Publicado el 17 de jun de 2013 6:33 pm |

  comentarios

Video: Globovisión, 17 de junio de 2013

(Caracas, 17 de junio – Noticias24).- Leopoldo Castillo, conductor del programa “Aló, Ciudadano”, se refirió este lunes en su acostumbrado editorial al encuentro entre el presidente Nicolás Maduro y el Papa Francisco en la Ciudad del Vaticano. Aseguró que “la trama” de esta reunión es muy simple, “el Gobierno busca un reconocimiento internacional”.

“¿Por qué el Vaticano recibe a Maduro?”, se preguntó. “Tiene que recibirlo porque es Jefe de Estado, de una nación mayoritariamente católica, en la que hay relaciones entre el Estado y la Iglesia. Es una audiencia protocolar que dura aproximadamente 20 minutos y de carácter privado (…) ¿Cuál es el tema que probablemente trató el Papa? La concordia, la vida en paz de Venezuela, al Papa le interesa que los venezolanos podamos vivir en paz”.

Para “El Ciudadano”, la palabra diálogo juega un papel preponderante en el encuentro que sostuvo el Sumo Pontífice con Maduro, por lo que planteó una interrogante: ¿Ese diálogo es posible dentro de la oposición democrática? A su juicio, es viable, puesto que “tiene un liderazgo reconocido, tiene una población electoral que fue decisiva en las últimas elecciones y cree en un diálogo porque es su genética, sus ideas no están llenas de planteamientos hegemónicos”.

Aseguró que la respuesta a esa pregunta, “es más difícil, si hablamos del Gobierno” debido a que en él conviven diversos sectores ideológicos, “donde el sector de mayor extremo, que más hace ruido, cree en la hegemonía política. Es decir, la existencia de un solo partido, un solo Gobierno. Su creencia no es democrática y cree en el socialismo como una fórmula para resolver los problemas sociales y económicos del país (…) Le es difícil al Gobierno poder asegurar un diálogo político”.

Añadió que si el Gobierno e abrió las puertas a su Santidad, “la Iglesia va a insistir en el diálogo, va a tratar bajo todos los medios que ese diálogo se de y prueba de ello es lo que va a ocurrir el próximo miércoles”, fecha en la que el diputado Edgar Zambrano y otros parlamentarios también podrán reunirse con el Papa y abordarán “un tema sumamente sensible” para los venezolanos, el de los llamados “exiliados y presos políticos”.

“Hay un frase clara y definitiva en la entrevista de hoy. El Papa a la delegación venezolana: ‘recen por mí, pero a favor, eh’”, sostuvo Castillo sobre la reunión entre Presidente de la República y Jorge Mario Bergoglio. “El viejito de pelo blanco no es un viejito fácil de engañar. Está diciendo muchísimo (al pedir que recen por él), el Papa no se llama a engaños, sabe que están buscando reconocimiento pero quiere aprovechar la oportunidad para que todos los venezolanos podamos vivir en paz”.

Reiteró que la oposición democrática en el país está dispuesta al diálogo, “salvo ciertos extremos. En el Gobierno, me temo, puede haber una implosión interna. Los extremos pueden hacer implosionar al Gobierno. El enemigo del Gobierno no está fuera de él, ni está en otro país, está dentro del Gobierno. Hay una lucha de corrientes dentro porque ideológicamente se han distanciado. Chávez lograba tener control de estos extremos, hoy en día no”.

Manifestó que más allá de los obsequios, de las delegaciones, “la conversación de esta mañana compromete a Maduro”. Recordó además “un detalle: Venezuela no tiene embajador en la Santa Sede y en la ciudad eterna los detalles salen caros”.