Publicado el 12 de abr de 2013 8:22 pm |

  comentarios

Foto: David Fernández / EFE / archivo

(San José, 12 de abril. EFE) - Venezuela está a las puertas de una “encrucijada histórica” en la que definirá, el domingo en las urnas, su futuro entre un “chavismo sin (Hugo) Chávez” o el inicio de una era “post-chavista”, aunque ambos caminos están llenos de desafíos, afirmó hoy el director regional de Idea, Daniel Zovatto.

El Instituto por la Democracia y la Asistencia Electoral (Idea) es un organismo intergubernamental que apoya la democracia en el mundo y cuenta con el estatus de observador permanente ante la ONU.

No obstante, “la apuesta de Capriles de volver a competir como líder de la oposición es igualmente riesgosa”, opinó

Zovatto dijo en una entrevista con Efe que el domingo concluye un periodo convulso para Venezuela, que ha vivido una campaña electoral “cortísima pero cargada de emotividad”, pero que inician nuevos interrogantes para el país.

“Una Venezuela muy polarizada enfrenta por primera vez, en una década y media, un proceso electoral sin Chávez. Una victoria de Nicolás Maduro significará la inauguración del llamado ‘chavismo sin Chávez’, que no está exento de desafíos importantísimos, tanto políticos como económicos”, señaló el analista.

“Por el contrario, el triunfo de Henrique Capriles daría inicio al post-chavismo mediante un proceso progresivo y altamente complejo de “deschavización” del Estado y sus instituciones”, agregó.

En caso de un triunfo del oficialismo, un elemento clave para Zovatto será el margen de esa victoria. “Si Maduro supera los 11 puntos de ventaja sobre Capriles (la diferencia que logró Chávez en octubre) saldrá fortalecido”.

“Por el contrario, si obtiene menos votos que Chávez su liderazgo quedará debilitado en momentos en que tendrá que tomar decisiones muy impopulares para hacer frente al empeoramiento económico que padece el país sobre todo vía inflación, inseguridad y déficit fiscal y comercial”, acotó.

Para Zovatto, es claro que Maduro carece del carisma de Chávez, lo que le haría muy complicado pedirle sacrificios al pueblo, sobre todo en materia económica, y además, el bloque chavista podría empezar a agrietarse con más profundidad.

No obstante, “la apuesta de Capriles de volver a competir como líder de la oposición es igualmente riesgosa”, opinó.

“Si Capriles recorta las diferencias con el chavismo, aun perdiendo, quedaría legitimado en su papel de líder de la oposición, pero si pierde por mayor distancia que frente a Chávez, este grupo muy probablemente buscará nuevas figuras”, señaló el director regional de Idea.

Sin embargo, a criterio de Zovatto, el escenario más complejo sería un resultado muy cerrado en una u otra dirección, que podría potenciar la tentación de parte del sector perdedor a no aceptar los resultados.

Más allá de quién resulte ganador este fin de semana, Zovatto vaticina un “horizonte poco envidiable” para el próximo Gobierno venezolano, que deberá “lidiar con la compleja situación económica y el rampante problema de inseguridad”.

“Triunfe Maduro o Capriles los tiempos de la ‘plata fácil chavista’ parecen haber llegado a su fin. Se acerca una época de recortes del gasto público y de medidas de ajuste las cuales podrían llegar a provocar un fuerte descontento ciudadano con el futuro Gobierno”, argumentó.

Agregó que “el problema podría ser más complejo aún en el caso de un triunfo opositor, pues un hipotético gobierno de Capriles deberá emprender en simultáneo la ‘deschavización’ del aparato del Estado y de las instituciones a la vez que tomar medidas poco populares, todo lo cual podría generar una crisis de ingobernabilidad”.

El marco de esta decisión histórica de Venezuela ha sido, a juicio del analista, una campaña “totalmente injusta y asimétrica” a favor del oficialismo, facilitada por un Consejo Nacional Electoral de corte chavista que solo ha puesto atención a los aspectos técnicos de la elección.

“El problema central del sistema electoral venezolano no pasa por la existencia del fraude o por sus aspectos técnicos, sino en la falta absoluta de condiciones equitativas de la contienda electoral, inequidad que juega claramente a favor del oficialismo”, aseguró Zovatto.

Por Nancy De Lemos