsados entre 2002 y 2003, ni la deuda con los jubilados por la falta del pago de intereses de su fondo, ni aporte alguno a los arbitrajes que posiblemente pierda la estatal”, comenta el ingeniero Diego González, presidente del Centro de Orientación de Energía.

“Este endeudamiento no ha servido para aumentar la producción de petróleo, ya que al cierre de 1998 el promedio anual de producción de crudo fue de 3,3 millones de barriles diarios. Según cifras de Pdvsa enviadas a la Opep, la producción promedio para 2012 fue de 2,8 millones de barriles por día”, acota.

Las estadísticas del BCV señalan que en promedio la actividad petrolera entre 1999 y 2012 registra una contracción de 1% anual, período en el cual ocho años mostró un resultado negativo y sólo en seis años fue positivo.

Extraordinario y exorbitante

En la Ley de la Contribución Especial o el llamado al impuesto a la ganancia súbita que se aprobó en 2011, impulsada por el ministro de Planificación y Finnazas, Jorge Giordani, se introdujo como novedad la existencia de dos tipos de precios del petróleo en el mercado internacional de hidrocarburos –los extraodinarios y los exorbitantes- a partir de los cuales se considera que hay excedente en ingresos.

Se habla de precios extraordinarios a toda cotización en las exportaciones de crudo y combustibles entre la referencia del aporte fiscal del presupuesto público, que este año está en 55 dólares, y el nivel de 70 dólares por barril. Por exorbitante se asume a toda venta petrolera por encima de 70 dólares.

La reforma legal que impulsa el Gobierno plantea que ahora el precio extrodinario tenga como tope 80 dólares y a partir de allí pasa a ser exorbitante.


Por Andrés Rojas Jiménez

Con información de El Nacional

Comentarios desactivados para esta noticia.

Venezuela » en esta sección

buscador