Publicado el 08 de may de 2013 7:49 pm |

  comentarios

Foto: : AVN / Archivo

(Caracas, 8 de mayo – AFP).- El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de Venezuela eligió este miércoles como nueva presidenta a Gladys Gutiérrez Alvarado, una ex embajadora del gobierno del fallecido Hugo Chávez, en momentos en que se espera una decisión del órgano sobre la impugnación de las presidenciales solicitada por la oposición.

Tras aceptar su nombramiento en sustitución de Luisa Estella Morales, Guitérrez señaló en rueda de prensa que el tribunal “dará la adecuada respuesta, escrupulosamente apegada a la Constitución y a las leyes de la República” a la impugnación de las elecciones del 14 de abril.

La opositora Mesa de la Unidad Democrática, que impulsó la postulación de Henrique Capriles y desconoció los resultados que dieron ganador a Nicolás Maduro por 1,49 puntos porcentuales, presentó este martes ante el TSJ un nuevo recurso para repetir los comicios en 5.729 mesas electorales, que representan más de 2,3 millones de votos.

Este mismo miércoles, el presidente Maduro saludó a la magistrada en Twitter: “Felicité a la nueva presidenta del TSJ (…) tenemos tareas para construir la Patria Segura”.

Por su parte, Capriles manifestó su escepticismo sobre la imparcialidad de la nueva presidenta: “Para mí (…) no hace diferencia que haya cambios en la directiva (del TSJ) y por eso (…) introdujimos una recusación a la directiva de la Sala Electoral”, dijo el opositor.

“Recusamos a los titulares por su vinculación con el partido de gobierno. Deben nombrarse jueces imparciales”, añadió en una nota de prensa.

Gutiérrez fue la primera secretaria del consejo de ministros del ex presidente Chávez (1999-2013). En 2003 fue nombrada embajadora de Venezuela en España y luego ocupó el cargo de Procuradora General.

En diciembre de 2010 fue juramentada como magistrada de la Sala Constitucional del TSJ donde, entre otras cosas, participó en la ponencia conjunta que en enero pasado decidió que no debía declararse la ausencia de Chávez, como reclamaban sectores opositores, pese a su prolongado tratamiento en Cuba contra el cáncer.