Publicado el 16 de jun de 2013 2:46 am |

  comentarios

Foto: Prensa Presidencial / Archivo

(Caracas, 16 de junio. Noticias24) – El Canciller Elías Jaua concedió esta semana una entrevista al diario catalán “La Vanguardia”. En la misma afirma que los problemas de abastecimiento e inflación serán superados, gracias a las medidas económicas adoptadas, en semanas.

Esta es la entrevista completa concedida al periodista Fernando García:

El canciller venezolano, Elías Jaua, es uno de los activos más importantes del chavismo después de Chávez, concepto que él defiende en esta entrevista exclusiva. Su esfuerzo por mejorar la imagen del país en tiempos de turbulencias internas se basa en normalizar la relación con Estados Unidos y reforzar la que ya da por reparada con España.

Venezuela atraviesa una situación preocupante. Hay escasez de productos básicos.

Nuestro problema es muy coyuntural. Tiene que ver con el contexto antes y después de la muerte del presidente Chávez: un líder fundamental, con un peso enorme. A raíz de su fallecimiento, todos los actores económicos se situaron a la expectativa. Todo el mundo metió el freno en la inversión y las decisiones. Los resultados del último semestre no se corresponden con causas estructurales, sino con esa coyuntura. Venezuela va a tener un rebote. Con las medidas económicas que se han adoptado, los problemas –básicamente de abastecimiento e inflación– son rápidamente superables: en semanas. ¿Puede decir Europa lo mismo?

Hace un año, usted declaró que el chavismo sin Chávez no existe. ¿Lo mantiene?

Sí, claro. El que el presidente Chávez no esté no significa que su pensamiento, su inspiración y su práctica política no sigan siendo los fundamentos éticos del chavismo. Nicolás Maduro es hoy la garantía del chavismo.

Parece contradictorio.

Le acabo de explicar; la respuesta es esa. Cuando yo dije aquello se estaba hablando de sucesión, y nuestra respuesta fue que sin Chávez no había chavismo. Él falleció, pero queda su cultura política, que nosotros defendemos y desarrollamos en la práctica.

Tras un reciente encuentro suyo con John Kerry en Guatemala, ustedes esperan normalizar relaciones con Washington en breve. Pero Obama sigue sin reconocer al nuevo Gobierno…

Acordamos con Kerry una próxima reunión entre la secretaria de Estado asistente, Roberta Jacobson, y nuestro encargado de Negocios en Washington, Calixto Ortega. Ahí se fijará la agenda para restablecer las representaciones de embajadores, espero que este año. Entonces iniciaremos un proceso de normalización basado en lo que dijimos: estamos de acuerdo en tener buenas relaciones basadas en el respeto mutuo y la no injerencia en los asuntos internos. Digo normalizar, pues la relación nunca, ni en los peores momentos, se rompió.

Su país parece afrontar problemas crecientes con el narcotráfico. Maduro culpa a los paramilitares; la oposición, a algunos militares. ¿Hay algún compromiso al respecto tras las negociaciones con EE.UU.?

Venezuela no tiene problemas con el narcotráfico. Está declarada libre de cultivos por los organismos multilaterales. Somos uno de los países que más luchan contra el narcotráfico y con menos influencias del problema en las estructuras del Estado.

¿No hay militares envueltos?

Que tengamos evidencia, no. Siempre puede aparece alguien de bajo nivel. Pero no los generales patriotas y defensores de la democracia venezolana que, por razones políticas, han sido señalados de manera irresponsable por sectores opositores intolerantes.

EE.UU. es el primer cliente petrolero de Venezuela. Pero sus importaciones bajan; por el fracking, entre otros factores. ¿Vienen tiempos adversos?

Siempre se ha hablado mucho de sustitutos del petróleo. No regimos nuestra política por que haya un boom de tal o cual fuente de energía. Tenemos una política de diversificación de las exportaciones porque no es sano depender de un solo país. A China le exportamos cerca de medio millón de barriles (diarios), con la meta de llegar a un millón, sin restarle a lo que ya le suministramos a EE.UU. (unos 900.000). Pero también estamos exportando al sur del continente: Uruguay y Argentina, entre otros, además del Caribe. Si algo tiene clientes en el mundo, es el petróleo. De manera que no nos preocupa nada que Estados Unidos encuentre sustitutos a los hidrocarburos venezolanos. Por el contrario, eso le quitaría a Venezuela la presión política que EE.UU. intenta ejercer sobre nosotros.

¿Es sostenible para Venezuela vender la gasolina más barata que el agua mineral?

En este momento tenemos un debate abierto sobre el precio de la gasolina dentro del país, que no ha sufrido ningún ajuste desde hace 14 años. Pero aún no hay decisión tomada.

Las relaciones con España son tormentosas. Maduro dijo a Margallo que no metiera las narices. ¿Está resuelto?

En las horas posteriores a las elecciones, cuando la oposición desconoció los resultados y se produjo el asesinato político de once militantes y simpatizantes de la revolución bolivariana, una declaración (de España) que relativizaba la victoria cuando ya había sido oficialmente declarada por el poder electoral venezolano provocó lógicamente una reclamación nuestra. Y entonces España, rápidamente, emitió una nota de aclaración y un reconocimiento claro que para nosotros significó la superación de esa situación. En este momento, las relaciones son tan normales que hoy mismo vamos a visitar al ministro José Manuel García-Margallo.

Algunas empresas extranjeras asentadas en Venezuela viven con el corazón en un puño. Temen expropiaciones y denuncian un corralito financiero que les impide repatriar beneficios.

No hay corralito. Ha habido retrasos en la liquidación de divisas para la repatriación de utilidades. Se están tomando medidas para avanzar en la liquidación y estimular a esas empresas a seguir invirtiendo en Venezuela parte de esas utilidades. El resto las vamos a liquidar. Hay garantías. Es una negociación, pero no condicionada.

Venezuela » en esta sección

buscador