Publicado el 27 de mar de 2013 7:04 am |

  comentarios

Foto: Noticias24

(Caracas, 27 de marzo. Noticias24) – “¡Qué viva el Nazareno de San Pablo!” se escuchará este Miércoles Santo al salir en procesión el Nazareno de San Pablo desde la Basílica de Santa Teresa para recorrer el centro de la ciudad.

Miles de feligreses dan muestra de su fe vestidos de morado, pero no basta con ser parte de una de las más grandes procesiones en el país, sino conocer a las personas encargadas de que el Nazareno de San Pablo esté listo para encabezar a sus fieles, para ello el diario El Nacional entrevistó a estos personajes, quienes detallaron sus labores.

A continuación el reportaje completo:

Hermes Correa y Leonardo Micó Mota cargarán algo más que la imagen del Nazareno de San Pablo esta Semana Santa. Con el rostro de la advocación de Jesucristo en el pecho van de un lado a otro de la basílica de Santa Teresa moviendo barandas y arreglando bancos. Las rejas las colocaron alrededor del altar mayor, para evitar que los feligreses se suban a la estructura en los actos de los días santos.

Mientras ellos se dedican a proteger el altar, varios representantes de las misiones apostólicas limpian los topes de mármol, las imágenes y el metal de las capillas. Ana Gómez forma parte del grupo de Adoradores al Santísimo Sacramento que esta semana lavaron el dosel y limpiaron el palio del estandarte que identifica a su cofradía: “Todos colaboramos. Tenemos más de una semana llegando a las 8:00 am y yéndonos a las 7:00 pm; nos turnamos”.

“Tengo dos semanas yéndome a las 9:00 pm, pero lo hago con amor”

Hasta los Bomberos de Distrito Capital hacen su aporte para que todo salga bien. El sábado ayudaron a instalar un andamio para que los voluntarios de la basílica pudiesen darle un toque de pintura al techo. Ese mismo día, no menos de 50 personas trabajaban con las palmas que entregarían al día siguiente: unos las aflojaban y otros las tejían.

Ana Rodríguez lleva 13 años a cargo de los arreglos de orquídeas que adornan el Nazareno de San Pablo. Acude todos los sábados a limpiar la capilla donde reposa la imagen, pero por estas fechas su trabajo se multiplica: “Tengo dos semanas yéndome a las 9:00 pm, pero lo hago con amor y porque tengo mucho que agradecerle. Mientras me dé salud y energía, yo le sirvo”. Rodríguez, además, cosió el manto que cubre la imagen de la Virgen Dolorosa.

Diversos voluntarios. Son varias las asociaciones que prestan servicio en Santa Teresa y todos colaboran en Semana Santa, hasta los niños. 70 son los monaguillos y, además de ayudar con las palmas, retocaron la pintura de la fachada. Jesús Aquino, de 17 años de edad, es el coordinador de los jóvenes: “El más pequeño tiene 4 años de edad, pero en Semana Santa ayudamos los más grandes, que somos quienes tenemos la resistencia necesaria. Normalmente nuestras funciones se centran en la misa y en colaborar con el sacristán para mantener las cosas en orden”.

“Entre todos vaciamos la iglesia, pasamos coleto y pulidora para que esté impecable, como Dios quiere”

Ese orden se trastocó el lunes. En la noche, los voluntarios sacaron todos los bancos de la iglesia para que hoy hubiese más espacio para recibir a los fieles que acuden a las eucaristías que se celebran desde las 12:00 am. “Entre todos vaciamos la iglesia, pasamos coleto y pulidora para que esté impecable, como Dios quiere”, aseguró Micó Mota, miembro durante 42 años de la Sociedad de Cargadores del Nazareno de San Pablo.

Ayer se cerraron las rejas de la basílica al mediodía, aunque quedaron abiertas las puertas de madera, para continuar recibiendo las 10.000 orquídeas que calculan que entregaron los feligreses al Nazareno. Antes de las 5:00 pm la talla de madera debía estar entronizada en el altar mayor.

Freddy Belandria, coordinador del Ministerio de Música de la Basílica de Santa Teresa, explicó que por estos días, en su caso, no cumplen su ministerio 100%: “El Domingo de Ramos cantamos y limpiamos la iglesia, recogemos la limosna, colaboramos con los feligreses y evitamos que pasen con velas encendidas. Cantaremos en la procesión y el sábado en la mañana volveremos a traer los bancos. Somos una gran comunidad de voluntarios, todos con un solo objetivo: alabar a Dios”.

Brigada y juventud

El orden y disciplina dentro de la iglesia de Santa Teresa y fuera de ella durante las procesiones se mantiene gracias a la brigada de la basílica. Carolina Hernández, coordinadora del grupo, afirmó que esta semana les corresponde evitar que los devotos se abalancen sobre la imagen del Nazareno, que durante las misas los feligreses se atraviesen en el altar y apoyar a los Bomberos y Protección Civil.

“La brigada existe desde hace 20 años. Nos dedicamos a esto todos los domingos y cada vez que hay una procesión. Somos 25 personas todos con muchas ganas de colaborar. Quienes deseen unirse deben ser mayores de 15 años y tener la voluntad de hacerlo”, explicó Hernández.

Otro grupo que hace vida en la basílica es la Orden Juvenil Misionera del Nazareno de San Pablo, conformado por 48 personas que durante todo el año realizan visitas a casas de abuelos, orfanatos, cárceles de mujeres y hospitales.

Venezuela » en esta sección

buscador