Publicado el 16 de jun de 2013 4:17 pm |

  comentarios

Foto: Cortesía Prensa Gobernación del Táchira

(Caracas, 16 de junio. Noticias24) Luego de que el Canciller Elías Jaua anunciara que el problema del desabastecimiento será superado las próximas semanas, Jorge Roig, vicepresidente de Fedecámaras, ofreció una entrevista a Noticias24 Radio y consideró que el problema “está muy lejos de terminarse”.

Escuche la entrevista completa a continuación:

Roig explica el problema de desabastecimiento con algo más complejo que falta de materias primas básicas: “El problema está en que mientras estamos aquí hablando, un taxista tiene su vehículo parado porque no encuentra el repuesto para hacer funcionar lo que es su modo de vida”, contó para ejemplificar la situación.

“En este momento se deben cerca del 7 mil millones de dólares a los importadores”

Para el directivo de Fedecamaras hay un modelo agotado de importaciones, en el que fluían las divisas y se importaba, pero que ahora “está mostrando su peor cara”, y no ha mejorado sustancialmente a pesar de que hubo una asignación para liquidar una pequeña cantidad de dólares que no ha sido suficiente.

Aunque el Canciller aseguró a un medio internacional que la situación de inflación y desabastecimiento es coyuntural, a Roig los números parecen decirle lo contrario: “En este momento se deben cerca de 7 mil millones de dólares a los importadores, además esta economía necesita entre 3 y 4 mil millones de dólares todos los meses para seguir funcionando“ por lo que según él, si ya eso estuviera resuelto se habrían pagado los primeros 7 mil, y estarían fluyendo los otros 4 mil para que la bicicleta siga girando, “pero este modelo no vuela, no vuela, y no vuela porque el problema no es coyuntural es estructural” dice Roig.

“Este modelo no vuela, no vuela, y no vuela porque el problema no es coyuntural, es estructural”

¿Qué es lo que está pasando en un país que lo tiene todo controlado? Qué pasa en un país que tiene control de cambio, control de precios, con una de las inflaciones más altas del planeta, se pregunta el directivo de la Federación.

El gobierno ha iniciado y conjunto de mesas técnicas con el sector productivo del país, que han servido para ofrecer un diagnostico de la situación, pero el diálogo no es un objetivo en si mismo, de esto Roig ha señalado dos medidas que están en el tapete: despenalizar el régimen cambiario, y la otra sustituir el concepto de inamovilidad laboral por estabilidad laboral, “un término que tiene a las empresas contra la pared”, por eso acuñar “estabilidad laboral”, permitirá a las empresas tener la misma cantidad de empleados pero las mejores, no las que se impongan explicó el directivo.

“Si hoy el Gobierno pagara toda la deuda pendiente con los importadores, y expidiera los certificados de producción nacional, aun veríamos desabastecimiento por los próximos 3 meses”

De resultado adelantó: “Quiero ser optimista con que al menos se está conversando, y el ministro Merentes cumplió liquidando una muy pequeña parte de la deuda de divisas”.

Además, Roig parece tener claras las causas de la situación: “Todo lo que está ocurriendo son las consecuencias y no las causas, el desabastecimiento es una consecuencia de la inflación del país y de un mal modelo económico, si se diagnostica mal, el medicamento recetado no será el más adecuado” fueron sus palabras sobre el asunto, quien en otras oportunidades habría dicho que la decisión estaba entre “la inflación o el desabastecimiento”.

El vicepresidente de Fedecámaras, enumeró un conjunto de soluciones que propone para el problema: “Quitar los controles. Tomar decisiones sobre los rezagos de precios de algunos productos. Disminuir los obstáculos y las trabas, hay que devolver la confianza para que quien produce no tenga temor de que le quitaran la empresa. Flexibilizar el sistema laboral para que trabajes quienes quieren y a los que no se les califique su despido” son parte de ellas.

Roig habla de una industria que en este momento tiene un 50% de capacidad ociosa en promedio y un inventario de los más bajos en los últimos 7 años, y su panorama al respecto es que “si las empresas no pueden mejorar esas condiciones tendrán que tomas decisiones más drásticas”.

Sobre el fin del desabastecimiento en las próximas semanas, Roig tiene “malas noticias”: “Eso no va a ocurrir, porque si hoy el Gobierno pagara toda la deuda pendiente con los importadores– que no sé cómo podrían hacer eso–, y expidiera los certificados de producción nacional y los dólares, aún veríamos desabastecimiento por los próximos 3 meses”, concluyó.