Publicado el 09 de mar de 2013 8:58 am |

  comentarios

Foto: Efraín González / Prensa Miraflores

(Caracas, 09 de marzo. Noticias24) – Este sábado, el diario El Mundo de España destacó en su Editorial que “más de 30 jefes de Estado despidieron ayer a Hugo Chávez, mientras que Nicolás Maduro juraba el cargo de presidente interino horas después“.

Asimismo, señaló que “quien debería haber asumido la presidencia es el propio Cabello, según establece la Constitución. Pero los chavistas han optado por Maduro, forzando la interpretación de ese texto legal y en función de la voluntad expresada por Chávez“.

Además, el Editorial indicó que “la oposición no ha designado todavía contrincante, aunque quien tiene más posibilidades es Henrique Capriles, líder del centro derecha, derrotado por Chávez en las últimas elecciones de octubre. Capriles ha mantenido estos días un perfil bajo para no irritar a los chavistas y al Ejército“.

A continuación el Editorial íntegro publicado por el medio:

Más de 30 jefes de Estado despidieron ayer a Hugo Chávez, mientras que Nicolás Maduro juraba el cargo de presidente interino horas después. El presidente de la Asamblea, Diosdado Cabello, informó ayer que Maduro convocará de inmediato unas elecciones presidenciales que podrían celebrarse en el mes de abril.

En realidad, quien debería haber asumido la presidencia es el propio Cabello, según establece la Constitución. Pero los chavistas han optado por Maduro, forzando la interpretación de ese texto legal y en función de la voluntad expresada por Chávez. Ello le permitirá al nuevo presidente concurrir con ventaja en esas elecciones con todo el aparato del Estado a su servicio.

Los chavistas están explotando descaradamente la figura del presidente desaparecido. Maduro anunció que el cadáver ha sido embalsamado y que será expuesto durante siete días en el Museo de la Revolución en una urna de cristal. Luego será trasladado al Panteón. Otros dictadores y dirigentes mesiánicos como Lenin, Stalin, Mao y Ho Chi Minh fueron también embalsamados, lo cual no garantiza precisamente una buena valoración de su herencia en la posteridad.

Ayer se dieron cita en Caracas para rendirle un último homenaje casi todos los líderes de Latinoamérica. El Príncípe Felipe asistió en representación española. A pocos metros, estaban dictadores tan poco presentables como Teodoro Obiang, Lukashenko, Ahmadineyad o Raúl Castro.

Cuando pasen los fastos de estos días, la conmoción de los venezolanos irá desvaneciéndose y tendrán que enfrentarse a la cruda realidad económica del país, con una inflación fuera de control, un paro creciente y una fuerte dependencia del exterior en productos de consumo y bienes industriales.

La oposición no ha designado todavía contrincante, aunque quien tiene más posibilidades es Henrique Capriles, líder del centro derecha, derrotado por Chávez en las últimas elecciones de octubre. Capriles ha mantenido estos días un perfil bajo para no irritar a los chavistas y al Ejército.

La cuestión que se planea a partir de ahora es si el chavismo podrá sobrevivir sin Chávez. Dado que es un movimiento heterogéneo y con confusas bases ideológicas, será difícil que se mantenga a largo plazo, a diferencia de lo que ha sucedido en Argentina con el peronismo. Pero sí es muy probable que Maduro pueda ganar las próximas elecciones gracias a la ola de fervor popular que ha suscitado la muerte del líder venezolano.

Maduro, un ex conductor del metro de Caracas, ha demostrado su habilidad política al unir al chavismo en torno a él y al cobijarse bajo la figura de su mentor. Sería un error menospreciarle. Pero su reto no es tanto ganar las elecciones, lo que parece probable, como gobernar un país que está muy cerca del colapso económico.

Los venezolanos no le van a medir con el mismo rasero que a Chávez, por lo que tendrá que esforzarse para ganar la confianza de unas clases populares que están sufriendo los embates de la crisis.

Con información de El Mundo

Comentarios desactivados para esta noticia.

Venezuela » en esta sección

buscador