Publicado el 21 de abr de 2013 8:32 am |

  comentarios

Foto: Prensa Miraflores

(Caracas, 21 de abril. Noticias24).- El diario La Verdad publicó un artículo en el que se analiza el discurso pronunciado por Nicolás Maduro durante su juramentación el pasado 19 de abril, en la Asamblea Nacional.

El analista político Ricardo Ríos ofreció sus impresiones en torno a las palabras del primer mandatario que, a su juicio, carecieron de la emoción a la que Chávez tenía acostumbrados a los venezolanos.

Lea el análisis completo a continuación

El país no está acostumbrado a un presidente distinto a Hugo Chávez. Tras 15 años de su mandato, el viernes por primera vez tomó posesión un jefe de Estado distinto: Nicolás Maduro, su delfín político. El fallecido mandatario, sin embargo, estuvo presente en la fotografía que acompaña en el hemiciclo, en la voz que cantaba el himno nacional y repetidamente en el discurso oficial. Para Ricardo Ríos, analista político, las palabras del nuevo jefe del Ejecutivo fueron frías y sosas, advierte que no hubo emoción.

Una opinión similar tiene el rival de Maduro en las elecciones, Henrique Capriles Radonski, quien ayer opinó que en el discurso de toma de posesión faltó definir cómo el nuevo mandatario revolvería los problemas económicos y sociales del país.

No creo que ningún venezolano tenga alguna expectativa positiva en torno a este Presidente. Vimos un discurso vacío por completo”, estimó, al tiempo que afirmó que este gobierno no goza de la legitimidad suficiente aunque haya cumplido con la juramentación.

Lo que destaca Ríos es que en la alocución de Maduro se hizo referencia a problemas que se vienen arrastrando desde el gobierno de Chávez: “Es el discurso de un antichavista. Acusó a su propio gobierno de incapaz y débil”. Destaca que se reconociera la inseguridad como el mayor reto que existe por resolver en el país, así como el supuesto sabotaje eléctrico.

Capriles hizo votos por que el gobierno de Maduro haga un llamado sincero a abrir el compás de conversaciones: “¿Quieren diálogo? Den señales, nosotros queremos”, dijo.

Comparó esta propuesta con las denuncias “irresponsables” que lo vinculan con hechos de violencia durante las protestas en solicitud de auditorias: “Un gobierno que no tiene ninguna autoridad moral, para venir a hacer señalamientos de ninguna índole”.

Necesidad de cambios

Nicmer Evans, politólogo cercano a las filas del chavismo, estima que es necesario replantear el escenario político tras los resultados de las elecciones del 14 de abril. “Necesitamos una nueva dirigencia aún más rebelde e insurgente dentro del proceso revolucionario y una dirigencia más coherente, razonable y menos golpista por parte de la oposición. Las bases del chavismo y de la oposición, manteniendo sus principios, deben rebelarse ante los errores de sus dirigentes si estos no son capaces de expresar lo que siente la mayoría del país”, escribió en el portal Aporrea.org.

En ese mismo espacio, tradicional bastión en Internet del chavismo, escribe el abogado Gustavo Vásquez, quien afirmó que a Maduro “no le queda otra alternativa que, entre muchas otras, garantizar la gobernabilidad”.

Entiende este como la capacidad que tiene el Estado para que el gobierno, “sin detenerse en los intereses de privilegiados, oportunistas y vagabundos sin merecerlo”, llegue con la presencia efectiva a los que más lo necesitan.

Advierte Vásquez en su escrito que el aumento en las votaciones por parte de la oposición se debe “a las fallas del mismo gobierno y demás estructuras políticas de la revolución”. Asegura que existe una deficiencia en materia de ideología, por lo que pide aplicar finalmente las tres R que anunció Chávez, como son la revisión, rectificación y reimpulso.

Venezuela » en esta sección

buscador