Publicado el 17 de mar de 2013 7:25 am |

  comentarios

Foto: AVN

(Caracas, 17 de marzo. Noticias24) – Tal y como lo reseñó una publicación del diario Panorama, abril de nuevo se consolida como un mes decisivo en la vida política venezolana. “Es una fecha histórica fundamentalmente para el chavismo”, dijo la socióloga Maryclen Stelling.

Stelling explicó que “el 13 de abril es la vuelta y el 14 se hace la retoma del poder y hay un elemento histórico importante. Son unas fechas que siempre se han recordado”.

Por su parte, el presidente de la casa encuestadora Datanálisis Luis Vicente León señaló que esta data está comprendida por varios símbolos: “Está el símbolo político del 11 y 12 de abril, y el 13 y 14 la resurrección. No creo que esos símbolos sean tan fuertes, no son más atractivos que la movilización y la conexión con la gente. Obviamente que van a estar, no quiero minimizarlos, pero no pensaría que van a tener un fuerte impacto. No creo que en particular haya una gran ventaja y que se tomó esa fecha porque la gente vaya a estar hiperconectada con el 14-A”.

A Continuación el artículo completo de Panorama:

Abril es un mes con una carga política importante, sobre todo para el chavismo que conmemora el golpe de Estado, y justo en abril el Consejo Nacional Electoral convocó la elección presidencial.

Aunque el órgano electoral ha argumentado que la fecha del 14 de abril no fue premeditada, a decir de la rectora Socorro Hernández, y que obedeció al lapso de 30 días establecido en la Constitución para la convocatoria presidencial, producto de la falta absoluta, no es menos cierto que todos los años el Gobierno nacional realiza actividades los días 11, 12 y 13 rechazando los hechos que produjeron el golpe con la salida del presidente Hugo Chávez del poder y la posterior celebración de su regreso la madrugada del 13.

“Abril es un mes históricamente chavista y antifascista. El calendario electoral favorece la moral y combatividad del electorado bolivariano”

“No fue que se eligió el 14 de abril sino que se tomaron los cronogramas que presentaron cada una de las direcciones, viendo los tiempos que se podían tomar y dio esa fecha. El 5 de marzo murió el Presidente y hay una situación sobrevenida que a partir de ese momento se tiene que dar una respuesta. Ocurrió en esa fecha y había que dar respuesta”, respondió la rectora Hernández al ser consultada por PANORAMA sobre el tema. “¡Cada 11 tiene su 13!”, gritan los chavistas cuando recuerdan el golpe del 11 de abril, que dejó varios muertos en Caracas.

“Es una fecha histórica fundamentalmente para el chavismo porque el 13 es la vuelta y el 14 se hace la retoma del poder y hay un elemento histórico importante. Son unas fechas que siempre se han recordado”, opinó la socióloga Maryclen Stelling, miembro del Observatorio de Medios, capítulo Venezuela.

La campaña electoral cierra justo el 11 y la fecha pareciera jugar a favor del chavismo, por lo que la oposición tiene que hilar muy fino y saberse manejar en esos días, pues su candidato presidencial, Henrique Capriles, también fue protagonista de aquel 2002, cuando fue acusado por presuntamente violar principios internacionales al entrar “por asalto” a la Embajada de Cuba en Caracas.

Sucesos por los que estuvo preso. Su defensa aseguró que el para entonces alcalde de Baruta había entrado para tratar de mediar entre el embajador cubano y manifestantes que protestaban y tomaron la sede. En 2006, Capriles fue absuelto de todos los cargos y en 2008 el caso fue reabierto.

En abril del año pasado, Capriles dijo que el país había pasado la página del golpe. “No hay golpes buenos y malos, todos son malos. Yo estuve preso, me trataron de montar toda una película, he ido cuatro veces a juicio. El que no la debe no la teme y he dado la cara y nunca me he escondido”, expresó.

“No creo que en particular haya una gran ventaja y que se tomó esa fecha porque la gente vaya a estar hiperconectada con el 14-A”

Para el analista Luis Vicente León, presidente de Datanálisis, la conmemoración del golpe por parte del oficialismo no tendrá mayor impacto en la campaña.

“Hay varios símbolos en la fecha, está el símbolo político del 11 y 12 de abril, y el 13 y 14 la resurrección. No creo que esos símbolos sean tan fuertes, no son más atractivos que la movilización y la conexión con la gente. Obviamente que van a estar, no quiero minimizarlos, pero no pensaría que van a tener un fuerte impacto. No creo que en particular haya una gran ventaja y que se tomó esa fecha porque la gente vaya a estar hiperconectada con el 14-A”, explicó.

Por su parte, Carlos Vecchio, miembro de la Mesa de la Unidad Democrática, sostuvo que la campaña “no es sobre qué pasó el 11, 12 y 13 de abril, sino sobre quién va a dirigir a Venezuela en los próximos seis años, ese es el debate, quién tiene el mayor liderazgo para dirigir este país”.

Vecchio cree que, en este sentido, el CNE no debe permitir actos políticos más allá del 11 de abril, que es el día de cierre de campaña. “El CNE no debe permitir previo a la elección ninguna actividad política, porque no contribuye a generar un clima de tranquilidad e imparcialidad. Creo que lo más importante, ya que la fecha está fijada, es que exista un compromiso político para que esas elecciones sean transparentes. La única forma de enmendar es que no haya ningún acto político”, dijo Vecchio, que está convencido de que tanto la fecha como el cronograma se hizo “a conveniencia” del Gobierno.

Una visión distinta ofreció Jesús Silva, profesor de estudios políticos de la Universidad Central de Venezuela (UCV), al asegurar que la fecha de las presidenciales beneficiará “la moral” del electorado rojo.

“Abril es un mes históricamente chavista y antifascista. El calendario electoral favorece la moral y combatividad del electorado bolivariano. Mientras la estrategia de Capriles y sus especulaciones sobre la real fecha de muerte Chávez lucen como un suicidio electoral. La MUD calculaba que sin Chávez al frente, los chavistas se quedarían en sus casas, pero anímicamente (los chavistas) si saldrán a votar porque está en juego su supervivencia; ellos lo saben”, comentó Silva.

A principios de año, el gobernador del estado Anzoátegui, Aristóbulo Isturiz, aseveró, durante un foro, que el mes de abril representaba para la militancia oficialista “la fortaleza de la conciencia cívico –militar, como la columna vertebral en la defensa de la revolución. Fue el día en que se midió la lealtad de todos”.

Esta será una campaña altamente signada por lo histórico de la fecha. Sin duda, abril será nuevamente decisivo en el país.

Por: Yesibeth Rincón