Publicado el 05 de feb de 2013 5:04 pm |

  comentarios

Foto: EFE/Miguel Gutiérrez

(Caracas, 05 de febrero – Noticias24).- Un accesorio tan sencillo como una gorra y algo tan patriótico como el tricolor se unen en un elemento que desata la polémica en escena política venezolana.

La gorra tricolor que más recientemente popularizó Henrique Capriles Radonski en su campaña por la presidencia es reclamada por el oficialimo que argumenta los derechos sobre el artificio que habría sacado por primera vez al ruedo la organización “Clase Media en Positivo”, afines con el presidente Hugo Chávez.

A propósito de todo esto, Antonio Barrios quiso contar la “verdadera historia de la gorra tricolor”. Se la presentamos a continuación:

Aunque en 2003 los integrantes del movimiento sociopolítico Clase Media en Positivo lucían sobre sus cabezas la gorra que diseñaron, como una manera de manifestar su apoyo a la revolución Bolivariana y a su líder, el presidente Chávez, nueve años después, en 2012, la derecha venezolana la usó como material de propaganda en la campaña para las elecciones presidenciales del 7 de octubre de 2012.

Tanto la bandera venezolana como el escudo nacional pasaron por algunas modificaciones cuando, en marzo del año 2006, la Asamblea Nacional de Venezuela, compuesta en su gran mayoría por diputados del Bloque Patriótico, aprobó la reforma parcial a la Ley de Bandera, Escudo de Armas e Himno Nacional de la República Bolivariana de Venezuela.

Entre los cambios realizados está la inclusión de la octava estrella a la bandera de la República Bolivariana de Venezuela, que representa la provincia de Guayana, en honor al decreto del Libertador Simón Bolívar del 20 de noviembre de 1817. También el escudo recuperó la imagen del caballo blanco indómito como en el de La Federación del año 1863.

La derecha criticó fuertemente las modificaciones y llamó a una marcha a lo largo de la avenida Francisco de Miranda en Caracas para mostrar su descontento. Además, en las actividades promovidas por ellos, no faltaron antichavistas que voltearon banderas, mutilaron la octava estrella octava, a la que consideraron sobrante, y se pusieron gorras negras con siete estrellas como parte del llamado “luto activo”.

Más recientemente, en marzo de 2012, la caricaturista Rayma Suprani dibujó el pabellón nacional con ocho impactos de bala que sustituían a las estrellas. Esta imagen obtuvo el repudio público, tal como el expresado por el usuario de Twitter @Uncasgraphic quien hizo una gráfica del pueblo reconstruyendo el símbolo patrio con un mensaje: “No te preocupes bandera, somos más los que te queremos y amamos que aquellos que te irrespetan”.

Dos años antes, mujeres venezolanas de distintas regiones del país bordaron las ocho estrellas en una enorme bandera nacional que recorrió las antiguas provincias criollas. Este pabellón fue colocado sobre el féretro del Libertador, en el Panteón Nacional, desde el 24 de julio de 2010.

Durante un acto realizado en el Museo Histórico Militar y cuartel de la Milicia Nacional Bolivariana, este lunes 4 de febrero, para conmemorar la rebelión cívico militar de 1992, el vicepresidente de la República, Nicolás Maduro presentó la “gorra patria”, con el amarillo, azul y rojo, el escudo con el caballo viendo hacia la izquierda y el logo que identifica la fecha: “4F”.

“Fue Chávez, él es quien rescató el tricolor nacional, todo el que use el tricolor debe ser antimperialista”, dijo y recordó que la octava estrella que hoy está en la bandera venezolana, y que representa a la provincia de Guayana, no fue aprobada por la oposición en la Asamblea Nacional.

Hemos hecho un diseño de una gorra que le proponemos a los venezolanos, la gorra de revolución, de los revolucionarios. Ni la oligarquía ni la burguesía se la podrán robar”, expresó Maduro.

Escrito por Antonio Barrios, publicado en AVN.