Publicado el 23 de feb de 2013 9:26 pm |

  comentarios

Video: Youtube, 24 de febrero de 2013

(Caracas, 23 de febrero. Noticias24).- Diego Arria sostiene que Venezuela atraviesa una crisis institucional y que es el momento de armar una Gran Alianza Nacional que nos permita establecer un proyecto de país –ya elaborado por el equipo técnico de la Mesa de la Unidad, y desechado por el Comando Venezuela- en el que esté muy claro que nadie es más que nadie.

“Venezuela no tiene gobierno. Un grupo político usurpa funciones y es avalado, por la fuerza de la inercia, por otro grupo político que aspira a tomar posiciones de poder, en la escala que sea. Lo cierto es que los jóvenes venezolanos, los únicos que están claros porque saben que su futuro se decide ahora y no dentro de veinte años, demandan acciones de consenso por el país”, señaló Diego Arria, en el marco de la II Asamblea de la Junta Patriótica.

“Venezuela no tiene gobierno. Un grupo político usurpa funciones y es avalado, por la fuerza de la inercia, por otro grupo político que aspira a tomar posiciones de poder, en la escala que sea”

Arria, quien junto a Pablo Medina, Enrique Aristigüieta Gramko y otras personalidades del país, está empeñado en la tesis del rescate institucional de Venezuela, aseguró que el actual no es un régimen sustentado con el apoyo de los militares. “Los militares son el régimen”.

En un ambiente, exageradamente embelesado en lo electorero “Los dirigentes políticos corremos el riesgo de que los jóvenes nos digan: Váyanse todos. Y me refiero a todos”.

En ese sentido, Arria aseguró que “la presencia y las palabras hoy aqui de Enrique Aristigüieta Gramko, con la autoridad histórica que le confiere haber formado parte de la Junta Patriótica que acabó con la dictadura de Marcos Pérez Jiménez, no pueden ser más estimulantes para nosotros. Así como la de Gaby Arellano, estudiante del M13, y la de Froilán Barrios, defensor de los derechos de los trabajadores”, enumeró.

Quien fuera candidato presidencial y abanderado de la necesaria transición política, aseguró que “si bien es cierto que es muy difícil anticipar los grandes cambios en las sociedades, en la nuestra se han producido en las últimas semanas algunos anticipos importantes: Primero, los estudiantes que se encadenaron frente a la misión de la OEA en Caracas fueron los únicos que le dijeron al mundo que en el país se había roto el hilo constitucional”.

Días antes, Monseñor Diego Padrón, en nombre de los obispos dijo que “era moralmente inaceptable la interpretación de la Constitución para fines políticos –lo que recuerda la Carta Pastoral de Monseñor Arias Blanco, poco antes de la caída de la dictadura en 1958-

Luego unos indígenas de la etnia Pemón, no solo someten a 41 soldados fuertemente armados, sino que le reclaman a un general indiciado por cooperador en el tráfico de drogas que se está regalando nuestro territorio a los chinos y a los rusos.

“Toda la Fuerza Armada es institucional. El régimen creó una nueva institucionalidad. Ellos son leales no al país sino a un hombre”

Más tarde, otro grupo de estudiantes se instala al frente de la Embajada de Cuba -hoy centro del poder en nuestro país- y le dicen al mundo que hemos perdido nuestra soberanía. Y como si fuera poco, hoy las Academias Nacionales producen la más importante declaración sobre la realidad política y jurídica del país. Lo que reivindica la importancia del debate de las ideas, más allá de las políticas públicas”.

“Con estos antecedentes, aun me sorprendo cuando escucho sobre una división en la Fuerza Armada entre oficialistas e institucionalistas. No. Toda la Fuerza Armada es institucional. El régimen creó una nueva institucionalidad. Ellos son leales no al país sino a un hombre, a un legado de odio, división, revancha, resentimiento, violencia. Y lo peor, están montando esa pesada carga sobre los hombros de los cadetes, futuros oficiales”.

“Me dicen que hay un grupo importante, dentro de la Fuerza Armada, que se autodenomina “Constitucionalistas”, el país los espera”, invitó Arria.

Frente a esta realidad, Arria, así como el resto de los asistentes, coincide en la necesidad de convocar a todos los sectores del país a una Gran Alianza Nacional que active los mecanismos necesarios para el rescate de las instituciones que sucumben ante el secuestro del actual poder político.

“La oposición oficial desatiende los verdaderos problemas porque se concentra en lo que llaman inminente, y para ellos lo inminente es el consenso en torno a una candidatura presidencial; que por cierto, se decidirá entre cuatro o cinco personas. Yo me niego a aceptar que una vez más los señores Julio Borges, Ramón Guillermo Aveledo, Ramón José Medina, Ismael García y Manuel Rosales, se abroguen la decisión más trascendente para el futuro de Venezuela, y que a eso lo llamen consenso nacional”.

“Yo me niego a aceptar que una vez más los señores Julio Borges, Ramón Guillermo Aveledo, Ramón José Medina, Ismael García y Manuel Rosales, se abroguen la decisión más trascendente para el futuro de Venezuela”

En ese sentido Arria ratificó el compromiso personal y colectivo de acogerse a la tesis del consenso, pero con la amplitud que permite la Gran Alianza Nacional que propone. “En igualdad de condiciones, deben sentarse los políticos, los empresarios, los estudiantes, los académicos, los sindicatos, las iglesias y otros factores de la sociedad civil de toda Venezuela. El futuro del país no se agota en los partidos políticos; y mucho menos, ellos tienen potestad alguna para convertirse en suprema corte evaluadora del resto de los sectores de la vida nacional”, enfatizó.

“Un ejercicio elemental de humildad, debe obligar la reflexión sobre lo indispensable que resulta la representatividad nacional ante la crucial circunstancia que atraviesa el país; en el que la inclusión debe ser la norma; porque la Unidad no es suficiente; Requerimos, nos urge, la Unión, que suma las unidades”.

“Mientras se insiste en la tesis del consenso para una candidatura; no se dan muestras de lucha contra condiciones electorales adversas; lo que en sí mismo es una contradicción”, señaló Arria quien dejó claro que los sectores de la oposición oficial podrán emitir alguna señal, si al menos sustituyeran a los llamados técnicos electorales que defienden los derechos de los ciudadanos ante el ministerio de elecciones. “Son los mismos desde hace varios años, los mismos que fueron testigos –y avalaron- un “proceso electoral viciado”; según consta en el informe post 7O que elaboró una comisión especial de la MUD”, que aún sigue sin ser comentado por los directivos de esa entidad, criticó.

“Los que integramos esta Junta, queremos rescatar al país en paz. Pero la única manera de lograrlo es desmontando el perverso y abusivo aparato electoral sobre el cual está sustentado este régimen”, alertó

Para cerrar su intervención, Arria, pese a las claras diferencias respecto a otras formas de enfrentar la realidad –como la negación- ratificó que sólo “el día en que los venezolanos nos unamos de verdad, nos maravillaremos de las cosas excepcionales que juntos podremos lograr”, y repitió que Venezuela no saldrá de la crisis en partes. O sale toda o no saldrá”.

Comentarios desactivados para esta noticia.

Venezuela » en esta sección

buscador