Publicado el 10 de mar de 2013 7:32 pm |

  comentarios

Foto: AP / Archivo

(Caracas, 10 de marzo – Noticias24).- Habrá pocos que no conoczcan hoy a Henrique Capriles. Abogado de profesión, expresidente de la Cámara de Diputados del antiguo Congreso y actual Gobernador de Miranda, hoy repite uno de los roles que le dio fama a nivel mundial: candidato presidencial por la MUD.

Capriles tiene actualmente 40 años recién cumplidos, y la última vez que tomó las riedas de la oposición lo hizo en contra de Hugo Chávez. Hoy el panorama es diferente: las elecciones del próximo 14 de abril dan solo 10 días de campaña, a diferencia de los 3 meses que tuvo el año pasado.

De hecho no puede hablarse de 3 meses, pues la estrategia estrella de Capriles, el casa por casa, comenzaba inmediatamente después de las primarias.

Fueron 4 las veces, entre primarias y presidenciales, que Henrique Capriles recorrió el país, llevando un mensaje de “progreso” que prometía continuar con la inversión social, la espada de Hugo Chávez.

Sin embargo, su estrategia no funcionó para llegar a la victoria, pero sí para arrastrar más de 6 millones de votos que posicionaban a la oposición en un lugar importante. El apoyo regional fue el determinante. Según fuentes cercanas al equipo de campaña, no hubo una organización en las regiones, algo que también se evidenció después de la derrota.

Su decisión de ir a la gobernación de Miranda fue criticada por unos y alabada por otros. Aunque logró la victoria, tuvo que mantenerse en un puesto que bloqueaba la posibilidad de reforzar su mensaje en el resto del país.

Hoy, vuelve a lanzarse al agua con la intención de ser Gobierno. La campaña será breve y se desconoce el enfoque, pero sí se sabe que tendrá que luchar no solo contra la memoria de Hugo Chávez y sus repetidas victorias, sino contra el candidato que el fallecido Presidente designó para continuar el camino de una revolución que hoy se ve desbordada en muestras nacionales e internacionales de afecto.

Debe romper ahora el paradigma de la izquierda y la derecha, apoyado en una Mesa que daba pocas muestras de sostenerse unida. El reto es grande y tras pasar casi un día de proponer su postulación, decidió aceptarlo.

“El tiempo de Dios es perfecto”, fue una de sus frases más destacadas durante la campaña pasada. Un hombre confeso de fe, Capriles ahora continúa el camino que paró antes de la muerte del presidente Chávez.

Por: Ana Vanessa Herrero / Departamento de Investigación / Noticias24

Comentarios desactivados para esta noticia.

Venezuela » en esta sección

buscador