Publicado el 30 de mar de 2013 7:52 am |

  comentarios

Foto:Jorge Silva /v Reuters / archivo

(Caracas, 30 de marzo, Noticias24).- Es sábado, el diario zuliano La Verdad publicó un artículo en el que se analizan algunos elementos de la estrategia de juego de la selección nacional de fútbol y aseguran que “los jugadores de la Vinotinto creen que si no sufren no podrán llegar a su histórico primer Mundial en Brasil 2014″.

Asimismo, destacan que “la selección es capaz de brillar en un océano de dificultades. Es un equipo muy fuerte mentalmente porque se ha forjado en la adversidad”.

A continuación el artículo completo:

La victoria venezolana tuvo un punto de reivindicación por parte de los jugadores de Farías, muy fastidiados por la crítica a su juego después de la desmoralizante goleada frente a Argentina. “A veces la gente quiere que juguemos al ‘tiqui-taca’ pero no es nuestro estilo. Lo nuestro es dejarlo todo en la cancha”, afirmó Gabriel Cichero. “Creo que para hacer cosas importantes y lograr los sueños siempre toca sufrir”.

La Vinotinto es capaz de brillar en un océano de dificultades. Es un equipo muy fuerte mentalmente porque se ha forjado en la adversidad. Su entrenador César Farías prepara cada encuentro con disciplina castrense. No le importa prescindir del buen manejo de la pelota, siempre y cuando, sus jugadores dejen el alma en el terreno.
“Sabíamos que teníamos que jugar con el cuchillo entre los dientes”, convino Lucena, como un soldado envalentonado después de haber ganado la guerra. “Si no sufrimos no somos nosotros” confiesa Dani Hernández, delatando el ADN de este aguerrido grupo que doblegó a su similar colombiano con más entrega que cualquier otra cosa. “Aquí nadie nos ha regalado nada. Sudamos cada victoria con sangre”.

Logró el cuerpo técnico venezolano persuadir a su ejército vinotinto para que arriesguen en cada pelota la vida. Para que pueda florecer siempre la intensidad y la presión cuando escasean los minutos de buen fútbol. Frente a los neogranadinos hubo sobredosis de gallardía, de entrega máxima. Cuatro jugadores jugaron desgarrados, arriesgando el físico por un mismo objetivo: el de llegar a Brasil 2014.

Actitud, es la clave

Rendirse en este equipo es un pecado capital. “Nosotros siempre hemos luchado contra la adversidad, hemos salido de partidos complicados. Los demás equipos nos empiezan a respetar, porque saben que Venezuela jamás baja los brazos”.

La diferencia entre el juego en Buenos Aires y el de Puerto Ordaz fue la actitud, la valentía. Volvió Venezuela a ser ese equipo batallador de la Copa América, ese grupo guerrero que no da ninguna bola por perdida. Ese coraje será, seguramente, al que recurrirá Venezuela para llegar a Brasil. No parece César Farías estar planeando una revolución futbolística, pues para él lo más importante es poner la cara a la adversidad con un conjunto unido que apriete los dientes para alcanzar la hazaña y afile el colmillo para repeler al rival.

Con información de La Verdad

Comentarios desactivados para esta noticia.

Venezuela » en esta sección

buscador