Publicado el 16 de mar de 2013 7:02 am |

  comentarios

Foto: AP

(Caracas, 16 de marzo. AP) – A lo largo de la carretera que va desde la academia militar donde el cuerpo de Hugo Chávez ha estado expuesto hasta el museo en lo alto de una montaña, donde se expondrá indefinidamente, están algunos barrios.

Decenas de miles de venezolanos se reunieron a lo largo de la ruta el viernes para ver el recorrido del presidente por la ciudad. Después, el pueblo tendrá que seguir viviendo con los problemas que Chávez dejó atrás.

Esta tensa y gris capital es un reflejo de muchos de los problemas de Venezuela, con edificios de apartamentos medio derruidos y filas para comprar alimentos que con frecuencia comparten la misma acera con multitudes deseosas de despedirse de su comandante.

“Más que nada, el gobierno sigue peleando con todo el mundo, y todo lo hace mal “, dijo Francisco Olivero, un carpintero de 54 años que vive con su esposa y cinco hijos en el barriada pobre de Catia, a pocas cuadras de la ruta funeraria.

“Matan gente a diario “, afirmó. “He perdido amigos, familiares”

Olivero dijo que la violencia callejera era su principal preocupación.

“Matan gente a diario “, afirmó. “He perdido amigos, familiares”.

Mientras miles de personas eran conducidas en autobuses, y cadetes de la academia de policía se reunían a lo largo de la ruta para preparar la procesión, Olivero y su esposa Yelitza Acuña, se protegían de sol mientras hacían una larga fila para comprar harina, café, mantequilla y otros alimentos básicos que según ellos escasean.

“Se corre la voz y veníamos por aquí”, dijo la esposa de Oliver, que es ayudante de cocina. Más tarde, el ataúd de Chávez pasó calle abajo en una carroza fúnebre negra, ante el ruido ensordecedor de miles de admiradores.

Algunos economistas afirman que los controles de precios impuestos por el gobierno con el fin de moderar la inflación, que está por el 20%, han imposibilitado a los dueños de tiendas vender alimentos básicos y ganar dinero. Por su parte, las autoridades han acusado a los suministradores de acaparar los insumos y han allanado almacenes en busca de azúcar, harina y otros productos alimentarios que escasean.

“No consigues nada “, dijo Anglys Bericote, una abogada de 27 años que viajó cuatro horas en autobús desde el poblado de Cajigal para presenciar el cortejo. Con un pasador en forma de corazón que dice “Yo soy Chávez”, la mujer dijo que aprovechaba la oportunidad para comprar productos básicos.

“Es el plan de las empresas privadas “, expresó, repitiendo la postura del gobierno sobre el tema. “Lo acaparan todo y la gente se molesta”.

A unas cuadras de distancia del museo militar, donde una llama ceremonial esperaba la llegada de los restos de Chávez, Jonathan Rodríguez observaba a partidarios del gobierno pasar en camisetas rojas con la imagen del fallecido presidente.

“La mayoría de ellos no se quejan de los problemas que hay aquí”, dijo Rodríguez en voz baja, acerca de los partidarios de Chávez que pasaban por allí. “Es como si no existieran”.

Rodríguez atribuyó los problemas de su barriada a delincuentes que recorren las calles en motocicletas. Consideró que hacen falta más patrullajes policiales para recuperar los barrios.

“Ahora me quedo en la casa”, dijo Rodríguez. “Afuera no está seguro”.

José Leal, quien se encontraba en una panadería cercana a la ruta, dijo que no abrigaba ya esperanzas de un cambio bajo el gobierno actual, encabezado por el presidente encargado Nicolás Maduro.

“No es fácil, hermano. Es preocupante, te crea estrés; estrés en la familia, estrés en el trabajo”, dijo Leal, mientras los simpatizantes de Chávez se dirigían al río para ver la procesión.

La carroza terminó su recorrido virando por la barriada 23 de Enero, un bastión de Chávez y deteniéndose frente al museo militar desde el que se aprecia una panorámica de Caracas.

El féretro permanecerá en el museo, mientras las autoridades deciden su destino final. Maduro había dicho la semana pasada que el cadáver sería exhibido en forma permanente, pero el ministro de Comunicación, Ernesto Villegas, anunció el viernes por la noche que el gobierno había descartado esa opción.

Bajo la mirada de toda una nación, Maduro arengó a los venezolanos para que den continuidad al proyecto de Chávez.

“Tomemos su causa… construyamos el socialismo”, instó.

Por: E. Eduardo Castillo y Jack Chang, Associated Press