Publicado el 05 de abr de 2013 8:49 am |

  comentarios

Foto: Panorama

(Caracas, 5 de abril. Noticias24).- La familia de Manuel Adolfo Paz Álvarez, de 27 años, implicado en el escándalo que tuvo lugar en el Cayo Los Juanes durante Semana Santa, ofreció una entrevista al diario Panorama, en la que afirmaron que el joven se encuentra tranquilo esperando que se aclare la situación.

“Nuestra familia nunca ha estado envuelta en un problema de ningún tipo”, refirió su abuela materna, Justa Paz al tiempo que señaló: “Nos sorprendió la foto. No vimos el video, pero Manuel es un muchacho sano, responsable, trabaja como taxista”.

La familia del joven que apodaron “Cabeza de caja”, luego de que se difundieran las fotos y videos del erótico baile en la costa occidental del país, no se enteró del escándalo sino hasta el miércoles a las 4:00 pm cuando el joven llamó a su madre para comunicarle que el Cicpc lo había llevado a rendir declaraciones, pero que estaba tranquilo.

“Lo que comenzó como una broma, terminó en un problema”

Asimismo, uno de los compañeros de viaje de Manuel, que no quiso identificarse, contó lo ocurrido en la playa: “Lo que comenzó como una broma terminó en un problema”, reflexionó. “Nunca imaginamos que esto podía repercutir de esta forma”, manifestó desde la casa del implicado, en la Costa Oriental del Lago.

“El animador subía y bajaba mujeres y hombres a bailar sobre cubierta”, contó un amigo.

“Salimos el martes de la Semana Santa a las 6:00 de la tarde rumbo a Tucacas, en dos carros. Íbamos diez personas en total, siete hombres y tres mujeres. Todos amigos. Llegamos allá a las 12:00 de la medianoche. Arrancamos el jueves a Los Cayos para estar allá viernes y sábado. Allá todos los días había fiesta. En la lancha había un DJ que era el moreno vestido con una bermuda que aparece en las fotos. Había grandes cornetas para este tipo de eventos y se concentraron unas 300 personas”, contó el testigo.

“El sábado llegamos al cayo a las 11:00 de la mañana, y el animador subía y bajaba mujeres y hombres a bailar sobre cubierta. Manuel tenía una caja en la cabeza. Con eso echamos broma durante todo el paseo. Llegamos y el ambiente era bueno, la gente estaba en traje de baño, la música era pegajosa. El mismo DJ llamó a Manuel, que estaba en el agua, para que subiera a bailar. Nosotros nos reíamos”, siguió.

El domingo —continuó el joven— emprendieron el retorno. “Llegamos a Mene Grande en la tarde. No sabíamos que habían puesto el video en la red. Cuando llegamos nos empezaron a pasar las cadenas y nos sorprendió el revuelo. Hoy, más reposados, entendemos que eso se escapó de las manos, fue un momento de locura que quedará como una lección”, agregó.

El joven dijo: “No somos ‘narcos’, ni hijitos de papá y mamá como han dicho en Twitter. Somos trabajadores y estudiantes. A las 5:00 de la tarde regresamos y vimos mucha vigilancia en el camino, pero en Los Cayos, no”.

Sus amigos apoyaron a Manuel con pancartas desde la misma sala de la casa. Gladis Suárez, amiga, reiteró que se trata de un joven tranquilo.

“Allí hay otros culpables que son los que le quitaron el pantalón. Porque no los detuvieron al igual que al DJ y a la mujer?”, se preguntó.

Otro amigo de nombre Daniel Castillo cuestionó la falta de vigilancia costera que no detuvo esa fiesta a tiempo.

Con información de Panorama