Publicado el 22 de feb de 2013 6:34 am |

  comentarios

Foto: Noticias24 / Archivo

(Caracas, 22 de febrero. Noticias24) – El politólogo Farith Fraija señaló este viernes en su columna de opinión que “ha sido un recurso recurrente por algunos dirigentes políticos fuera y dentro del país, tildar de dictador a Chávez y de dictadura al sistema de gobierno venezolano”.

En ese sentido, comentó que “es una extraña y muy particular dictadura, que ha profundizado la participación del pueblo organizado e individualmente en procesos políticos de alta significancia”.

“Es una dictadura muy singular, pues incluso aquellos que acusan, son diputados electos ante la Asamblea Nacional, por voto directo, secreto y universal. Tan extraña es nuestra dictadura, que un Diputado al Parlatino que acusaba al gobierno venezolano de hacer fraude electoral el pasado 15 de agosto de 2004 con las maquinas electorales, en vez de estar en los calabozos de la Isla del Burro fue electo con las mismas maquinas que denunció. Al parecer, cambió drásticamente de opinión”, expresó.

A continuación la columna completa:

Ha sido un recurso recurrente por algunos dirigentes políticos fuera y dentro del país, tildar de Dictador al presidente Chávez y de dictadura al sistema de gobierno venezolano. Sin embargo es una extraña y muy particular dictadura, que ha profundizado la participación del pueblo organizado e individualmente en procesos políticos de alta significancia.

Solo por citar algunos, nuestro proceso constituyente, o incluso los diversos referéndums, como aquel que nos permitió en primer lugar reafirmar al presidente Chávez en medio de un intento de crisis de gobernabilidad, o aquellos donde se consultaron modificaciones al texto constitucional.

Es una dictadura muy singular, pues incluso aquellos que acusan, son diputados electos ante la Asamblea Nacional, por voto directo, secreto y universal. Tan extraña es nuestra dictadura, que un Diputado al Parlatino que acusaba al gobierno venezolano de hacer fraude electoral el pasado 15 de agosto de 2004 con las maquinas electorales, en vez de estar en los calabozos de la Isla del Burro fue electo con las mismas maquinas que denunció. Al parecer, cambió drásticamente de opinión.

En esta extraña dictadura, del gobierno, del líder y del partido, se están convocando elecciones internas para el fin de semana y la semana entrante.

Desde el 23 hasta el 28 de febrero, el Psuv, partido que apoya y practica la dictadura, estará otorgándole el poder de decidir a su militancia sobre quiénes serán los precandidatos a alcalde y concejales que se medirán el próximo 7 de abril. Es un ejercicio inédito en Venezuela pues en esta oportunidad, la participación se abre incluso desde la decisión de las postulaciones. Que rara dictadura.

Las famosas convenciones adecas y copeyanas, donde la participación era calificada, y el proceso carecía de ejercicio democrático, pues la base no era considerada como capaz de decidir, forman parte del pasado político en Venezuela. Sin embargo, hay sectores que han querido disfrazar de elecciones primarias, ejercicios inconsultos que más que profundizar la democracia dentro (intra) de cada partido, han ayudado a resolver apetencias personales.

Ejemplo son las elecciones de la oposición, las cuales también se realizan en este régimen dictatorial. A diferencia con otros procesos primarios, como los realizados hace más de un año, el 12 de febrero de 2012, los partidos de forma impuesta decidieron quiénes serían los candidatos a medirse en un proceso de elección interna interpartido, no intrapartido.

¿Acaso usted militante de UNT votó para que Rómulo Herrera fuese candidato a Alcalde de Guaicaipuro, o por Roberto Rojas como candidato por Primero Justicia? En el partido de la dictadura roja, se someterá a consulta desde la escogencia de los candidatos. Vaya régimen antidemocrático éste.

La decisión a tomar, tiene un valor muy importante, pues se determinará, a partir del estereotipo, capacidad, compromiso, nivel ético y moral, quienes tendrán la oportunidad de participar en las elecciones internas del partido. Se miden líderes, por lo que la autopostulación no está permitida, y participan los que han sido organizadores y motivadores del voto revolucionario en cada municipalidad.

Así que, es muy paradójico que en esta dictadura tantos procesos de participación ciudadana, estén a la orden de los venezolanos y venezolanas, que incluso hoy día, forman parte de ese Pueblo Legislador, que propone leyes que luego se sancionan a favor de las grandes mayorías. ¿Cuántas leyes se abran sancionado por la misma vía durante aquellos anhelados por algunos, días de la IV República? Vaya dictadura tan extraña. Quedamos en contacto por la cuenta en twitter @farith15.

“Nuestra particular dictadura”
Por: Farith Fraija