Publicado el 24 de feb de 2013 3:52 pm |

  comentarios

Foto: Noticias24 / Archivo

(Caracas, 24 de febrero – Noticias24).- Leopoldo López, responsable nacional de Voluntad Popular, dijo que “no tiene miedo” a la imputación que le hizo el Ministerio Público por supuestos hechos de corrupción y que esta “no tiene ni pies, ni cabeza, pues no era ni cuentadante”.

Mientras preparaba su defensa para acudir a la cita de este jueves, aseguró al diario Panorama que “la persecución, en su contra, está siendo ordenada por Nicolás Maduro, vicepresidente de la República”.

A continuación la entrevista completa:

¿Qué explicación le da al país sobre su situación?

— Que es una decisión del Gobierno como parte de una persecución política. Me defino como un perseguido político y mis elementos son que tengo más de 20 casos de averiguaciones administrativas, ataques permanentes. Es un caso que no tiene ni pies, ni cabeza. Un hecho que ocurrió hace más de 15 años. Jamás recibí recursos, no era ni cuentadante, ni responsable (…). Durante mis ocho años como alcalde de Chacao por más que el Gobierno ha buscado y volteado las mesas para conseguir irregularidades no ha podido porque no las hay. La persecución está siendo ordenada por Nicolás Maduro, vicepresidente de la República, porque el 15 de enero pasado el gobernador Vielma Mora hizo un señalamiento en mi contra (…) por los hechos acontecidos en Táchira y ordenó las averiguaciones. Es evidente que no hay autonomía en los poderes públicos y que Nicolás Maduro dio una orden de que se diera una imputación en la que no hay delito, solo instrucciones de corte político.

Con este señalamiento, ¿está retando al vicepresidente Maduro?

— Ciertamente. La cobardía del uso y abuso de poder de Nicolás Maduro es lo que llevó a que se diera esta imputación. Busca la grabación del Consejo Federal de Gobierno del día 15 de enero y allí está.

¿Hasta dónde va a llegar usted con este proceso judicial que se le sigue?

— Hasta el final. Voy a presentarme a la citación del jueves y en todos los espacios que corresponda. No tengo ningún temor, no tengo rabo e’ paja, ni nada qué temer (…). Estamos viendo un Gobierno que pretende hacerse ver como el dueño de la verdad, del bien y el mal. Creo que las grandes transformaciones democráticas siempre la han hecho hombres y mujeres perseguidos por gobiernos autoritarios. De alguna manera es un honor ser un perseguido de un Gobierno como éste que no tiene moral porque tiene casos de corrupción en todos los ámbitos que están ante los ojos de los venezolanos (…).

Su caso se suma al de los diputados a la AN, Richard Mardo y Gustavo Marcano, de Primero Justicia…

— Se suma a muchos otros casos que están como parte de esa persecución, utilizando las instituciones públicas para el aniquilamiento político. Por qué me inhabilitan en el 2008, porque sabían que iba a ganar con el 70% la Alcaldía Metropolitana (…). Buscan evitar que sigamos en la calle, que sigamos con las asambleas populares, porque hemos tenido una posición muy firme contra el Gobierno (…).

¿Cree que no se va a repetir en su caso, como si ocurrió con otros dirigentes, el peligro de fuga?

—No, no tengo nada que temer de cualquier consecuencia que el Gobierno se plantee en sus estrategias. Si toman la decisión de privarme de libertad, asumiré las consecuencias con la frente en alto, y si pretenden llevarme a juicio, allí estaré denunciando en la calle (…). El Gobierno está recurriendo al miedo como una herramienta para gobernar.

A Leopoldo López se le ha visto solo en este proceso, no se ha visto el respaldo de la oposición…

— Sí, sí ha habido por parte de las organizaciones que hacen vida en la Mesa de la Unidad. El proceso no ha comenzado y por supuesto estoy seguro que ese día (jueves) me van a acompañar.

¿Considera que en Venezuela hay una sola oposición?

— A pesar de que hayan diferencias, como es lógico en cualquier colectivo, hay una oposición solidaria defendiendo los ataques a cualquiera que surjan de la manipulación de la justicia (…).

¿Cuál es su visión sobre la propuesta del candidato preventivo que presentó Copei?

— Es un tema que se va a discutir la semana que viene. Entre domingo y lunes.

¿Cree que la oposición ya debería estar en la calle con su candidato?

—Tenemos que discutir cuáles son las razones que tenemos para enfrentar lo que luce inevitable, que es un proceso electoral en el corto plazo.

¿Acaricia la idea de ser ese candidato?

—No, no está planteado. Lo que sí está planteado es que revisemos cómo fuimos a las elecciones del 2012 y cómo vamos a ir para unas elecciones que muy probablemente estén planteadas para el 2013.

¿Considera que en este momento hay una radicalización de la oposición al mismo tiempo que del Gobierno?

— Hay una radicalización del Gobierno que lo que busca es el aniquilamiento de la disidencia. Cortarle la cabeza a cualquier voz que hable distinto y obviamente tiene que haber una reacción (…). El Gobierno quiere hacerle creer a los venezolanos que las medidas económicas son una solución, cuando el paquetazo es culpa del manejo de una economía irresponsable.

¿En qué condiciones está la oposición en un escenario de tantas expectativas alrededor del futuro político?

—Estamos en las condiciones de mantenernos unidos. De plantearle a los venezolanos una alternativa de Gobierno, lo que significarían políticas distintas en los diferentes ámbitos como el económico, social, seguridad social.

Con información de Panorama.