Publicado el 12 de may de 2013 7:09 am |

  comentarios

Foto: AP Photo / Michel Lipchitz / Archivo

(París, 12 de mayo. EFE) - El terrorista venezolano Ilich Ramírez Sánchez, “Carlos”, comparece de nuevo desde el lunes en juicio en apelación ante el Tribunal de lo Criminal de París por cuatro atentados mortales cometidos en Francia en 1982 y 1983.

El terrorista, que tiene ahora 63 años, ha sido condenado dos veces a cadena perpetua en Francia, la primera en diciembre de 1997 por el asesinato en París, el 27 de junio de 1975, de dos agentes secretos y de un informador.

La segunda fue en diciembre de 2011 e incluía un periodo mínimo de 18 años de cumplimiento efectivo de la pena, por los hechos que van a ser examinados de nuevo por el tribunal parisino y por los que también está acusada la alemana Cristina Frohlich, que fue absuelta en primera instancia.

Se trata de una serie de cuatro atentados, empezando por el ocurrido el 29 de marzo de 1982 con la explosión de una bomba en el tren “Capitole” de París a Toulouse (sur de Francia) y que causó cinco muertos y 28 heridos.

Le siguió un coche bomba en el centro de París el 22 de abril de ese año ante la sede de un periódico árabe-libanés, que ocasionó un muerto y 66 heridos.

Los dos últimos sucedieron en la tarde del 31 de diciembre de 1983 contra la estación de ferrocarril de Marsella (sureste de Francia) y contra un tren que había salido de esa ciudad en dirección a París, que se saldaron con cinco muertos y decenas de heridos.

En relación con estos casos, el pasado 28 de noviembre la Justicia francesa mantuvo como válida la condena civil para indemnizar a las víctimas de los cuatro atentados por los que ahora “Carlos” vuelve a comparecer, en un proceso para el que se espera que se dicte sentencia el 26 de junio.

El pasado agosto, por medio de su abogada y esposa, Isabelle Coutant-Peyre, “Carlos” presentó un recurso ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos para reclamar la anulación del juicio de diciembre de 2011.

Consideró que el proceso quedó viciado por el robo por parte de uno de los jueces de un reloj antiguo en la corte, un hecho que, a su parecer, desvirtuó el veredicto.

Pero no era la primera vez que apela a ese tribunal europeo, ya que en octubre de 2009, ya recurrió sin éxito a la misma instancia para evitar que se celebrara el juicio por los atentados de 1982 y 1983.

La abogada denunció hace unos días lo que calificó de “obstáculos” de la embajada venezolana en París y del Gobierno de Venezuela a sus repetidas demandas de ayuda para preparar la defensa de su cliente en el juicio en apelación.

Coutant-Peyre se quejó de que nadie de la embajada le ha ido a visitar a la cárcel “desde hace meses”, pese a su insistencia.

Además, el pasado 30 de abril “Carlos” escribió una carta al presidente de su país, Nicolas Maduro, en la que le advierte de que hay “un plan enemigo” para que Caracas restablezca las relaciones diplomáticas con Israel y que atribuye a “agentes trostkistas” franceses.

“Deshágase de todo funcionario ‘bolivariano’ quien le aconseje reconciliarse con Israel, es un traidor”, escribió “Carlos” en una carta remitida a Maduro desde la cárcel francesa de Poissy donde cumple cadena perpetua y distribuida por su abogada.

Coutant-Peyre, que tenía previsto regresar este fin de semana a París, advirtió desde Caracas, adonde se trasladó hace unos días para hablar con miembros de la administración venezolana, que sin el apoyo del Gobierno de ese país “Carlos” tendrá que presentarse sin defensa el lunes.

La abogada aseguró que si “los recursos logísticos” para el colectivo de defensa de Ilich Ramírez no quedaban “resueltos” antes de su partida de Caracas no podría estar “ningún abogado” presente en el proceso en París.