Publicado el 22 de feb de 2013 7:10 pm |

  comentarios

Foto: Renata Ojeda / Noticias24 / Archivo

(Caracas, 22 de febrero – AVN).- El diputado Rodrigo Cabezas, presidente del Parlatino capítulo Venezuela, le reiteró este viernes en la tarde a la Organización de Estados Americanos (OEA) “que el destino de Venezuela lo decidirán los venezolanos”.

Estas declaraciones fueron hechas por Cabezas a AVN, luego de que el Secretario General de la OEA, José Miguel Insulza, se aventurara a decir en una conferencia ocurrida en la ciudad de París que la semana que viene se sabrá en Venezuela cuál es la situación del Presidente Chávez.

En declaraciones recogidas por la agencia AFP, Insulza, quien hace dos días también declaró sobre el tema venezolano anunciando que “vienen tiempos de decisiones”, sostuvo que los poderes públicos en Venezuela han interpretado la Constitución bajo la premisa de no restarle derechos al Presidente Hugo Chávez.

“En términos políticos esto ha evitado un conflicto que no era necesario. El tema será resuelto la próxima semana, ya sabremos cuál será la situación del Presidente Chávez y si va a poder gobernar o no”, afirmó Insulza, quien emitió tales juicios en una conferencia que dictó sobre la democracia en América del Sur, celebrada en la casa de América Latina en París.

Ante este pronunciamiento de Insulza, Cabezas respondió: “Sólo puedo decir que el destino de la Revolución Bolivariana y de las instituciones venezolanas no se va a decidir en la OEA. El destino de Venezuela y de sus instituciones lo decidiremos los venezolanos y las venezolanas. Además, aquí hay un presidente legal y legítimo”, enfatizó.

El secretario de la OEA advirtió que no deseaba intervenir en los asuntos internos venezolanos, sin embargo se desconocen las motivaciones que lo llevan a vociferar tales vaticinios, dado que el gobierno venezolano no ha emitido ninguna información en esa dirección.

Las recientes declaraciones de Insulza se producen en la misma semana en que el Departamento de Estado norteamericano adelantó una opinión sobre Venezuela que provocó la más enérgica respuesta del Gobierno Bolivariano, dado que dichas declaraciones “constituyen una nueva y grosera injerencia de Washington en los asuntos internos del país”.