Publicado el 04 de feb de 2013 4:27 pm |

  comentarios

Foto: Ana Vanessa Herrero / Noticias24

(Caracas, 04 de febrero – Noticias24).- La tan polémica gorra tricolor en el país sigue dando de qué hablar. Los colores de nuestra bandera: amarillo, azul y rojo y sus ocho estrellas una vez más vuelven a ser el centro de la opinión publica.

Reconocidó como un símbolo netamente opositor, este implemento se posicionó como un objeto distintivo durante la campaña presidencial de Henrique Capriles Radonski. El líder político logró hacer de esta pieza la insignia de su propuesta.

En las multitudinarias concentraciones en apoyo a Capriles cientos de gorras teñían de tricolor las calles del país. Para aquellos intensos días de campaña, nuestra bandera hecha gorra se convirtió en uno de los bienes más preciados, mucho más si fue conseguida a fuerza de sudor, empujones y golpes en medio de una frenética muchedumbre que intentaba atajar alguna de las que lanzó el entonces candidato en sus recorridos.

Para muchos constituyó un signo de rebeldía que generó pronunciamientos encontrados, el más prominente de ellos el de la propia rectora del Consejo Nacional Electoral (CNE), Tibisay Lucena, cuando el 31 de julio de 2012 aseguró: “Todo lo que es la utilización de banderas nacionales está taxativamente prohibido en los actos de campaña”.

Pese a la advertencia del ente rector del sufragio, el ahora gobernador del estado Miranda seguía portando la gorra, de manera firme defendió su posición llamando a sus detractores a “ser serios” frente al panorama electoral que corría. “El tema ahora para el Gobierno es la gorra que usa Capriles. No les importa que los hospitales no funcionen, les importa la gorra que uso. Yo no estoy violando ninguna norma”.

Protegerse del sol, lluvia o como simple símbolo inequívoco de apoyo al líder opositor, la llamada “gorra de Capriles” se transformó en el blanco de críticas. Políticos, artistas y demás personalidades se ataviaron de este objeto, una mañana los próceres de las principales plazas también portaron este “estandarte” opositor. Quien fuera aspirante a la Presidencia de la República la llevó incluso fuera de nuestras fronteras, así lo vimos en una fotografía en la que el objeto reposó en el Despacho de la Presidencia de Colombia.

Hoy la gorra vuelve a atraer miles de comentarios, el chavismo la ha proclamado en el marco de las celebraciones del 4 de febrero de 1992 como un nuevo elemento del “antiimperialismo” que pregonan en cada uno de sus discursos.

La nueva gorra del chavismo no solo es tricolor, en ella ha sido dibujada el signo del 4-F, “una idea muy original que se le ocurrió a Diosdado Cabello” según ha afirmado el propio vicepresidente Nicolás Maduro.

La bandera nacional es entonces un elemento “de la revolución y los revolucionarios” y así lo ha advertido Maduro: “No se la pueden robar como están acostumbrados a robársela la oligarquía mercachifle y los burgesitos sifrinoides”. Ante esto último, Capriles ha respondido: “Jamás podrán expropiarla ni tampoco el futuro de los venezolanos”.

¿Se convierte así la gorra tricolor en un hito en la historia contemporánea de Venezuela? Serán los venezolanos quienes con su uso o rechazo lo determinen.

Por: Katherin A. Vásquez G.
Foto: Ana Vanessa Herrero / Noticias24

Venezuela » en esta sección

buscador