Publicado el 27 de feb de 2013 6:43 pm |

  comentarios

Foto: Miguel Gutiérrez / EFE

Caracas, 27 de febrero. AP) - Miles de seguidores del gobierno marcharon el miércoles en Caracas para conmemorar las violentas protestas callejeras del 1989 conocidas como El Caracazo.

Entre banderas venezolanas, afiches del presidente Hugo Chávez y pancartas alusivas, miles de empleados públicos y manifestantes oficialistas vestidos con sus características franelas rojas, salieron el miércoles a las calles del oeste y centro de la capital al ritmo de contagiosas canciones de pop y de protesta.

“Para nosotros es muy doloroso el saber que han pasado 24 años y ni siquiera exista un juicio por los hechos”

Las marchas recorrieron algunas calles hasta una céntrica plaza capital donde las autoridades encabezaron una concentración para recordar la fecha que el oficialismo cataloga como una “rebelión popular” contra un paquete de medidas que se impuso al inicio del segundo mandato el fallecido ex presidente Carlos Andrés Pérez.

“Los tiempos de masacre, de paquetazos neoliberales quedaron en la historia”, afirmó el vicepresidente Nicolás Maduro al recordar, durante la concentración oficialista, los violentos sucesos que se registraron en la capital en febrero de 1989.

“No habrá otro burguesito que vuelva a joder al pueblo de Venezuela”, dijo Maduro en cadena de radio y televisión al criticar a los sectores opositores a los que señaló de ser unos “conspiradores golpistas” y estar promoviendo una “guerra económica”.

El vicepresidente anunció que el gobierno aprobó unos recursos para indemnizar a algunos de los familiares de los fallecidos en las protestas de 1989 y creó una “comisión de la verdad” para investigar los crímenes ocurridos entre 1958-1999.

“Para nosotros es muy doloroso el saber que han pasado 24 años y ni siquiera exista un juicio por los hechos”, dijo Iris Medina, una de las fundadoras de la ONG Comité de Familiares y Víctimas del 27 de febrero de 1989 (Cofavic), al rechazar el miércoles las celebraciones oficialistas.

Foto: AVN / Gregorio Terán

Medina, cuyo esposo falleció dentro de su casa durante los violentos disturbios de 1989, objetó que el gobierno llame “mártires” a los fallecidos en esos sucesos y dijo a la emisora local Unión Radio que “la mayoría de las personas que murieron no salieron a las calles a defender a nadie, ni queriendo morir por la patria”.

Los desórdenes que estallaron el 27 y 28 de febrero de 1989, al inicio del segundo mandato de Pérez que se desarrolló entre 1989-1993, dejó al menos 300 muertos. Activistas aseguran que el número de víctimas supera en varios cientos las cifras reconocidas por el gobierno.

Cofavic rechazó en un comunicado los actos oficialistas y dijo que lamentaba que cada aniversario de “Caracazo” sea utilizado por las autoridades para que “anuncien acciones legales, inauguren exposiciones y monumentos inconsultos con las víctimas”, en lugar de “dar con los responsables de esta masacre y establecer la verdad de lo ocurrido hace más de dos décadas”.

Mientras el oficialismo hacía su concentración en el centro de la capital una treintena de estudiantes opositores se mantenían apostados en medio de una calle del municipio capitalino de Chacao exigiendo la presencia de Chávez que desde hace unos 80 días no ha hecho ninguna aparición pública ni ha emitido declaración luego que fue sometido en Cuba a una operación por la reincidencia del cáncer.

El gobernante, de 58 años, retornó el 18 de febrero al país y se mantiene internado bajo fuertes medidas de seguridad en un hospital militar en el oeste de la ciudad.

Foto: AVN / Gregorio Terán

Acostados en el suelo sobre colchonetas y cartones, y con cadenas alrededor de sus cuerpos y brazos, los universitarios cumplieron este miércoles más de doce horas de protesta.

“Si el presidente no puede hablar, si el presidente no se puede parar de la cama, entonces nosotros exigimos que se haga cumplir… la Constitución”, que contempla que cuando el presidente no esté en condiciones de gobernar se debe convocar a elecciones en un plazo de 30 días, afirmó el estudiante de comunicación social, Franklin Gómez, de 22 años, al exigir a las autoridades que informen la “verdad” sobre el estado de salud del mandatario.

“Estamos buscando que se reestablezca el hilo constitucional y no sigan pasando encima de las leyes”, indicó el universitario Carlos Ramírez, de 22 años, al defender su protesta y criticar a Maduro y el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, a los que señaló de estar “usurpando” el poder.

Ramírez dijo a la AP que se mantendrá junto a sus compañeros en protesta hasta que “se sepa la verdad (sobre Chávez) porque los venezolanos tienen el derecho a saber la verdad”.

Por Fabiola Sánchez

Foto: AVN / Gregorio Terán
Foto:AVN / Gregorio Terán