Publicado el 03 de mar de 2013 8:25 pm |

  comentarios

Foto: EFE

(Caracas, 3 de marzo – Noticias24) Los universitarios vuelven a ser los protagonistas, aunque su lucha dista mucho a aquella de antaño. Ellos lograron desbancar del ojo público a políticos, opositores y oficialistas, que hasta hace muy poco, eran los encargados de hablar “en nombre” del pueblo, para colocar sobre la mesa el apoyo o rechazo al manejo de la información sobre la salud del Presidente.

El discurso político en Venezuela ha cambiado a una velocidad sin precedentes. De estar comentando sobre la partida del Presidente a Cuba en diciembre de 2012, se pasó a preguntarse sobre la juramentación y luego, sobre la legitimidad del Gobierno Nacional. Capriles, Jaua, Borges, Maduro, López, Cabello; esos eran los nombres que hablaban a favor o en contra de los grandes titulares que reflejaban la noticia.

Pero ahora el panorama es diferente y se siente. El pasado 14 de febrero varios estudiantes contrarios al Gobierno Nacional lograron encadenarse frente a la Embajada de Cuba para pedirle al Gobierno Nacional que “cesara la intervención cubana” en los asuntos internos de Venezuela. Para aquella fecha, el Primer Mandatario aún se encontraba en Cuba recuperándose de la intervención quirúrgica que lo ha mantenido fuera del escenario público durante casi 3 meses.

Foto: Alex Gumán / AVN

Esta era la primera reacción estudiantil que cobraba fuerza en el panorama político del país. Pocos días después, se mostraban las primeras fotografías de Chávez, algo que llevaría a la gran sorpresa del año 2013: la llegada del Presidente al país.

Para ellos, el detonante de la llegada fue la “presión” supuestamente ejercida por la movilización, aún cuando el Gobierno aseguró en varias oportunidades que el traslado estaba planificado y nada tuvo que ver con ese hecho. Pero, casualidad o no, lo que queda de manifiesto es que el debate que está sobre la mesa tiene un solo hilo conductor y un protagonista.

Chávez y “la verdad” sobre su estado de salud es lo que hoy se debate, se aprecia, se respira y se vive. Opositores y chavistas, al parecer, se han puesto a un lado para que la calle la tomen ahora los estudiantes, los únicos protagonistas de estas semanas. Este domingo, oficialistas por un lado y opositores por otro, marcharon y se concentraron para demostrar que posiblemente haya un relevo generacional, al menos para agitar la situación.

Foto: EFE

Desde las 10 de la mañana una marcha opositora salía de la Plaza Brión para “apoyar” a la protesta estudiantil que está apostada en Chacao desde hace ya casi una semana. A diferencia de la concentración de la semana anterior, esta tuvo otro motivo y mucha más gente. Pero al mismo tiempo, la Palza O´Leary se vestía de rojo, pues jóvenes oficialistas se reunían para mostrar apoyo en la recuperación de Chávez.

“Esa cuerda de sifrinos y de mamitas que no han olido una bomba de gas nunca, porque les da alergia, ellos creen que con esa actividad, con esas protestas, van a venir a boicotear a nuestro Gobierno”, decía el gobernador Tareck El Aissami, mientras María Corina Machado aseguraba, por otro lado, que “hoy los jóvenes estudiantes claman por la verdad, es la hora”.

Ambos sectores ideológicos del país tenían, con diferencias, el mismo discurso: los estudiantes.

Foto: AFP PHOTO/Leo Ramírez

“Ellos dicen que están dispuestos a defender la revolución y plantean su compromiso completo con el proceso, de alguna manera están aquí rodilla en tierra”, decía la ministra Mari Pili Hernández sobre los estudiantes que se concentraron en apoyo a Chávez, mientras que el grupo de huelguistas que ya lleva casi una semana en Chacao, aseguraban que no se moverían del sitio hasta que el Gobierno “nos de respuesta sobre el Presidente”.

La realidad, a tan solo 3 meses de haber empezado el año, es completamente diferente a la que se percibía en el mes de diciembre. Ahora, con un Presidente ausente de la vida pública, los más jóvenes han decidido tomar la palabra para apoyar o criticar, algo que augura, por lo menos, el cambio de fondo de cómo se perciben muchos temas nacionales en cuanto a la participación. Por un lado, la defensa de su ausencia pública, por el otro, la exigencia de una muestra que diga que puede gobernar; dos caras de una misma moneda que tiene la imagen de Hugo Chávez brillando en el cosmos de la política nacional.


Por: Ana Vanessa Herrero / Departamento de Investigación / Noticias24