Publicado el 03 de mar de 2013 9:57 am |

  comentarios

Video: Televen, 03 de marzo de 2013

(Caracas, 03 de marzo. Noticias24) – El periodista José Vicente Rangel señaló en sus Confidenciales que en el más reciente estudio realizado por Ivad reveló que 84,2% de los carabobeños ven como positivo el desenvolvimiento de Hugo Chávez como Presidente de la República.

Asimismo, dijo que el 12% ve negativo el desenvolvimiento del Primer Mandatario y 3,8% no sabe o no responde. Indicó que el 52,6% votaría por Nicolás Maduro en caso de que se convoque a una elección Presidencial, 28,8% por Henrique Capriles Radonski, brecha a favor de Maduro de 23,8%.

“En la actualidad, esos sectores presionan para recuperar ese acceso y de paso desestabilizar la economía”

En cuanto a la militancia y simpatía partidista, acotó que el 51,6% de los venezolanos está con el Psuv, el 5,3% con Primero Justicia (PJ), 3,1% con Proyecto Venezuela, 1,6% con AD, 1,2% Copei, otros suman 2,9% y ninguno 33,3%.

“Hay desesperación en diversos sectores opuestos al Gobierno nacional por las acciones adoptadas por éste que les corta el acceso al excedente petrolero. En la actualidad, esos sectores presionan para recuperar ese acceso y de paso desestabilizar la economía. Esto ocurre mientras el Producto Interno Bruto sube por tercer año consecutivo. 2010: 1,5%, 2011: 4,2% y 2012: 5,6%. Pese a este crecimiento, dicen que la economía anda mal, por cierto lo que más pesa en el PIB es el sector no financiero, no petrolero, privado con un 57,8%, sector que más crece con una tasa de 6,5% teniendo una incidencia en el total del crecimiento 5,6% del año 2012 de 3,75%. Esto es un 64,7%”, explicó.

Igualmente, dijo que “más de un dirigente de la MUD dice no entender cómo es que siendo Chávez el enemigo principal se haga en la oposición una campaña para que regresara de Cuba y prácticamente cesaran los cuestionamientos que se le hacían, todo ello con el propósito de enfrentar a Nicolás Maduro. Estiman que la maniobra es demasiado burda y el chavismo se la vaciló“.

“Álvaro Uribe convierte su obsesión antichavista en una política contra Venezuela. Las informaciones confidenciales que llega al país a través de fuentes confiables indican que el expresidente sigue muy activo en su propósito de desestabilizar el proceso bolivariano, valiéndose para tal fin de sus vínculos con miembros de las Fuerzas Armadas colombianas, oficiales retirados, sectores civiles que les son fieles y grupos económicos”, añadió.