Publicado el 29 de abr de 2013 7:33 am |

  comentarios

Foto: Nota de prensa / Archivo

(Caracas, 29 de abril. Noticias24) – Durante una entrevista realizada por el periodista Mario Villegas en su columna “Puño y Letra”, el secretario sindical del PCV y dirigente de Unete, Pedro Eusse, manifestó que sintió “indignación” al escuchar las declaraciones del ministro Ricardo Molina con respecto a las leyes laborales.

“Nosotros enfrentamos en cualquier gobierno y mucho más en uno que apoyamos, explican por qué el proceso en buena medida se ha debilitado. Un ministro que pisotea las leyes laborales está demostrando que no está comprometido con el proceso“, expresó.

Asimismo, destacó que están “contra esas retaliaciones y todo tipo de persecución y hostigamiento, vengan de cualquier patrono, sobre todo cuando tienen motivaciones políticas, cuando pretenden castigar a un trabajador por razones políticas”.

A continuación la entrevista completa:

¿Cuál es la mayor conquista y la mayor frustración de los trabajadores venezolanos?

-La mayor conquista en este proceso es que los trabajadores sienten que tienen derechos, los conocen y los reclaman con vehemencia. La mayor frustración es que algunas expectativas creadas chocan con la realidad.

Por ejemplo, se dice que los trabajadores tienen derecho a la participación protagónica y se habla del control obrero como modelo de gestión, pero en casi todos los casos la burocracia patronal pública se opone a eso en la práctica y muchas veces obstaculiza o sabotea procesos organizativos de los trabajadores.

¿Este 1° de mayo será para festejar o para protestar?

-No será de celebración pero tampoco de lamentaciones, porque se levantarán banderas de apoyo al proceso revolucionario y también de demandas legítimas, propuestas y críticas, incluso desde nuestro propio movimiento.

¿El PCV mantiene sus cuestionamientos a la Central Bolivariana Socialista de Trabajadores (Cbst)?

-Respetamos su existencia pero cuestionamos toda intención de que el movimiento sindical actúe sin independencia frente al gobierno. Eso lo criticamos en muchos de los dirigentes de la Cbst, a la vez que cuestionamos a sectores sindicales de la derecha que se subordinan a la estrategia política de los grupos económicos.

¿Es auspiciosa la alianza entre la Unión Nacional de Trabajadores (Unete) y el Frente Autónomo por la Defensa del Salario y el Sindicato (Fadess)?

-No, en absoluto. Esa es una alianza contra natura y no ha sido resultado de una decisión orgánica de Unete sino de una de sus corrientes internas. Fadess es un instrumento sindical que propone objetivos políticos totalmente contrarios a los objetivos de clase que ha asumido la Unete desde su fundación.

¿Seguirá el PCV en Unete?

-Nuestra corriente actúa en la Unete y se ha planteado fortalecerla. De momento no está planteado retirarnos sino evaluar la situación y dar el debate en su seno y en sus organizaciones de base.

¿Qué sintió cuando escuchó al ministro Ricardo Molina decir que no le importan las leyes laborales?

-Indignación. Esas conductas, que nosotros enfrentamos en cualquier gobierno y mucho más en uno que apoyamos, explican por qué el proceso en buena medida se ha debilitado. Un ministro que pisotea las leyes laborales está demostrando que no está comprometido con el proceso.

¿Comparte las retaliaciones contra los empleados públicos no afectos al gobierno?

-Estamos contra esas retaliaciones y todo tipo de persecución y hostigamiento, vengan de cualquier patrono, sobre todo cuando tienen motivaciones políticas, cuando pretenden castigar a un trabajador por razones políticas.

Los comunistas siempre hemos sido los más afectados por esas prácticas y todavía seguimos padeciendo ese tipo de situaciones, tanto por el patrón público como por los privados. No es precisamente de esa manera como podemos ganarnos a los trabajadores. Por eso reclamamos una reorientación y rectificación de esa práctica.

¿Cómo se explica que el PCV haya perdido el 42,24 por ciento de su votación (más de 200 mil votos) entre el 7 de octubre y el 14 de abril?

-Sabíamos que una importante cantidad de nuestros votos el 7-O no eran firmes. Una gran parte de los 206 mil votos que perdimos el 14-A se abstuvo, otra regresó al Psuv y una ínfima porción pudo haber ido a la oposición.

“Indignante que un ministro pisotee las leyes laborales”
Por: Mario Villegas
mariovillegas100@gmail.com

Twitter: @mario_villegas