Publicado el 22 de mar de 2013 10:00 pm |

  comentarios

Foto: AP Photo/Fernando Llano/Archivo

(Caracas, 22 de marzo. Noticias24).- Hugo Chávez seguramente generará mas debate y opiniones divididas ahora de lo que lo hizo en vida. Aunque será recordado por unos como un hombre que ayudó a millones a salir de la pobreza y por otros como un gobernante autoritario que endeudó al país, su verdadero valor estará en su legado y el futuro que deja al país. Entre ellos uno totalmente inesperado, el fútbol.

Mas allá de la discusión ideológica, la era del mandatario venezolano se caracterizó por el florecimiento del fútbol nacional. Pese a la inflación elevada, la inseguridad o el déficit presupuestario, durante el mandato de Chávez el fútbol nacional vivió su propia revolución.

Venezuela participó por primera vez en las eliminatorias al mundial de 1966 y perdió sus cuatro juegos ante Chile y Perú, acostumbrándose al fracaso

Aunque el fútbol es conocido desde el siglo XIX en Venezuela, cuando llegaron compañías británicas al país para participar en la explotación minera, el béisbol, introducido por extranjeros de EE UU, fue el que definió la agenda deportiva en el siglo XX.

Mientras el resto de Sudamérica revolucionaba el mundo con la victoria de Uruguay en el primer mundial de fútbol, la samba de Brasil en 1950. Mientras, Venezuela se cautivó con el béisbol, ganando el Mundial de Béisbol en tres ocasiones entre 1940 y 1950.

Sin embargo, el país que una vez se apodó a sí mismo con orgullo El País de Béisbol, un día se enamoró del fútbol. Venezuela participó por primera vez en las eliminatorias al mundial de 1966 y perdió sus cuatro juegos ante Chile y Perú, acostumbrándose al fracaso. Los siguientes 30 años fueron iguales, derrotas y amarguras, ganándose el sobrenombre de Cenicienta.

En cuanto al fútbol Venezuela tenía un camino maldito con solo unos pocos logros y muchas derrotas, al punto de convertirse en el único país sudamericano que nunca ha clasificado para un mundial. Sin embargo, esto pareció cambiar en 1998 con la elección de un presidente más joven y brillante que llegó predicando una revolución social.

El cambio fue inmediato. A medida de que Chávez comenzó a definir su política, empujando a Venezuela al centro del debate internacional, el equipo nacional comenzó a figurar en la prensa. La Vinotinto obtuvo su primera victoria fuera de casa contra Ecuador en 1999. Richard Páez, el director técnico más exitoso del país hasta la fecha, fue contratado de inmediato y convirtió al equipo en un potencial rival.

Desde que Hugo Chávez tomó el poder en 1998, Venezuela pasó de ser el número 129 a ser el número 45 en el ranking mundial de la FIFA

El momento decisivo para el fútbol venezolano llegó en el 2007 cuando por primera vez el país fue el anfitrión de la Copa América, ayudado por una inversión de 186 milones de dólares por parte del gobierno de Chávez y una serie de empresas privadas. Así como la mejora del servicio del transporte público y de la industria de la comunicación, Chávez construyó tres nuevos estadios y remodeló otros seis más en el país, con lo que logró que fuese la primera vez que una competencia de este tipo se llevara a cabo en varias ciudades del país anfitrión.

Tal inversión llevó a un inevitable crecimiento de las ligas nacionales, lo que dejó claro la nueva popularidad del deporte. El resultado de esto se vio en el rendimiento del equipo durante el torneo, en el que llegaron hasta los cuartos de finales.

Páez ya no es el director técnico del equipo, pero el fútbol venezolano continúa fortaleciéndose cada vez más. Quizá los signos de progreso son notables, no tanto en el equipo como tal sino más bien en la calidad de los jugadores que produce, con un gran número de ellos jugando en ligas europeas. Con Salomón Rondón en el Rubin Kazán de la Liga Premier de Rusia, Tomás Rincón en el Hamburgo S.V. de la Bundesliga de Alemania y Luis Manuel Seijas en el Standard Lieja de la Jupiler League de Bélgica, Venezuela ahora reclama una nueva generación de jugadores jóvenes.

Desde que Hugo Chávez tomó el poder en 1998, Venezuela pasó de ser el número 129 a ser el número 45 en el ranking mundial de la FIFA. En la actualidad la Vinotinto se encuentra en el quinto y último lugar clasificatorio en las eliminatorias sudamericanas para la Copa del Mundo de 2014 en Brasil.

Con información de The New York Times